Modelos de gerentes para una Economía Verde

Bernardo Kliksberg
Asesor de diversos organismos internacionales*

En su nueva Encíclica ‘HERMANOS TODOS”, el Papa Francisco señala “aquellos que piensan que la única lección que podemos aprender es mejorar lo que ya estamos haciendo, o refinar los sistemas y regulaciones existentes, están negando la realidad”. El mundo debiera ser profundamente reformado para incluir a los marginados, y poder enfrentar el cambio climático, cada vez más amenazante.

En el 2019 hubo 1,900 catástrofes naturales. Entre 1970 y 2016 hubo un descenso del 68% en la población mundial de mamíferos, pájaros, y anfibios. Y 2020 marcó el récord histórico de deforestación.

Es de máxima urgencia generar economías verdes. Pueden ser un gran reactivante después de la pandemia. Pasar de las energías sucias a las limpias, es decisivo para la humanidad. Hay reservas gigantescas de energía solar, eólica, marina, e hidrógeno verde, entre otras. La Unión Europea se propuso reducir las emisiones de carbono en un 55% para el 2020, respecto a las de 1990. Alemania, entre otros, anunció una inversión de 40,000 millones de dólares. Los nórdicos se fijaron metas muy exigentes de recambio que están cumpliendo.

Impulsar economías verdes necesita empresarios que tengan un compromiso integral con la sostenibilidad. Sin ellos no será posible.

Un empresario modelo es el holandés Paul Polman. La ONU lo distinguió como “el campeón de la tierra”. Francia le dio la Legión de Honor, por su aporte a la Cumbre climática 2015. Fue el CEO de una de las mayores multinacionales: UNILEVER (2009-18). Practicó una gerencia no convencional.

Sus metas:

1) La puesta en marcha en todas las actividades de un Plan de vida sostenible para reducir la huella ambiental en un 50% para el 2030.
2) Tener un impacto social positivo sobre 1,000 millones de personas.

Además, fomentó una mirada de largo plazo en los accionistas. Para ello suprimió los usuales informes trimestrales. Implicó fuertemente a los gerentes. Les dio libertad para reducir el uso del agua, bajar las emisiones contaminantes, mejorar la salud de los suelos, y disminuir residuos. Trato de convertir a los empleados en campeones de la sostenibilidad, dando amplio lugar a sus propias iniciativas. En su gestión las acciones de la empresa subieron un 150% y al mismo tiempo se cumplieron en alta medida las metas que fijó demostrando que ambas cosas eran compatibles.

Asumió durante y después roles críticos para avanzar la cultura empresarial en sostenibilidad. Es el Presidente del Consejo Mundial de Desarrollo Sostenible, y de las empresas B, y el Vicepresidente del Pacto Mundial de la ONU. Fue muy instrumental en la elaboración de las metas de Desarrollo sostenible de la ONU. Resaltó entre otros aspectos que “en el 2050 habrá más plásticos que peces en los océanos, y un 90% de posibilidades de que cualquier pez contenga moléculas de plástico”, que “el Sistema debe ser mucho más inclusivo, no se puede funcionar en sociedades que se caen”, y que “el mundo que queremos solo será alcanzado cuando elijamos la acción sobre la indiferencia, el coraje sobre el confort y la solidaridad sobre la división”. Predicó un capitalismo de stakeholders.

En el 2019 creó la organización Imagine, “para ayudar a las empresas a erradicar pobreza, desigualdad, y enfrentar el cambio climático”. Ha sumado junto a la palabra, la reconversión a la sostenibilidad de una empresa mundial líder, y ha apoyado activamente las principales iniciativas mundiales pro sostenibilidad.

Su figura y otras mencionables, muestran que la economía verde es factible, además de imprescindible.


  • Autor de 66 libros traducidos a múltiples idiomas. Asesor especial de numerosos organismos internacionales y empresas líderes. Gurú de la
    Responsabilidad Social Empresarial.