Carlos Zapata Dávila
Senior Staff – ESG

Como sabemos, en junio de cada año se celebra en todo el mundo el mes del Orgullo LGBTQ. Sin embargo, las raíces de esta celebración anual provienen de la ardua lucha de grupos minoritarios a través de los años, para superar los prejuicios de la sociedad y poder ser aceptados en sus comunidades y sus centros laborales.

Como parte de este movimiento, hemos visto desde hace poco tiempo un gran énfasis en la frase “Diversidad e Inclusión” en las empresas de todo el mundo. Aunque existen algunas empresas que limitan su participación en diversidad e inclusión a las legislaturas mínimas existentes, a través de comunicados o talleres anuales, otras han entendido el valor e importancia real de implementar estrategias de diversidad en inclusión y se han visto beneficiadas en cada una de las facetas corporativas, incluyendo los resultados financieros.

Pero ¿qué significa Diversidad e Inclusión, y por qué es tan importante?

Diversidad es la presencia de diferencias dentro de un determinado contexto. En el contexto empresarial y de centros laborales, esto significa diferencias psicológicas, físicas, y sociales presentes en todos y cada uno de los trabajadores. Por ende, una empresa diversa es donde se puede encontrar extensa variedad de estas características.

Inclusión es como los integrantes con diferentes identidades sociales, de género, psicológicas, o raciales, se sienten -discriminados, o aceptados- dentro de un contexto más amplio, es decir, en sus centros laborales o empresas. Es importante señalar que inclusión, no es un resultado natural de diversidad, donde una empresa puede ser diversa, sin que los trabajadores se sientan aceptados, apreciados, o valorados por la misma.

A través de muchos estudios realizados últimamente, ha quedado en evidencia que las empresas líderes en Diversidad e Inclusión gozan del máximo potencial de sus trabajadores. Así tenemos que equipos laborales diversos e inclusivos son más innovadores, toman mejores decisiones, y consecuentemente, las empresas reciben mayor aceptación por parte de sus inversionistas y otros grupos de interés.

En particular, un estudio realizado por la empresa consultora McKinsey & Company, en colaboración con The Society for Human Research Management (SHRM, por sus siglas en inglés), llegó a la conclusión que las empresas con altos índices de diversidad de género y racial, son 15% y 35% tienen mejor performance, respectivamente, que empresas menos diversas e inclusivas de su mismo rubro. Esta misma investigación concluyó que las mismas empresas gozan de mayores ventas, más clientes, y mayores ganancias.

Implementar programas exitosos de diversidad e inclusión contribuye a un índice elevado de satisfacción personal y laboral de los trabajadores, niveles más altos de confianza y logra que los trabajadores se involucren más en todos los aspectos de la empresa.

Sin embargo, implementar estos programas en cualquier empresa requiere participación total de los trabajadores, sobre todo, por parte de los líderes. Estos, deben comunicar de manera eficiente y constante, la importancia y validez de estos programas a través de toda la empresa. Los trabajadores estarán más dispuestos a ser parte de este concepto si entienden realmente los beneficios de la diversidad e inclusión.

La plataforma social profesional LinkedIn ha lanzado una serie de talleres, con certificado incluido, para que trabajadores de cualquier empresa en el mundo aprendan sobre los beneficios de la diversidad e inclusión. Los temas principales, divididos en 9 cursos, son una excelente base para llegar a entender profundamente el valor agregado y los beneficios de ser una empresa, o trabajador, realmente diversa e inclusive.







Continúa con tu red social preferida

Al continuar serás un suscriptor gratuito

O continúa tu correo.

Escriba su correo electrónico con el que se suscribió para acceder

Suscríbete

Ya me suscribí.