Carlos Zapata
senior Staff – ESG y catedrático
de Sostenibilidad

La industria textil es la segunda más nociva para el medio ambiente, detrás únicamente de la industria del petróleo. La producción de prendas de vestir -ropa y calzado- representan el 10% de la emisión global de gases de efecto invernadero, con la industria textil siendo responsable de 1.2 billones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera anualmente. La necesidad, entonces, de implementar prácticas sostenibles en la industria de la moda, es imperiosa. 

En repetidas oportunidades he mencionado en estas líneas la responsabilidad que recae en cada uno de nosotros, los consumidores, no solamente al elegir los productos que consumimos, sino también en exigir que las compañías asuman mayor responsabilidad ambiental, social, y de gobernanza. También he mencionado repetidamente, que la sostenibilidad incita la innovación. 

Una compañía en Estados Unidos que logró identificar una magnífica oportunidad sostenible en la industria de la moda femenina fue Rent the Runway. Según la compañía, el promedio anual de ropa desechada por cada mujer asciende a los 37 kilos. Esta cifra no incluye donaciones de ropa, ni reciclaje. 

El modelo operativo de Rent the Runway es simplemente promover el uso repetido de cada una de las prendas que ofrecen a las consumidoras. Marcas y modelos codiciados son alquilados repetidamente por distintas usuarias, evitando así contribuir al abultado desecho anual de prendas de vestir. La compañía cuenta con más de 135,000 usuarias registradas, y el éxito experimentado concluyó con la oferta pública inicial en los mercados bursátiles estadounidenses en el año 2021. 

Sin embargo, Rent the Runway no es la única empresa enfocada en la moda sostenible, o la producción y manufactura de prendas de vestir sostenibles. Las marcas más codiciadas en el mundo de la alta moda, como Gucci, Louis Vuitton, entre otras, sustentan la integración de prácticas y materiales sostenibles en sus productos. Pero las marcas que gozan de mayor reputación por sostenibilidad son Patagonia y Adidas. 

Patagonia, especialista en prendas de vestir para expediciones, o temperaturas extremas, es la que lleva el estandarte de sostenibilidad. La empresa utiliza 100% de energía renovable en todas sus operaciones, tiendas, almacenes, oficinas y centros de distribución. A su vez, continúan en su esfuerzo de utilizar materiales sostenibles en todas sus prendas, como el algodón orgánico, poliéster y nylon reciclado, entre otros, al igual que las iniciativas de reciclaje de prendas que ofrecen al consumidor a cambio de atractivos descuentos en los precios. Patagonia también es propulsora y fundadora de varias ONGs en beneficio del medio ambiente. Y, por si fuera poco, han hecho la firme propuesta de obtener emisiones netas cero para el año 2030. 

La marca alemana Adidas también ha logrado importantes avances en la producción sostenible de calzado y prendas deportivas. Enfocada en minimizar el plástico que acaba en el océano anualmente, Adidas ha implementado la línea Parley, producida 100% con materiales reciclados y que pueden ser reciclados nuevamente al final del uso de esos productos. Al mismo tiempo, también emplean el uso de algodón orgánico, y han implementado programas de reciclaje directamente con el consumidor. 

Lamentablemente, dentro del mundo de la moda, también es muy común encontrar compañías que sustentan prácticas o materiales sostenibles, no siendo así el caso en la realidad. Estos falsos sustentos se conocen como greenwashing; querer aparentar una imagen sostenible para captar consumidores enfocados en la sostenibilidad. Por esta razón, nuestra obligación de consumidores responsables aumenta en magnitud para saber escoger marcas que realmente se comprometen con la sostenibilidad.







Continúa con tu red social preferida

Al continuar serás un suscriptor gratuito

O continúa tu correo.

Escriba su correo electrónico con el que se suscribió para acceder

Suscríbete

Ya me suscribí.