fbpx

Luis Estrada: “No es tolerable una empresa que esté dándole la espalda a las necesidades sociales y al desarrollo de las personas que la componen”

[shareaholic app="share_buttons" id="26216618"]

Luis Estrada
Presidente de CADE


En el marco de la realización del evento anual de ejecutivos CADE 2019, su presidente Luis Estrada, enfatizo sobre la importancia de que los sistemas económicos, garanticen condiciones de competitividad empresarial, que aceleren el crecimiento económico y  generen mayores beneficios a la población del Perú.

La Economía Social de Mercado es el tema central del evento CADE este año, en este sentido ¿Cuáles son las expectativas  o los objetivos que se persiguen en el marco de este tema?

El objetivo principal es contribuir a que el país retome el ritmo de crecimiento que se necesita para generar no solo crecimiento, sino sobre todo bienestar económico, nosotros entendemos que el sistema de mercado es el sistema que asigna de mejor manera los recursos, es el sistema que genera este círculo virtuoso entre inversión, ahorro, crecimiento en Democracia. Sentimos que hay que dinamizarlo y recuperar las tasas que hemos tenido entre los años 2002 y 2014 donde crecimos en promedio de 6.5% anual, y que gracias a ese crecimiento, 10 millones de personas dejaron la línea de pobreza en el Perú. La tarea aún está pendiente, es muy larga, tenemos 8 millones de personas que aún siguen por debajo de la línea de pobreza, y nuestra propuesta es que revisemos donde estamos y que necesitamos para redinamizar la economía y esa es la razón del tema.

¿Cuáles serán los desafíos de la Economía Social de Mercado en el País?

Tenemos que saber que para hablar de crecimiento tenemos que hablar de productividad, o competitividad en el sector privado, pero también en el sector público, ambos sectores deberían avanzar de la mano a una búsqueda de más eficiencia y de mejores resultados. El sector privado, en crecimiento de las empresas, en que la iniciativa privada se dinamice, que se creen mas empresa, que las empresas establecidas crezcan, sean más saludables, por tanto más productivas y entonces resuelvan mejor los temas de trabajo y de fuentes de empleo. Por el lado del Gobierno y del Estado y de las instituciones del estado, una mayor productividad para mejorar la calidad de servicios y para acompañar al sector privado en todo el desarrollo de infraestructura y de oportunidades, porque ambos sectores solos, no pueden conseguir ser eficientes de cara al país, sino vamos de la mano.

Otro de los temas que se toma en CADE es la corrupción, sobre esto:

¿Cuál consider a que debe ser el rol de la empresa privada y de los líderes organizacionales para prevenir y hacer frente a este flagelo?

Creo que es muy importante después de estos dos últimos meses del año con este destape de corrupción generalizado y transversal, lo primero es deslindarse totalmente con respecto a la corrupción, esto no es un atributo, no es un componente de ningún modelo de desarrollo. La corrupción empaña y traba cualquier sistema de desarrollo, y con mayor razón un sistema de libre mercado, que necesita transparencia. Las decisiones de inversión se deben hacer por racionalidad económica, por rentabilidad, no por conveniencia personal de nadie, ni movido por arbitrariedades, eso es lo primero; hecho este deslinde principal,  los líderes empresariales dentro de sus empresas y dentro de los gremios que representan tenemos que marcar formas de cómo combatir la corrupción al interior de las empresas porque no basta con la voluntad, que si bien es importante, no es suficiente y lo que tenemos que crear son herramientas de control , así como existen procesos para asegurar la calidad de los productos, también existen mecanismos que disminuyen sustancialmente el riego de corrupción dentro de las organizaciones privadas. En el caso de las organizaciones del Estado, se tiene que partir necesariamente por un compromiso por parte de los servidores públicos, con una intención y un deslinde claro de que están para servir a la sociedad y no para servirse de la sociedad. Son dos acciones que como espejo caminan de la mano, el objetivo final es beneficiar a las personas y a los grupos sociales y de esto vamos a conversar en CADE, de ese deslinde que tenemos que hacer, de las pautas que debemos dar. IPAE auspicia la iniciativa de “Empresarios por la Integridad”, la cual no solo se queda en el enunciado, sino que plantea acciones concretas al interior de cada empresa para que se den estos candados.

¿Cuáles considera usted, que es la importancia de las instituciones públicas en el control de los actos de los actos de corrupción?

El sistema de mercado para desarrollarse sanamente tiene que ir de la mano con un sistema democrático constituido por instituciones y un cuerpo social de institucionalidad, dentro de estas instituciones existen algunas cuya función principal es ejercer control sobre los recursos del Estado, recursos que genera el sector privado y entrega al Estado, para que este actué en beneficio de las mayorías, pero si eso se rompe por la corrupción , ya sea por corrupción de funcionarios del Estado en conjunto con el sector privado, entonces esos excedentes que genera el sistema de mercado no llegan a quienes deben de llegar. Para eso están las instituciones públicas como contraloría, para eso están las prácticas de gestión de los organismos del Estado, de las empresas públicas, y para eso está la tecnología. La eficiencia en el sector privado y también en el sector público implica la utilización de tecnología, no solamente para que las cosas se hagan de una manera más pronta y más eficiente, sino que significa que esa eficiencia se ponga al servicio del control patrimonial de los bienes públicos, y hay que usar todo lo que se pueda. Hay experiencias en el mundo y comparativas que son parte de una economía  moderna.

¿Cómo lograr que el crecimiento económico de las empresas vaya a la par con el Desarrollo Sostenible?

En este CADE se busca volver a lo básico, lo esencial de las instituciones, la empresa no es una institución individual, por excelencia  se crea para producir bienes y servicios necesarios a la sociedad y generar valor económico y distribuirlo de manera justa. Esos son  los fines genéricos de una organización empresarial, las empresas que no siguen estos fines, terminan desbordándose por exceso de malas prácticas y codicia o por enfrentarse con el medio ambiente, aparte de los enfrentamientos sociales, cada vez más empresarios están entendiendo que la empresa nació como una repuestas a las necesidades sociales, las empresas en el mundo, por ejemplo las familiares, se forman desde especialidades o gremios artesanales en que concurren padres hijos y que luego van desarrollando y van creciendo,  si uno mira hacia atrás en los grandes desarrollos del mundo, uno se da cuenta que la mayor parte de las empresas nacieron con una necesidad social muy clara y muchas se han desviado del camino, sin embargo es necesario retomar el camino , porque en el futuro no es tolerable una empresa que esté dándole la espalda a las necesidades sociales y al desarrollo de las personas que la componen, eso no va a ser sostenible y dentro de ese bien social está el respeto al sistema ecológico mundial y a todas las conquistas que se han dado con los años en favor  de las minorías . El empresario que no haya entendido esto, le queda muy poco tiempo de crecimiento empresarial.

 

Etiquetas: , , , , , , ,