Artificial intelligence

Por: Yuri Herrera Burstein, director de la carrera de Administración y Negocios Digitales de la Universidad de Ingeniería y Tecnología (UTEC)

La inteligencia artificial (IA) se ha erigido como una de las fuerzas matrices de la transformación digital, reconfigurando también la gestión empresarial al ofrecer oportunidades sin precedentes para optimizar procesos, potenciar la toma de decisiones y mejorar la experiencia de las marcas con los usuarios.  

Podemos decir que los casos más emblemáticos se han visto hace unos años con el uso de chatbots y asistentes virtuales, o el uso de algoritmos de aprendizaje automático para analizar grandes volúmenes de datos en tiempo real, identificar tendencias, patrones ocultos, y proporcionar información valiosa para la toma de decisiones estratégicas. La llegada de tecnologías como la IA generativa nos coloca en otro nivel y con perspectivas mucho más ambiciosas.  

Y esto es solo el principio. El uso generalizado de IA es una tendencia que se seguirá consolidando en el tiempo. Estados Unidos, por ejemplo, anunció este año que invertirá 140 millones de dólares para establecer siete nuevos institutos de investigación de la IA que impulsarán la innovación responsable. En Europa, si bien la situación no está muy a la par de Asia y Norteamérica, las investigaciones continúan, dándole un enfoque responsable a su uso para evitar ciertos riesgos que compliquen a la población.  

Sin embargo, mientras el mundo avanza hacia una mayor adopción de la IA, Perú todavía enfrenta desafíos significativos en su adopción. De acuerdo con la Encuesta de Transformación Digital 2022 de la consultora Real Time Management (RTM), solo el 19 % de las organizaciones peruanas emplea la IA en sus procesos internos. Este dato revela que todavía existe una brecha importante entre el potencial de la IA y su adopción real en el país.

Uno de los principales obstáculos es el conocimiento limitado en IA entre los líderes de la transformación digital en las empresas peruanas. La falta de comprensión de cómo la IA puede ser aplicada de manera efectiva en sus respectivas industrias dificulta la adopción de esta tecnología. Es esencial invertir en la capacitación y formación de profesionales con un perfil mixto entre administración y tecnología, y así contar con líderes empresariales en el campo de la IA.

Además, la infraestructura tecnológica y la conectividad en el país también presentan desafíos. Para aprovechar al máximo el potencial de la IA, es necesario contar con una infraestructura de TI robusta y una conectividad confiable. Esto incluye la expansión de la banda ancha y la inversión en creación de centros de datos.

La regulación y la seguridad también son áreas críticas que requieren atención. A medida que más empresas adoptan la IA, es esencial garantizar que se cumplan las normativas de privacidad de datos y ciberseguridad. La confianza de los consumidores es fundamental para el éxito continuo de la IA en la gestión empresarial.  

Hoy en día, Perú se encuentra en un punto crítico en su camino hacia la adopción exitosa de la inteligencia artificial. La colaboración entre el sector privado, el gobierno y las instituciones educativas es esencial para cerrar la brecha en su implementación.  

Invertir en formación, infraestructura y regulación será el motor que impulsará la transformación digital y asegurará que el país no se quede rezagado en esta revolución tecnológica. Es hora de actuar con determinación y visión para aprovechar plenamente las oportunidades que la IA ofrece a nuestras empresas y economía.







Continúa con tu red social preferida

Al continuar serás un suscriptor gratuito

O continúa tu correo.

Escriba su correo electrónico con el que se suscribió para acceder

Suscríbete

Ya me suscribí.