María Hinostroza
PhD Candidato en Sostenibilidad Ambiental en la Universidad de Ottawa
Equipo de Laboratorio Social de la Asociación Unacem

El ser humano y sus relaciones no solo está impactando el medio ambiente sino transformando irreversiblemente el entorno que lo rodea. La crisis ambiental se ha visto acelerada por nuestra relación con la Tierra y va más allá de nuestra huella ambiental. Necesitamos reconocer que esta nueva era del Antropoceno tiene efectos inminentes en un entorno que no volverá a ser igual al de antes. 

En la actualidad, el medio ambiente ya no puede absorber todo el impacto que hemos producido artificialmente y que se ha acelerado por nuestras acciones en favor de un mayor desarrollo económico y social. Entonces, nos encontramos con una oportunidad de trabajar juntos – como países, empresas y comunidades- para lograr estrategias conjuntas y movilizar recursos que permitan alcanzar la sostenibilidad de los ecosistemas. 

Ante la urgencia de acciones y para facilitar su entendimiento, hemos resumido nuestras metas ambientales en un concepto cada vez más popular llamado “Net Zero” (“Carbono Neutral” o “Neutralidad de Emisiones”). Sin embargo, en nuestra carrera por aprovechar las oportunidades y alinear las inversiones con la transición hacia una economía verde, nos arriesgamos a simplificar demasiado los conceptos y las preocupaciones ambientales. ¿Qué significa realmente “Net Zero”? 

La necesidad de alcanzar el concepto de “Net Zero” nace de la comunidad científica y estima el nivel actual requerido de emisiones que nos permita mantenernos en un punto de inflexión antes que los cambios sean irreversibles en el sistema climático. Según la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (“NOAA”), las emisiones globales de los gases causantes del cambio climático – dióxido de carbono (CO2), metano (CH4), óxido nitroso (N2O) y gases fluorados (HFC, PFC, SF6) – han continuado aumentando en los últimos años. 

Estas emisiones han causado el 96% del exceso de calor atrapado en la atmósfera debido a nuestra actividad humana desde la primera revolución industrial. Específicamente, las más altas emisiones producidas por el ser humano han sido de dióxido de carbono, alcanzando 36 billones de toneladas métricas por año y cuya existencia se puede mantener en la atmósfera y océanos hasta por más de 1,000 años. 

Nuestros actuales esfuerzos buscan darle un respiro a nuestra Tierra para que siga absorbiendo de forma natural las emisiones que ya se encuentran en la atmósfera desde años anteriores. Por ello, es importante lograr el “Net Zero” que es un equilibrio entre las emisiones producidas y recuperadas. Necesitamos reducir nuestras emisiones a un nivel cero o incluso positivo. Esto último sería el concepto de compensación (“offset”) donde no solo reducimos nuestras emisiones, sino que nuestras acciones recuperan un mayor nivel de estos gases de la atmósfera. 

Para priorizar las metas ambientales y lograr un compromiso global, los países comparten sus objetivos ambientales y se comprometen con acciones prontas en el marco de las Contribuciones Nacionales Determinadas (“NDC”). El Perú se ha comprometido (no condicionado) inicialmente a que sus emisiones de gases de efecto invernadero no excedan al equivalente de 208.8 millones de toneladas de dióxido de carbono al 2030, lo que significa una reducción del 30% del escenario al 2020. Además, se espera que Perú sea Carbono Neutral para el año 2050 pero no se ha compartido el detalle de la estrategia para alcanzarlo. 

Dada la inestabilidad del entorno político, aún nos encontramos lejos de las metas originales. Según Climate Action Tracker, tenemos un avance insuficiente por lo que necesitamos decisiones alineadas a nuestros compromisos y soluciones más pragmáticas. Más que promesas políticas, requerimos acciones concretas para alcanzar nuestros objetivos como país y encontrar una manera de promover la participación más activa del sector privado acorde con sus roles y responsabilidades para el bien de las generaciones presentes y futuras. 

No hay duda de que algunas empresas sostenibles están contribuyendo y tratando de ser mejores agentes con el medio ambiente, pero la neutralidad de carbono no significa sólo apoyar y proteger proyectos de reforestación o conservación sino implica un cambio en la cultura y prioridades internas.

Esto supone revisar nuestro propio comportamiento para realizar ajustes e inversiones ambientales que permitan reducir nuestras emisiones directas a la atmósfera. Se requiere empezar a medir y establecer objetivos concretos, con mejoras posibles y sostenibles en el tiempo. Los compromisos de los países y empresas pueden ser promesas vacías sin un adecuado sustento científico ni estrategia de acción. Necesitamos acortar la brecha entre las necesidades ambientales y nuestras acciones ciertas. 

No lograr nuestros objetivos como país significa para el Perú una alta vulnerabilidad en temas de pérdida de nuestra biodiversidad, escasez de recursos ambientales y riesgos a mayores desastres naturales que afectarían principalmente a las poblaciones menos favorecidas. Esto tendría un fuerte impacto en nuestra economía y riqueza como país, lo que finalmente es una pérdida para todos. 

La necesidad de alcanzar el concepto de ‘Net Zero’ nace de la comunidad científica y estima el nivel actual requerido de emisiones que nos permita mantenernos en un punto de inflexión antes que los cambios sean irreversibles en el sistema climático.

Nuestro avance depende de nuestra contribución real y voluntaria, con metas certeras y concretas para la reducción de emisiones. A nivel nacional, se considera a los sectores de energía, procesos industriales, desechos, uso de tierras y agricultura como cruciales en la lucha para alcanzar nuestras metas ambientales. Esto es un llamado a las empresas e industrias a contribuir con acciones reales ¿Cuánto estamos dispuestos a invertir para no llegar al punto de no retorno donde nuestras transformaciones a la Tierra no permitan que sigamos disfrutando de sus beneficios?







Continúa con tu red social preferida

Al continuar serás un suscriptor gratuito

O continúa tu correo.

Escriba su correo electrónico con el que se suscribió para acceder

Suscríbete

Ya me suscribí.