Expertas señalaron en la COP27 que las mujeres, los pueblos indígenas y los jóvenes muestran una alta dependencia de los recursos naturales, lo que hace que la brecha de desigualdad sea mucho mayor. El problema también aumenta por los “roles tradicionales de género”.

La crisis climática aumenta cada vez más la brecha de igualdad de género en el mundo, advirtió María Inés Rivadeneira, coordinadora de Políticas para América Latina y el Caribe de WWF, durante la conferencia climática, COP27.

“Los efectos negativos del cambio climático impactan de manera desproporcionada a las poblaciones más vulnerables. Entre estas se encuentran las mujeres, que están sobrerrepresentadas en sectores pobres o extremadamente pobres, en los sectores informales de la economía o en los mal pagados”, indicó la panelista en el pabellón de Euroclima.

Según explicó Mónica Castillo, especialista en empleo verde de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), los grupos vulnerables (mujeres, pueblos indígenas y jóvenes) muestran una alta dependencia de los recursos naturales, por lo que el cambio climático podría agudizar el problema de desigualdad.

Otro factor que dificulta la adaptación a las transiciones para enfrentar el cambio climático son los “roles tradicionales de género”. La mujer debe cumplir hasta tres jornadas laborales debido a estas tareas.

En ese sentido, dijo, se busca maximizar las oportunidades para abrir una economía verde, por lo que se requieren de decisiones por parte de los líderes mundiales en torno a la transición justa.

Cabe mencionar que América Latina aporta solo el 8 % de las emisiones globales de gases de efecto invernadero; sin embargo, es uno de los subcontinentes que sufre con mucha fuerza los impactos de fenómenos climáticos extremos.

María Elena Valenzuela, también especialista en empleo verde, señaló que la región está cruzada por una desigualdad estructural, con una extrema concentración de la tierra y un uso inapropiado de recursos naturales; además de una población mestiza donde afrodescendientes e indígenas sufren los mayores niveles de exclusión y discriminación. Para la experta no es posible abordar una transición justa y sostenible sin hacerse cargo de la desigualdad en su conjunto.







Continúa con tu red social preferida

Al continuar serás un suscriptor gratuito

O continúa tu correo.

Escriba su correo electrónico con el que se suscribió para acceder

Suscríbete

Ya me suscribí.