Elaine Ford: “Urge priorizar políticas públicas para lograr mayor Infraestructura y Conectividad en el país”

Para Elaine Ford, directora y fundadora de D&D Internacional – Democracia Digital, el Perú tiene importantes retos para lograr una adecuada transformación digital.  Además señaló que, si bien hay avances en el sector, aún hay mucho trabajo por hacer en relación con un cambio hacia lo digital que realmente llegue a todos los peruanos.

POR RENZO ROJAS
rrojas@stakeholders.compe

Como bien lo indica su nombre, Democracia Digital viene fortaleciendo el acceso equitativo a las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) en todas las personas, sin distinción de clase social de por medio.

En ese sentido, sus estrategias se reúnen en tres líneas de acción que le han servido, en sus más de cuatro años de labor, para fomentar el uso responsable de la Internet para el beneficio de la ciudadanía, a través de capacitaciones, publicaciones y proyectos.

En esta entrevista, Elaine Ford, su fundadora y directora, profundiza en el tema de alcanzar una verdadera transformación digital, que sea inclusiva y accesible para todos los peruanos.

¿De qué manera la pandemia de COVID-19 aceleró los procesos digitales en Perú?

Sin duda, la pandemia aceleró los procesos digitales. El COVID-19 ha cambiado la manera como tradicionalmente las sociedades han funcionado. Nos ha obligado a trasladarnos al mundo digital. Nuestra vida offline ha pasado al ámbito online de la noche a la mañana y sin mayor consulta. De pronto estudiamos, trabajamos, compramos, socializamos, nos informamos, hacemos trámites en línea. Todo se reduce a la Web 2.0, las redes, el uso de Internet y las TIC.

Pero también nos ha servido para ver una realidad ignorada. La de millones de peruanos que aún requieren conectarse a Internet; por lo tanto urge priorizar las políticas públicas en orden de lograr mayor infraestructura y conectividad para garantizar el acceso a todos. 

¿Se puede hablar de una transformación digital que apunte a un modelo sostenible en el país?

Para que sea sostenible se requiere de una transformación con visión de largo plazo, es decir, que se garantice la continuidad de los procesos de digitalización implementados. Y eso muchas veces no sucede en el sector público, en las entidades estatales, en los gobiernos locales y regionales; debido al cambio continuo de autoridades que muchas veces implica volver a comenzar de cero.

Es, incluso, más inestable en los gobiernos locales y regionales donde el cambio de alcalde o gobernador cada cuatro años muchas veces significa poner en riesgo todo lo avanzando en términos de digitalización. Suele suceder que el desconocimiento de los temas, el temor a la transparencia de datos y la carencia de voluntad política para apostar por la innovación, sofocan cualquier esfuerzo de la gestión anterior. Son muchos los casos en nuestra realidad donde se ha visto cómo se truncan esfuerzos notables digitales y así quedan descontinuos.

¿Qué avances se han logrado hasta ahora en la democratización del acceso a las nuevas tecnologías en todo el territorio nacional?

El 50% de la población en el Perú se conecta a Internet vía sus dispositivos celulares, lo que demuestra el amplio acceso a las TICs. Esto ha permitido que muchos escolares estudien y, en términos generales, ha logrado que la población se informe, realice trámites en línea o servicios financieros e interactue online.

Vemos avances importantes desde algunas entidades públicas con el desarrollo de servicios, herramientas y soluciones tecnológicas para atender las diversas prioridades y demandas de la ciudadanía. Desde Democracia Digital impulsamos el Premio Nacional Democracia Digital, y en el año 2019 se triplicaron las propuestas inscritas desde el sector público con trabajos muy valiosos e innovadores en diferentes plataformas. Espero que en la edición 2020 tengamos también gratas sorpresas.

¿Cómo calificaría los procesos de enseñanza online que se han aplicado hasta ahora en el sistema educativo peruano?

Considero que se está haciendo un gran esfuerzo con “Aprendo en casa”. Está permitiendo que más de seis millones de escolares accedan a la educación en medio de esta pandemia. Ha sido un gran reto y creo que se ha respondido bien, porque es una coyuntura compleja y se tuvo que actuar rápidamente. Evidentemente, los que se han visto severamente afectados son aquellos en zonas rurales donde no hay Internet y hay limitaciones con la señal de radio y televisión. Ellos se beneficiarían prontamente con la entrega de más de un millón de tablets por parte del Gobierno, según lo anunciado. Ojalá esta entrega no demore ni el proceso se dilate más.

Desde el lado de la educación privada se han puesto en uso múltiples plataformas digitales que facilitan el dictado de clases y también el desarrollo de los contenidos, cumpliendo con los objetivos trazados, de acuerdo a la currícula del grado académico. Evidentemente, el proceso de adaptación requiere un tiempo, pero a estas alturas considero que ya las diversas metodologías que se aplican se han afianzado y los alumnos también han sabido amoldarse a estos cambios.

¿Existe voluntad política y empresarial para lograr la revolución digital en Perú?

Estamos en ese proceso. La voluntad recae en el líder o la autoridad y es él quien deberá romper los paradigmas para hacer el cambio. Es necesario modificar el mindset, planificar, adecuar la cultura organizacional y tener la visión a largo plazo.  Hay casos notables que han sabido priorizar los temas digitales con diversos fines, tanto internos como externos a la institución o empresa.

¿Qué hace falta aún para consolidar el impulso de la digitalización a nivel nacional? 

Aún falta mucho. Lo primordial es lograr mayor conectividad e inversión en infraestructura para cerrar la brecha digital en el país, de acuerdo con las metas fijadas en el marco de la OCDE y otras instancias internacionales. Hay que impulsar las industrias creativas y digitales nacionales con valor propio y auténtico; fomentar el uso de tecnologías emergentes como lo es la inteligencia artificial, el blockchain; así como el uso de cloud o big data a grandes escalas en las corporaciones y entidades nacionales.

Es necesario comprender e incentivar los emprendimientos y el modelo de negocio propio de la economía digital. Crear oportunidades para la participación de la mujer y su desarrollo en áreas STEM. Sensibilizar y trabajar de la mano con la ciudadanía para que interactúen responsablemente en el entorno digital. Y, finalmente, acelerar el paso para lograr mejores servicios que sean escalables y alcanzar una verdadera modernización desde la administración pública.

Considero que ya es necesaria la creación de una entidad pública, con rango ministerial, que tenga la capacidad de impulsar y coordinar eficientemente todos estos temas para inyectar energía a todos estos procesos.

¿Cómo se encuentra Perú en materia de transformación digital con respecto a otros países de la región?

Hay países que han avanzado mucho en la región, tales como Chile, Colombia, Uruguay, Brasil que nos llevan la delantera. Perú aún requiere acelerar estos procesos, darles la prioridad que se merecen y trabajar articuladamente con los diversos sectores nacionales.