FARMILIA: semillero de buenos trabajadores

 

Con la finalidad de que las empresas tengan prácticas responsables en la integración de la vida familiar con el mundo laboral, se creó FARMILIA (Familia Reunida). Ésta es una organización sin fines de lucro (ONG) que ayuda a solidificar los hogares, como fuente de formación de personas más productivas y comprometidas con su centro laboral.

La labor de la Fundación FARMILIA mejora la calidad del recurso humano peruano a través del desarrollo de habilidades blandas, formadas desde el hogar, profesionalizando a las personas en el rol de cónyuges y padres.

Rolando Liendo, Presidente del Patronato de FARMILIA, manifestó: “Hoy en día las empresas no solo valoran la experiencia laboral (habilidades duras) para sumar a un colaborador a su empresa, también toman en cuenta el liderazgo, autoestima, lealtad (habilidades blandas) que éste posea. Es decir, los mejores ejecutivos serán los que tengan mejor desarrolladas las habilidades blandas.”

El Banco Mundial (2012) mostró la importancia del desarrollo de las habilidades blandas en los futuros ejecutivos: En las décadas de los setenta se requería para ser considerado un trabajador estándar, el 20% de habilidades duras y el 80% de habilidades blandas. En el 2010, este requerimiento cambió considerando una proporción de 50% y 50%. Sin embargo, se pronostica que para el 2030 la proporción será de 80% y 20% a favor de las habilidades blandas.

Infantes maltratados hoy; colaboradores poco comprometidos mañana:

Un estudio de FARMILIA (2011) realizado a más de tres mil estudiantes de cuarenta colegios públicos y privados, demostró que existirán pocos ejecutivos bien formados en los próximos años. La premisa anterior se basa en que 02 de 03 cónyuges pelean, en promedio, una vez por semana y éstas provocan miedo al 62% de los niños y adolescentes entrevistados.

La investigación que realizó FARMILIA sostiene que 01 de cada 03 hogares peruanos ya está fracturado (con padres divorciados o separados). Esto nos evidencia que el futuro adulto trabajador no tendrá un adecuado manejo de conflictos, al igual que sus progenitores.

Además, los infantes que pertenecieron a familias disfuncionales no suelen comprometerse con su labor en la empresa, ya que en el hogar nunca percibieron compromiso alguno entre sus progenitores.

Por otro lado, los colaboradores que se criaron en un hogar pacífico suelen ser más productivos a diferencia de aquellos que percibieron violencia familiar.