Reciente informe de la Defensoría advierte que aún ninguna playa ha sido declarada “limpia” y que el desastre afectó a 15 mil pescadores, muchos de los cuales no han recibido ayuda

Tres meses después del derrame de unos 12,000 barriles de petróleo en el mar peruano, cientos de pescadores siguen sin empleo y el buque italiano involucrado permanece impedido de zarpar. El desastre ecológico del 15 de enero ocurrió mientras el buque Mare Doricum descargaba crudo en la refinería de La Pampilla en Ventanilla, 30 km al norte de Lima, propiedad de la petrolera española Repsol.

Desde entonces, miles de pescadores vieron afectados sus ingresos, impedidos de realizar sus faenas cotidianas por la contaminación en la zona. Un reciente informe de la Defensoría del Pueblo precisa que, cien días después, el vertido aún “vulnera los derechos” de 15.000 pescadores y comerciantes de los distritos de Ancón, Santa Rosa, Ventanilla, Aucallama y Chancay.

El organismo autónomo organizó un encuentro virtual para demandar a Repsol y al Estado tomar acciones para detener los impactos ambientales y socioeconómicos del siniestro ecológico pues, hasta la fecha, ninguna playa ha sido oficialmente declarada como limpia.  

Aunque Repsol informó que había terminado con las acciones de limpieza de crudo en 28 de las 46 playas identificadas como afectadas, la Defensoría insistió en que corresponde a las autoridades verificar la “eficacia” de la información y emitir un pronunciamiento oficial al respecto.

A la fecha, precisó el organismo, tampoco se ha identificado aún la totalidad de actividades económicas afectadas ni del impacto económico provocado en los vecinos que desarrollaban labores como pesca artesanal, acuicultura, turismo, comercio, transporte de mercaderías, entre otras.

El evento reunió a representantes del Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA), del Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci) y de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Según información actualizada, el crudo derramado en el océano equivale a 564 piscinas olímpicas y el área afectada supera la superficie del Callao.

La mancha se esparció por aguas y costas hasta 140 kilómetros al norte de la Refinería, y produjo la muerte de una cantidad indeterminada de peces, aves y mamíferos marinos. El Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado encontró 539 aves y dos lobos marinos fallecidos hasta el 11 de abril.  

Entre los animales afectados figuran cuatro especies en peligro de extinción, entre ellas el pingüino de Humboldt. “Los impactos también han recaído sobre 46 playas, dos áreas naturales protegidas y la fauna silvestre, con la muerte de cerca de 900 especímenes”, señaló Lissette Vásquez, adjunta de Medio Ambiente, Servicios Públicos y Pueblos Indígenas de la Defensoría del Pueblo. 

Hasta ahora Repsol no ha reportado algún plan de reparación o remediación, pese a que el Estado requirió esta información. La Defensoría pidió al Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor) elaborar y aprobar un protocolo para casos de emergencias ambientales y exhortó al Ministerio de Defensa a actualizar el Plan Nacional de Contingencia ante casos de derrames de petróleo y de otras sustancias nocivas. 

En marzo pasado, Repsol firmó un acuerdo con el Ejecutivo peruano mediante el cual se comprometió a entregar 3.000 soles (unos 805 dólares) como anticipo de indemnización a pescadores y comerciantes afectados por el vertido.

Hasta la fecha, el organismo público encargado de la fiscalización ambiental ya ha impuesto cinco multas a Repsol por un monto total de 2,3 millones de soles (unos 615.000 dólares) por haber incumplido 5 de las 16 medidas administrativas dictadas, entre ellas la identificación de las zonas afectadas por el derrame, la limpieza, contención y reparación de hidrocarburos.

Un juez ha ordenado el impedimento de salida del país durante 18 meses a cuatro directivos de Repsol, entre ellos su director ejecutivo en Perú, Jaime Fernández Cuesta, como parte de una investigación por la presunta comisión del delito de contaminación ambiental. También se ordenó el impedimento de salida del país por 15 meses para el director de Refino de Repsol, Carlos Paiva; el gerente de Producción de Repsol, José Marín Gómez; el gerente de Fiabilidad y Mantenimiento de la refinería La Pampilla, Roberto Wong; y el gerente de Tanques y Terminales, Sebastián Guzmán.

El informe completo se puede ver aquí:

https://www.defensoria.gob.pe/wp-content/uploads/2022/04/Informe-Derrame-Ventanilla.pdf






Continúa con tu red social preferida

Al continuar serás un suscriptor gratuito

O continúa tu correo.

Escriba su correo electrónico con el que se suscribió para acceder

Suscríbete

Ya me suscribí.