La participación en estándares internacionales, como el International Council on Mining & Metals (ICMM), demuestra parte del compromiso de este esencial sector en el país. Esto también se refleja en la incorporación de energías renovables, economía circular, nuevas tecnologías y más. 

El sector minero es un actor clave para contribuir a la lucha frente al cambio climático en el Perú. Durante el evento “jueves minero virtual”, organizado por el Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP), especialistas abordaron el potencial de la industria al respecto, así como sus oportunidades y el beneficio que desde ya se hace palpable en el país. 

La urgencia de actuar frente a este problema global no deja duda de la responsabilidad del hombre. Cada vez más, los científicos concuerdan en que los cambios que se están produciendo en el clima tienen como principal causa las actividades humanas. En ese sentido, las empresas se ven llamadas a reducir sus impactos contaminantes. 

Durante su participación, Arturo Caballero, gerente general de A2G, mencionó que justamente el sector empresarial ya viene ejecutando o incorporando mecanismos para minimizar las emisiones de GEI, con la finalidad de ponerle un alto a los efectos negativos que se están generando. Destacó el alcance de la iniciativa global Race to Zero, que con el paso del tiempo viene sumando más organizaciones aliadas. 

“En junio del 2019 había diez empresas que se suscribieron a esta iniciativa, en septiembre de ese mismo año eran cerca de 80, pocas. Sin embargo, para noviembre del 2021 las empresas fueron más de cinco mil, quienes se han comprometido al 2030 reducir en un 45% sus emisiones y al 2050 ser carbono cero”, explicó. 

Agregó que, en esa línea, los inversionistas también están apostando en el mundo por negocios que tengan un enfoque de sostenibilidad a través del pacto global Glasgow Financial Alliance for Net Zero. “Los activos que vienen administrando los inversionistas lo van a invertir en empresas que vengan con ese chip”, dijo. 

Específicamente para el sector minero, Caballero detalló que la apuesta para frenar el cambio climático desde las operaciones va por el desarrollo de energías renovables, economía circular para evitar el agotamiento de recursos minerales o la reutilización de relaves mineros, y la adopción de tecnologías para un transporte eléctrico más limpio. 

Intensificar esfuerzos 

En un panorama general, en el Perú existe una percepción de que no se avanza con la celeridad adecuada en el tema. Así comentó Fabiola Muñoz, ex ministra de Ambiente, quien hizo un llamado a que el sector privado pueda liderar los cambios indispensables para minimizar los impactos negativos ambientales.

“Unas de las aspiraciones que tenemos, es que un sector tan importante como el minero en el Perú sea uno de los sectores que lidere este proceso, este cambio. Hay ya ejemplos, pero todavía son muy puntuales. Imaginémonos que las diez más grandes empresas mineras del Perú tomaran esa decisión. Esto sería realmente una movida interesante en el mundo energético peruano en cuestión de energías renovables, por ejemplo”, argumentó. 

Del mismo modo, añadió que el Estado debe generar las condiciones adecuadas para lo anterior: implementar la infraestructura que se requiere y establecer un marco normativo coherente. Para ella, junto con entidades gubernamentales como la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM), la industria minera tiene la capacidad suficiente para encabezar un proceso intersectorial consensuado. 

“El sector privado es un actor muy importante para combinar fuerzas y llevar a cabo estas decisiones. Desde el punto de vista económico, hoy en día en los mercados, el financiamiento se va a mover hacia aquellos que vayan en la línea de reducir sus emisiones”, sostuvo. 

Resiliencia climática 

Ser sostenibles a nivel medioambiental no es más una moda. Empresas que anteriormente eran reticentes a ejecutar esos cambios se han dado cuenta de que el desarrollo de un enfoque eco amigable es inevitable. Carol Loret de Mola, ex viceministro de Gobernanza Territorial de la PCM, señaló que una muestra de ello es que en la actualidad hay grandes petroleras en el mundo que están abocadas a ejecutar programas para llegar a ser carbono neutral. 

Por otra parte, manifestó su preocupación en torno a la pequeña, mediana e informal minería que existe en el Perú, especialmente en el uso de recursos en transporte, infraestructura y energía que terminan por perjudicar a la lucha contra el cambio climático. Por eso recomendó trabajar en todos los espacios. 

“La huella de carbono y la huella hídrica van de la mano y son prácticas que deben difundirse a todo nivel, no solo desde las industrias extractivas, sino también en la población en general y todas las actividades”, dijo. 

Por su parte, Jorge Chávez, gerente general de EnvPhys, afirmó en el evento que existen en el sector minero algunos estándares internacionales que son prueba de la ambición en el tema. 

Uno de ellos es el International Council on Mining & Metals (ICMM). “Este tiene compromisos tanto en adaptación como mitigación. 

Se trata de alcanzar emisiones netas cero de carbono a más tardar al 2050, lo que incluye no solo las emisiones de las empresas mineras en sus operaciones, sino también aquellas que provienen de la parte energética que compran o producen, además que considera las emisiones de los proveedores”, enfatizó. 

Chávez resaltó que la mayor parte de las grandes empresas peruanas tienen dueños que son asociados al ICMM, por lo que se puede decir que casi todas las compañías mineras han suscrito este compromiso y van rumbo a reducir sus emisiones significativamente.

El especialista hizo hincapié, además, que más allá de trabajar en medidas de mitigación se debería profundizar en lo que es adaptación. De esta manera, el ICMM se configura como una importante vía que guiará a las empresas del sector a favor de este aspecto no solo desde sus operaciones, ya que también tiene influencia en grupos de interés como las comunidades. 

Por otro lado, indicó que las mineras en el país poseen resiliencia frente al cambio climático, dado que desde los inicios “los criterios de diseño de las minas consideran eventos extremos, tanto en reducción de precipitación como en el incremento de la precipitación, por ejemplo. Normalmente, los criterios de diseño se preparan a través de balances de agua predictivos, donde se consideran eventos de sequía extrema. Es decir, hay cierta resiliencia de la mina, y de igualmente para el caso contrario cuando hay un exceso de este recurso”, finalizó.

Unas de las aspiraciones que tenemos, es que un sector tan importante como el minero en el Perú sea uno de los sectores que lidere este proceso, este cambio.







Continúa con tu red social preferida

Al continuar serás un suscriptor gratuito

O continúa tu correo.

Escriba su correo electrónico con el que se suscribió para acceder

Suscríbete

Ya me suscribí.