Imagen: Andina

Movilizar una ciudad con energía solar será muy pronto una realidad en el Perú

El funcionamiento de una ciudad con energía solar pronto será realidad en el Perú. Iquitos, urbe con una de las energías más caras y contaminantes del país, será la primera en contar con una central fotovoltaica para su uso exclusivo, la cual proporcionará entre 160 y 2010 giga watts (GW) hora, informó el diario El Comercio.

Según informó el referido medio, el presidente del directorio de Electro Oriente, distribuidora eléctrica para Loreto y San Martín, dijo que “eso significa entre el 40% y 50% del consumo eléctrico de Iquitos”. Esto será posible gracias a los contratos de suministro de energía solar que la empresa estatal acaba de firmar con tres generadores de energía, dos internacionales y uno peruano. Estos son la multinacional francesa EDF (Électricité de France), que se encargará de suministrar energía solar para las ciudades de Iquitos y Requena; la británica Aggregko, que hará lo propio con Nauta; y la peruana Nobu Solar, que abastecerá a las localidades de Caballococha, El Estrecho y Tamshiyacu.

¿Cuál es el fin?

Montes señaló que el objetivo es reducir la dependencia de Iquitos y las ciudades loretanas en el petróleo que se produce en la Amazonia, única fuente de energía disponible para ellas debido a su aislamiento geográfico del resto del país y del sistema eléctrico nacional. El funcionario precisó que “ahora en Iquitos se queman cerca de 20 mil galones de petróleo por día para generar energía, lo cual hace más de 7 millones al año, un volumen exorbitante”.

Según Paul Sumar, gerente de Energy Partners, la combinación de energías renovables e inversión privada es la fórmula a la que debería reorientarse el esfuerzo público para cerrar las brechas de energía en las zonas rurales.

En el caso de Iquitos, se trata de implementar una planta solar de cerca de 40 MW de potencia. En las demás localidades se implementarán ‘mini-grids’ o mini-centrales.  En ambos casos el privado diseñará, financiará, construirá y operará los proyectos en nombre del Estado por un lapso de 20 años, sin que este “hunda dinero en activos”. Todo esto con una inversión estimada en US$150 millones a US$200 millones.

Montes detalló que “EDF se ha comprometido a empezar lo más pronto posible”. “Lo primero es la confirmación de la compra del terreno, que se necesitará para la planta. Y luego, seguir con los permisos necesarios para estar listos en 24 meses más. Entonces, la planta ya estaría funcionando”, agregó.

Genrent, actual productor de electricidad a diésel para Iquitos, seguirá abasteciendo a la ciudad mientras el proyecto se implementa. Tras ello, se ocupará solamente del 50%.







Continúa con tu red social preferida

Al continuar serás un suscriptor gratuito

O continúa tu correo.

Escriba su correo electrónico con el que se suscribió para acceder

Suscríbete

Ya me suscribí.