Elena Conterno: “Tenemos que fortalecer la democracia representativa y trabajar en la brecha social”

Elena Conterno, presidenta de IPAE Asociación Empresarial, considera que el Bicentenario es propicio para repensarse no solo desde la óptica de la RSE en el sector privado, sino también desde la propia esencia de la empresa que es “cómo dar más valor”.

POR JAVIER CHOURIO
jchourio@stakeholders.com.pe

Los 200 años de Independencia dan pie para evaluar el rol de las instituciones que son parte del país, cómo estas han propiciado el avance y cómo pueden articularse con el Estado para solventar los pendientes que tiene el Perú en su Bicentenario. Por eso, conversamos con la presidenta de IPAE Asociación Empresarial, quien nos mostró la visión que la institución tiene del país actual y su perspectiva a partir del 2021.

Elena Conterno
Presidenta de IPAE Asociación Empresarial

¿Cuáles son los temas que el país tiene pendiente en el Bicentenario?
Es un momento para hacer un alto en el camino y pensar lo que se ha avanzado y falta por recorrer. Hace 200 años había mucha incertidumbre, un país dividido con distintos puntos de vista y en medio de este contexto se construyó un consenso y finalmente surgió la independencia. Hoy en día vivimos algo similar, pero a pesar de esas dificultades tenemos que unirnos otra vez para salir adelante y enfrentar los retos que tenemos. Más aún con este proceso electoral tan complejo. Hay una división e incertidumbre por la elección y la pandemia, de manera que debemos ‘sacar’ las ganas para impulsar el desarrollo del país.

¿Qué otros aspectos se deben seguir trabajando con mayor énfasis?
Un tema que no hemos abordado y que todos debemos comprometernos a impulsar es la institucionalidad. Tenemos que trabajar en fortalecer la democracia representativa, no podemos tener una política sólida si no tenemos partidos políticos con una buena institucionalidad. Necesitamos partidos sólidos y democracia interna, que los ciudadanos participen. Y a nivel del sistema en sí, necesitamos mejorar la relación y reglas entre Ejecutivo – Congreso, porque estamos en crisis desde hace cinco años con intentos de vacancias y renuncias.

¿La coyuntura es un reflejo de ello?
Fortalecer el propio funcionamiento del Legislativo es otra tarea pendiente. Es un poder en el que los ciudadanos han confiado para determinar las normas, las cuales tienen que ser debatidas. Recientemente se ha dado una cuarta legislatura que no ha tenido realmente un efecto práctico, pero tenía la intención de aprobar de manera apresurada cambios en la Constitución. Entonces, a nivel de institucionalidad tenemos una agenda muy importante por trabajar. Otro tema que debemos abordar son las brechas social y económica; en lo social la deficiencia en educación, salud y conectividad; en lo económico necesitamos fortalecer la actividad a nivel descentralizado para que haya más oportunidades de negocio, sobre todo para los jóvenes en el interior del país.

¿Qué tanto ha cambiado el enfoque de trabajo de IPAE desde 1956?
IPAE nació a partir de la inquietud de los empresarios por el desarrollo y educación en el país. Esto es algo que se mantiene hasta el día de hoy, a lo largo de más de 60 años se ha promovido la educación desde ESAN, la Escuela de Formación Bancaria, SENATI, entre otras iniciativas. Hoy ya no vemos Prestación de Servicio, sino Política Educativa y trabajamos el tema general de desarrollo y cómo podemos articular a los empresarios. El cambio ha estado en articular con otros actores, no solo empresarios, sino tender puentes con el sector público y academia para sumar esfuerzos.

Previo a la pandemia Perú venía creciendo en diferentes indicadores, ¿cómo ha contribuido el sector empresarial en este aspecto?
En los últimos 25 años la economía ha crecido de manera importante, el PBI se ha multiplicado por tres, eso ha permitido generar empleo significativamente, reducir la pobreza a la mitad, y generar hasta cinco veces más ingresos por recaudación de impuesto.

Sin embargo, hoy vemos que el sector empresarial puede dar más, no podemos dejar la solución de los problemas de la sociedad solamente a los políticos y funcionarios. Los empresarios deben involucrarse y la empresa puede promover soluciones para atender tanto problemas sociales como económicos.

Hay una cierta polarización en el Perú. ¿Con qué actitud hay que afrontar este escenario?
Ante todo, hay que unirnos, tomar calma, escuchar los puntos de vista del otro y sumar. Necesitamos, además de unión, la búsqueda de transparencia y trabajo conjunto. Poner las prioridades por delante, solventar la pandemia y otros temas que esta ha dejado como la generación de empleo.

Se habla de la generación del Bicentenario, la importancia de los jóvenes en el futuro del Perú. ¿Cómo se han visto representados ellos en IPAE?
Nosotros tenemos el CADE Universitario que reunió a 600 jóvenes de todo el país durante cuatro días para reflexionar sobre la coyuntura, fortalecer su liderazgo y compromiso en servir. Este espacio lo queremos fortalecer. Estamos trabajando la forma de complementar con un programa de formación de economía de mercado, servicio e institucionalidad para que tengan mayores habilidades en impulsar estos temas. Estamos contentos por lo avanzado con los jóvenes y trabajamos para servir mejor a estos líderes del país.

¿Qué mensaje le daría a la población que ve al sector privado como un actor que no contribuye con el desarrollo social del país?
El sector privado puede dar más, su esencia es dar buenos servicios y productos para que sean apreciados por los clientes. Factores importantes son buscar la eficiencia, creatividad y dar oportunidades de empleo. Todos queremos que haya buena educación, buena salud y muchas chances de progreso; eso viene de la mano de la generación de empleo, y si bien el sector público es una opción, también debemos tener un sector privado clave. Entonces, el sector privado tiene un rol fundamental en dinamizar la economía y dar oportunidades.

Estamos en un mundo donde se exige más a las empresas y eso significa dar más valor para sus grupos de interés, por eso nosotros estamos en esa línea, en promover valor compartido. Todas las empresas deben repensarse no solo desde la óptica de la RSE, sino desde su propia esencia que es cómo dar más valor a la sociedad.