Ignacio Pro: “El Sistema Coca-Cola tiene una exitosa trayectoria de compromiso, trabajo e inversión en el Perú”

Ignacio Pro, Gerente general de Coca-Cola Perú

En entrevista con Stakeholders, Ignacio Pro, gerente general de Coca-Cola en Perú, habla sobre los pilares que sostienen la estrategia de sostenibilidad de esta empresa en el país, así como de las acciones y programas que ha puesto en marcha la compañía para salir adelante en medio de la pandemia, garantizando la estabilidad y seguridad de sus trabajadores y grupos de interés.

David Rodríguez Andara
drodriguez@stakeholders.com.pe

¿Cuáles son las bases sobre las que se construye la estrategia de sostenibilidad de Coca-Cola Perú?
Nuestra estrategia de sostenibilidad se basa en tres pilares fundamentales: Bienestar, Comunidad y Medio Ambiente. Por el lado de Bienestar, nos preocupamos por siempre innovar, introduciendo nuevas marcas y productos para acompañar al consumidor en todos sus momentos, ofreciéndoles distintas opciones según sus estilos de vida.

En el Perú, nuestro portafolio de bebidas es amplio y diverso en empaques, formatos y sabores. Contamos con opciones sin azúcar o reducidas en calorías con el sabor de siempre, en empaques retornables y no retornables y en distintos tamaños. También ofrecemos jugos, bebidas isotónicas, agua y recientemente una bebida con alcohol lista para tomar. Nuestro portafolio tiene actualmente 46 opciones, respondiendo así a los gustos y tendencias del consumidor actual.

A esto debemos sumar nuestro compromiso por el consumo consciente, responsable e informado. Siempre nos preocupamos por brindar información nutricional simple y accesible en todos los productos de nuestro portafolio, a fin de que las personas conozcan realmente lo que están consumiendo. De hecho, fuimos la primera empresa en incorporar las etiquetas de octógonos cuatro meses antes de lo exigido por la ley. Además, la inexistencia de un hábito de lecturas de etiquetas y envases nos alentó a implementar, de la mano con la Universidad Le Cordon Bleu, un curso gratuito que se dictó en plataformas virtuales, a fin de que el público pueda comprender mejor la información nutricional de los productos alimenticios.

Nuestro segundo pilar tiene que ver con la Comunidad. Como Compañía, tenemos un compromiso por mejorar las condiciones y calidad de vida de las comunidades donde operamos. Queremos generar valor social. ¿Cómo lo hacemos? Fomentando una cultura diversa e inclusiva, el respeto a los derechos humanos, el apoyo a sectores minoritarios y a las mujeres, y el impulso a la formalización y desarrollo de los pequeños emprendimientos. A lo largo de este tiempo, hemos liderado iniciativas como 5BY20, que buscar ayudar a millones de mujeres a desarrollar sus habilidades comerciales y superar así las barreras que enfrentan a la hora de potenciar sus emprendimientos. En el Perú, 5BY20 ha beneficiado a 24.300 mujeres hacia el año 2020, entre bodegueras, emprendedoras y recicladoras a nivel nacional, quienes forman parte de nuestra cadena de valor. Junto a ello, en pleno contexto de COVID, hemos acompañado a dueños de bodegas y restaurantes para capacitarlos y ayudarnos en su proceso de reactivación, dándoles capacitaciones y conocimientos sobre nuevos protocolos, consejos de salubridad, herramientas digitales y más.

Por último, nuestro tercer pilar es el Medio Ambiente. Somos una compañía comprometida con el planeta, y para lograrlo, trabajamos en diferentes iniciativas. El 2018 lanzamos nuestro compromiso global por Un Mundo sin Residuos, con el que buscamos recolectar y reciclar al 2030 el equivalente al 100% de los empaques que comercializaremos. Hoy en día, más del 56% de los envases que ponemos en el mercado tiene una segunda vida.

Un buen ejemplo de ello son nuestras botellas de San Luis Ecoflex, hechas 100% con resina reciclada. Solo con esa innovación, hemos logrado reutilizar más de 384 millones de botellas desde el 2019.

Como Compañía, lideramos diversos programas en favor de un mundo más limpio y sostenible, entre ellos Recicrece, #BodegasSinResiduos, ReciclaBus y Mi Barrio Lindo. Con ello, no solo contribuimos con el planeta, sino también empoderamos, con acciones simples, a vecinos, dueños de bodegas, recicladores y transportistas para que se conviertan en agentes de cambio y puedan realizar un manejo más adecuado de los residuos.

Nuestro compromiso por la sostenibilidad también incluye el cuidado del agua y su gestión eficiente. El año 2017 nos pusimos una meta global: regresar a la comunidad y la naturaleza más del 100% del agua que utilizamos en nuestra producción. Dicho objetivo lo cumplimos el 2015, cinco años antes de lo previsto.

IGNACIO PRO GERENTE DE COCA COLA

En el Perú, estamos reabasteciendo más del 200% del agua que utilizamos en nuestras bebidas. Todo esto se ha hecho posible a través de varios proyectos que son ejecutados gracias al esfuerzo conjunto del sector público, el sector privado, aliados y comunidades.

Este año, hemos lanzado una ambiciosa estrategia de seguridad hídrica con miras al 2030, que representa un paso más en nuestro objetivo de proteger las fuentes de agua en los ecosistemas y comunidades donde operamos. Entre nuestros compromisos están el regresar el 100% del agua que usamos en nuestra producción, impulsar proyectos de conservación en las cuencas donde operamos y lograr que 5 millones de personas más en América Latina accedan a agua de calidad.

Para Coca-Cola cada gota hace la diferencia. El agua es nuestra prioridad número uno. Sin agua nosotros no operamos, no conseguimos producir nuestras bebidas; sin agua la gente no vive, sin agua la naturaleza no prospera y las comunidades no va adelante. Como sistema Coca-Cola, tenemos muy claro que el agua es nuestra gran prioridad y tenemos muchos proyectos con ese fin.

¿Qué desafíos en torno a la sostenibilidad le ha tocado manejar a la empresa desde que arrancó la pandemia de Covid-19?
Cuando arrancó la pandemia, fue necesario suspender la recolección y clasificación de los residuos sólidos debido al peligro de los contagios. Esa situación dejó en una situación muy vulnerable a los recicladores, que son piezas clave de nuestro sistema de recuperación de materiales. Lo mismo pasó con el canal tradicional, del que forman parte los bodegueros, que se vieron perjudicados con el cierre de actividades y los cambios que trajo la nueva normalidad.
Como Compañía, estamos comprometidos con todos los actores que forman parte de nuestra cadena de valor. En el caso de los recicladores, en una primera etapa de la pandemia, los apoyamos con bienes de primera necesidad. Posteriormente, junto a las ONG Ciudad Saludable, Latitud R y las autoridades locales de diversas regiones del país, pudimos brindar apoyo, equipos de seguridad y capacitaciones a más de 3.000 recicladores y sus familias en la reanudación segura de sus actividades. El apoyo a los recicladores se canalizó a través del programa Recicrece, impulsado por el Sistema Coca-Cola, conformado por Coca-Cola Perú y Arca Continental Lindley, nuestro socio embotellador, con el apoyo de San Miguel Industrias y ejecutado por Aprenda. Nuestro compromiso global por un Mundo sin Residuos no sería posible sin los recicladores; el reciclaje seguirá estando en el centro de nuestras decisiones.

De otro lado, en todo este tiempo, hemos acompañado a los dueños de bodegas en su proceso de reactivación y adecuación a las nuevas reglas que ha impuesto la pandemia. Para ello, los hemos preparado y ayudado, dándoles capacitaciones, material de protección y conocimientos sobre nuevos protocolos, consejos de salubridad, herramientas digitales y más.

Este apoyo ha sido brindado a través de programas como Mi Bodega Abierta de Inca Kola, Escuela de Negocios Coca-Cola y otros, los cuales hemos ejecutado con el apoyo de nuestro socio embotellador, Arca Continental Lindley.

¿De qué manera convirtieron la crisis generada por la pandemia en una oportunidad para replantear el negocio y salir adelante en el país?
En Coca-Cola tenemos claro que nuestra prioridad es la gente. Y no solamente hablamos de nuestros colaboradores, sino también de aquellas personas en quienes podemos tener un impacto positivo. En el Perú, el Sistema Coca-Cola genera más de 12.000 puestos de trabajo (directos e indirectos) y tiene como clientes a más de 340 mil comercios a nivel nacional. No solo generamos impacto en esas personas, sino también en las familias que están detrás. Es un impacto amplificador. Por ello, para nosotros fue muy importante asegurar que nuestros socios del canal tradicional siguieran operando en medio de la crisis. En ese objetivo, hicimos diversos programas para acompañar a nuestros miles de aliados como los bodegueros y dueños de pequeños restaurantes, en su proceso de reactivación y crecimiento.

Uno de ellos es Mi Bodega Abierta de Inca Kola, que desde el inicio de la pandemia ha acompañado a la reapertura segura de estos negocios, a través de capacitaciones virtuales y entrega de equipos de protección. Gracias a esta iniciativa, estos negocios han podido adaptar sus operaciones a los nuevos tiempos, y así seguir en su proceso de reactivación en beneficio de todos los peruanos y sus familias. Para fines del 2021, se espera haber capacitado a más de 10 mil emprendedores del sector. Con estas sesiones de capacitación, los ayudamos a fortalecer sus capacidades y conocimientos en temas de marketing, sostenibilidad, finanzas y otros. Además, les entregamos elementos de protección para la atención en sus bodegas, así como protectores faciales para una mayor seguridad sanitaria.

Por otro lado, junto con nuestro socio embotellador, hemos acompañado a miles de restaurantes en su proceso de reactivación económica a través del programa Cocina Segura de Inca Kola. Desde que inició el programa, estos emprendedores gastronómicos han recibido herramientas y capacitación para poder reabrir sus restaurantes, digitalizarse, adecuarse a los nuevos procesos de atención al público y promover sus ventas. El desafío fue mantener a los restaurantes abiertos y seguros. Pero sobre todo, lograr que miles de familias que dependen del sector gastronómico salgan adelante.

Asimismo, a mediados de este año, Inca Kola se asoció con 67 pequeños emprendimientos gastronómicos para donar miles de platos a 79 comedores populares de Lima, Iquitos y Trujillo. La idea era que todos estos restaurantes, entre los que se encontraban pollerías de barrio, chifas, huariques de menú criollo y cevicherías se encargaran de preparar miles de platos en los días previos a la celebración del Bicentenario, los cuales fueron repartidos a estas organizaciones sociales. Solo en Lima, se beneficiaron a comedores de Pucusana, Lurín, Villa María del Triunfo, San Juan de Miraflores, Villa el Salvador, Manchay y otros. De esta forma, no solo fomentamos la solidaridad entre peruanos, sino también el empleo y la reactivación de estos emprendimientos.

¿Cuáles han sido los principales logros alcanzados por la compañía en materia de sostenibilidad en el último año?
Nuestro compromiso por Un Mundo sin Residuos contempla un enfoque renovado de todo el ciclo de vida de los envases, desde cómo se diseñan y fabrican nuestras botellas, hasta cómo son recolectadas, recicladas y reutilizadas. Este compromiso se ha traducido en varias acciones concretas.

Por ejemplo, gracias al trabajo silencioso del programa Recicrece, impulsado por Coca-Cola Perú, Arca Continental Lindley y San Miguel Industrias, se pudo potenciar el crecimiento de las principales organizaciones de recicladores del Perú, quienes consiguieron retomar sus labores en medio de la pandemia, con un mejor manejo técnico y con todos los protocolos de seguridad para evitar los contagios. El impulso de este programa llegó a diferentes organizaciones de Lima, Ica, Arequipa. Cusco, Tacna y Pucallpa, logrando un 25% de mejora en la productividad de estos trabajadores.

Otra iniciativa en favor del reciclaje es #BodegaSinResiduos, impulsado por el Sistema Coca-Cola, el cual busca convertir a las bodegas y minimarkets en espacios donde los vecinos puedan reciclar plástico PET. Así, al dejar sus botellas vacías en las bodegas elegidas para la campaña, podrán obtener cupones para participar de diversos sorteos. Solo en Lima, ya se han instalado contenedores en 100 bodegas. El material acopiado es recolectado por asociaciones de recicladores de los distritos bajo la supervisión de la ONG Recicla,pe! Además de empoderar a los bodegueros como agentes de cambio, se genera una mayor conciencia ambiental y se da trabajo a los recicladores locales.

De otro lado, en mayo pasado lanzamos Mi Barrio Lindo, un programa de sensibilización ambiental que busca empoderar, con acciones simples, a vecinos y dueños de negocios locales, a fin de que puedan realizar un manejo adecuado de residuos, y así construyan barrios más lindos, limpios y conscientes. La iniciativa cuenta con el apoyo de Recidar, Sinba y Soluciones Conjuntas. Gracias a este esfuerzo colectivo, se han podido realizar trabajos de sensibilización, capacitación e instalación de puntos de recolección, que permitirán la correcta valorización de al menos 140 toneladas de material reciclable.

La circularidad de los residuos también es promovida desde los servicios de transporte público, a través del programa ReciclaBus, una iniciativa que busca concientizar y educar a los ciudadanos, en especial a los conductores y usuarios de buses, sobre la importancia del reciclaje y la correcta disposición y separación de los residuos sólidos. Gracias a este programa, se espera concientizar a más de 10.000 pasajeros en Lima Metropolitana y más de 700 conductores, apoyar a 32 recicladores y recolectar 8 toneladas de botellas PET hacia diciembre del 2021.

Todas estas acciones nos siguen posicionando como un referente en la región, tal como ocurrió el 2018 cuando fuimos la primera empresa en firmar y cumplir al 100% un Acuerdo de Producción Limpia con el Ministerio del Ambiente. Como parte de este acuerdo, nos comprometimos a continuar realizando acciones para reducir, reutilizar y reciclar los materiales de nuestros empaques, a fin de contribuir a la construcción de un mundo sin residuos.

Por otro lado, el agua es nuestra prioridad número uno. Como Sistema, trabajamos constantemente en el cuidado y la gestión eficiente de este valioso recurso como una prioridad de nuestra operación, pero sobre todo para tener agua segura y de calidad en el mundo.

Cuando hablamos de agua, nos referimos al agua para la vida. Queremos contribuir a que la mayor parte de personas tenga acceso a agua de calidad. Nuestro compromiso también apunta a contribuir a cerrar la brecha de infraestructura a agua de calidad que hay en el Perú.

Para alcanzar esos objetivos, seguiremos contribuyendo a mejorar la salud de las cuencas hidrográficas donde operamos, buscaremos optimizar la resiliencia hídrica de la comunidad a través del acceso al agua y el saneamiento, centrándonos en apoyar a las mujeres y niñas, ya que suelen ser las más afectadas por la falta de acceso a este recurso; y por último, seguiremos reduciendo los desafíos hídricos comunes donde operamos, a través de la promoción de la eficiencia hídrica y el uso regenerativo del agua. Así, reutilizaremos, reciclaremos y reabasteceremos el agua que utilizamos en nuestra producción.

¿Cómo se ha manejado dentro de la compañía el tema de innovación y transformación del modelo tradicional de negocio hacia uno adaptado a los nuevos tiempos?
Somos una empresa que escucha a la gente, y por tanto entiende y se adelanta a sus necesidades. Nuestro compromiso con la innovación nos permite estar siempre un paso adelante. Por ello, estamos permanentemente introduciendo nuevas marcas y productos para acompañar a los consumidores en todos sus momentos de consumo y ofrecerles distintas opciones según sus estilos de vida y las tendencias que marcan los nuevos tiempos.

Este año hicimos historia con el lanzamiento de Coca-Cola Sin Azúcar, la nueva versión de nuestra bebida más emblemática, con un sabor más suave, más refrescante, más delicioso, y mucho más cerca de la Coca-Cola original. La nueva Coca-Cola Sin Azúcar es la continuación de nuestros esfuerzos por ayudar a las personas a consumir menos azúcar.

Como compañía, entendemos que somos parte imprescindible de la solución global para la reducción del azúcar. Es una tendencia que crece y se vuelve cada vez más fuerte. Es por ello que tenemos un compromiso por transformar y reelaborar muchas de nuestras recetas, para disminuir la cantidad de azúcar de nuestros productos y mantener al mismo tiempo los grandes sabores que la gente adora.

En esa misma línea, presentamos la nueva Frugos Fresh Fruit Punch, una bebida innovadora que contiene vitaminas A y B1, junto con una combinación de sabores a manzana, granadilla, maracuyá y piña. Además, es un producto libre de octógonos y solo contiene 20 calorías por cada 100 mililitros.

Este año también hemos sumado a nuestro portafolio de bebidas el nuevo Frugos del Valle sabor Chicha Morada, un producto desarrollado exclusivamente para el mercado peruano, libre de preservantes y sin sello de octógonos.

Asimismo, en nuestro camino por fortalecernos como Compañía Integral de Bebidas, lanzamos nuestra primera innovación en el Perú en la categoría de bebidas alcohólicas: Topo Chico Hard Seltzer, una propuesta lista para tomar que combina agua carbonatada, alcohol sin gluten y sabores naturales. Con un bajo contenido de azúcar (cada lata tiene solo 100 calorías) y sin endulzantes y preservantes artificiales, Topo Chico se ha convertido en una alternativa refrescante y ligera a otras bebidas alcohólicas con alto contenido de calorías y azúcar.

Además, ya estamos por lanzar Inca Kola Power, una bebida con sabor a Camu Camu y enriquecida con maca, desarrollada especialmente para ayudar a esas largas jornadas de estudio o trabajo en donde necesitamos ese impulso extra para continuar con nuestras actividades

Todos estos lanzamientos reconfirman nuestro compromiso por seguir innovando y adaptándonos a los nuevos tiempos y las tendencias que reclaman los consumidores. En el Perú, contamos con 14 marcas y 46 opciones de bebidas en distintos empaques y tamaños. Gracias a la constante innovación de Coca-Cola, el público tiene una gran cantidad de opciones para elegir en cualquier momento, según sus necesidades o estilos de vida.

¿De qué manera han logrado insertar a sus stakeholders en este proceso de innovación que adelanta la empresa en el Perú?
Estamos comprometidos con la participación continua de los stakeholders como un componente central de nuestro negocio y nuestras estrategias de sostenibilidad. Gracias al diálogo continuo con ellos, podemos tomar mejores decisiones y seguir avanzando en nuestros objetivos. La diversidad de nuestros stakeholders y la amplitud de nuestro alcance, ha hecho que nos involucremos con ellos de diferentes maneras. Por ejemplo, con nuestro socio embotellador, la interacción es más directa y continua, a través de proyectos conjuntos, planificación diaria, grupos funcionales y más; con nuestros consumidores, tenemos una política de diálogo abierto a través de encuestas, redes sociales, líneas directas e investigaciones; y con nuestros clientes del canal tradicional, realizamos iniciativas conjuntas de creación de valor, encuestas, visitas regulares, planificación comercial conjunta, entre otros. Así como ellos, también nos relacionamos con otros grupos como ONG, gobiernos locales, medios de comunicación, pares y proveedores, grupos comerciales, emprendedores sociales y ambientales y más.
Conocer la diversidad de puntos de vista y valores de nuestros stakeholders ha contribuido significativamente a nuestros procesos y toma de decisiones. Para ello, ha sido básico tener un enfoque de compromiso basado en la transparencia, la inclusión, la consistencia y la rendición de cuentas. Esa conversación permanente ha sido clave para garantizar un impacto positivo.

¿Qué avances en materia de transformación digital se han alcanzado hasta ahora y cómo estos han ido cambiando su modelo de negocios?
Como Compañía, siempre estamos pendientes de los nuevos hábitos de los consumidores y los cambios que se vienen dando en la sociedad. A nivel interno, hemos puestos mucho énfasis en la digitalización de nuestras operaciones, procesos y sistemas. Esta adaptación se hizo más evidente y necesaria con la pandemia. Hoy, nos hemos convertido en un lugar de trabajo más conectado, ágil y comprometido con el bienestar de las personas, la comunidad y el medio ambiente. Gracias al uso de tecnología y Big Data, nuestros vendedores pueden optimizar mejor el tiempo de visitas a los clientes y entregar el surtido más óptimo. Asimismo, la digitalización nos ha permitido leer mejor a los shoppers y a los consumidores a través de los canales digitales.

Esta adaptación al mundo digital también la hemos llevado a nuestros clientes del canal tradicional (bodegas y restaurantes), que son la columna vertebral de nuestro sistema. Para ellos, nos hemos convertido en una parte importante en su camino por integrar la nueva generación de procesos tecnológicos e innovación.

Por ejemplo, hemos impulsado iniciativas como Wabi, una plataforma virtual gratuita que ayuda a los bodegueros a comercializar sus productos y conectarlos con las personas a través de la tecnología, para que puedan abastecerse de alimentos, bebidas y otros productos esenciales de forma segura, práctica y sin necesidad de salir de casa. Asimismo, a través de programas como Mi Bodega Abierta de Inca Kola, la Escuela de Negocios de Coca-Cola y Mi Cocina Segura, que realizamos junto a nuestro socio embotellador Arca Continental Lindley, hemos ayudado a adaptar sus operaciones a los nuevos tiempos, fortaleciendo sus capacidades y conocimientos y ayudándolos a implementar estrategias para impulsar sus ventas a través e WhatsApp e incluso fomentando el pago digital. Gracias a ello, los bodegueros y pequeños emprendedores gastronómicos han cambiado su forma de ver la tecnología en su negocio.

Junto a ello, con Arca Continental Lindley lanzamos el 2020 la aplicación AC Digital. Gracias a esta herramienta, nuestros clientes tienen en la palma de sus manos la modernización de sus negocios, pues pueden realizar y dar seguimiento a sus pedidos, comunicarse directamente con nosotros, evaluar nuestros servicios, recibir promociones y más. Esta transformación digital nos permite ser más ágiles y más cercanos con nuestros clientes.

¿Qué significa el Bicentenario de la Independencia del Perú para una empresa como Coca-Cola con tantos años de presencia en el país?
El Sistema Coca-Cola tiene una exitosa trayectoria de compromiso, trabajo e inversión en el Perú. Nuestros lazos con el país y los peruanos se han vuelto inquebrantables, convirtiéndonos en un importante actor para la economía y la sociedad. Todo ello se evidencia en nuestro modelo de negocio, basado en la innovación, el desarrollo, el bienestar y la promoción de un consumo más consciente con el planeta.

El Bicentenario de la Independencia es para nosotros un motivo de orgullo y alegría. Nuestro corazón es 100% peruano. Siempre estaremos agradecidos con este hermoso país, cuya cultura nos ha enseñado el gran valor de la diversidad, la solidaridad y la creatividad.

Por ello, tomando en cuenta este momento histórico, en Coca-Cola nos comprometimos a seguir impulsando la reactivación de los restaurantes, uno de los sectores más golpeados por la pandemia. En los días previos a las Fiestas Patrias, nos asociamos con 67 pequeños emprendimientos gastronómicos a fin de donar miles de platos a 79 comedores populares de Lima, Iquitos y Trujillo. Gracias al trabajo de estas pollerías de barrio, chifas, huariques y cevicherías, se pudo preparar toda esa comida en los días previos a la celebración del Bicentenario, y llevarla a miles de familias en situación vulnerable.

De esa forma, no solo fomentamos la solidaridad entre peruanos, sino también el empleo y la reactivación de estos emprendimientos. Fue una bonita manera de conmemorar esta fecha tan especial.

¿Qué planes maneja la compañía en el Perú para el resto de 2021 y para el próximo año ya previendo un escenario pospandemia?
Para el resto del año y para el próximo, las prioridades están marcadas en nuestra estrategia: primero, seguir refrescando al mundo, ofreciendo un portafolio amplio de bebidas en distintas categorías, y dos, hacer una diferencia positiva, enfocándonos en lo verdaderamente importante: el bienestar de las personas, la comunidad y el medio ambiente. Es la huella que queremos dejar en la sociedad.

Como Compañía, seguiremos desarrollando innovaciones, adecuándonos a las nuevas necesidades de los consumidores y las nuevas tendencias. Junto a ello, seguiremos potenciando y fomentando nuestros compromisos y planes de sustentabilidad, basados en la producción y consumo responsable, el fortalecimiento de la cadena de valor de las botellas, el empoderamiento de las mujeres recicladores y la promoción de la economía circular.

Etiquetas: , , ,