Aprovechar los residuos o asociarse con otras empresas para el uso de residuos como insumos de fabricación permiten ahorrar costes en materias primas y gestión. Conoce más estrategias beneficiosas. 

 

Cada año se producen entre 7.000 y 10.000 millones de toneladas de residuos en todo el mundo. Reducir esta enorme cifra se ha vuelto un reto que no solo implica a la sociedad civil, sino también a las empresas.

Sin embargo, poco se conoce de los beneficios de la reutilización de residuos en el sistema corporativo. Especialistas como Boston Consulting Group consideran que esta actividad es clave.

«Reutilizar los residuos supone para una empresa ahorrar en su gestión y en materias primas. En periodos como el actual, dada la volatilidad de precios de los materiales, resulta aún más importante su aprovechamiento», considera Alba Moreno, responsable de Sostenibilidad de la Federación de Asociaciones y Gremios Empresariales del Maresme.

Por su parte, la guía ambiental para negocios de NetReg señaló que utilizar recursos de manera eficiente y reducir el desperdicio dentro de una empresa también tiene un sentido financiero.

«Puede ahorrar dinero, obtener beneficios y hacer que su negocio sea más eficiente si se enfoca en cómo reduce, reutiliza, recicla o recupera sus desechos, y en cómo maneja los residuos que no es posible aprovechar», precisa.

Prevención, el primer paso

Si bien la economía circular busca reciclar, el primer paso para evitar la contaminación es la prevención, es decir, evitar que los productos se conviertan en residuos. ¿Cómo se hace? Para Alba Moreno, este objetivo se logra «mediante procesos más eficientes desde el diseño a la cadena de producción».

Explicó que este ‘ecodiseño’ implica gastar menos dinero en materia prima y en gestión del residuo. “Pongamos que soy una empresa con un ‘stock’ de 10.000 pantalones tejanos sin salida porque han pasado de moda. Puedo tirarlos, o, si tengo la economía circular en la cabeza, modificar el patrón, cambiar el corte y venderlos como nuevos», ejemplificó.

Ahorro depende de cada actividad

«Los bienes y materiales susceptibles de ser reusados dependen del tipo de negocio. Una oficina puede aprovechar los sobres y embalajes o reutilizar el papel usado como papel de carta. Una fábrica puede reutilizar envases y recortes o capturar el calor residual generado en los procesos de producción para calefacción», precisó NetReg.

La agencia escocesa recomienda a los fabricantes reutilizar materiales y equipamientos en su propio negocio, o realizar alianzas con otras organizaciones a fin de aprovechar los residuos para la fabricación de nuevos productos. «Reutilizar los desechos de su propia empresa puede reducir costes y generar ingresos a partir de materiales y bienes valiosos para otros», comentó.

Pequeñas empresas tienen mayor ventaja

Para Moreno, las pymes tienen ventajas a la hora de apostar por la reutilización ya que pueden cambiar los procesos más rápido y obtener resultados en menor tiempo «Los beneficios de las acciones pequeñas, que a lo mejor para una empresa más grande no son demasiado importantes, se notan mucho más rápido en las de menor tamaño, que además están atravesando un momento económico complicado», dijo.

Añadió que esta tendencia corporativa tendrá impacto no solo en la sostenibilidad sino en la lealtad de los consumidores y en la atracción y retención del talento. «Las generaciones más formadas de la historia quieren trabajar en empresas alineadas con sus ideales, ser más productivos y felices en ellas, estarán más motivados», comentó.







Continúa con tu red social preferida

Al continuar serás un suscriptor gratuito

O continúa tu correo.

Escriba su correo electrónico con el que se suscribió para acceder

Suscríbete

Ya me suscribí.