Erick Mas SamanezFoto: Cortesía

Es investigador y profesor de la Universidad de Tohoku

La vida de Erick Mas Samanez, egresado de la UNI, ha estado dedicada al estudio. Sus trabajos de investigación han sido ganadores de diferentes premios en Japón, país en el que reside desde hace más de 10 años. En la actualidad es investigador y profesor en la Universidad de Tohoku.

Nació en Lima hace 40 años. Creció en el seno de una familia conformada por sus padres y dos hermanos.
Desde muy joven, tuvo un flechazo con las matemáticas. Y con su hermano compartía el sueño de ser grandes ingenieros. 

Con destacados puntajes en el colegio, participó en diversas competencias a nivel escolar. Se le otorgó una beca en una academia para postular a la universidad. En 1999 ingresó a la facultad de Ingeniería Civil de la UNI, su querida alma mater.

Su maestro Julio Kuroiwa

“Yo quería estudiar ingeniería mecatrónica, pero como era una carrera nueva, decidí optar por ingeniería civil. Quería ingresar a la UNI, y aunque a la primera no ingresé, después sí pude lograrlo”, recuerda desde la lejana Japón.

Durante el tercer año de estudios, se unió al Centro Peruano Japonés de Investigaciones Sísmicas y Mitigación de Desastres de la UNI. Allí conoció al reconocido ingeniero y sismólogo Julio Kuroiwa Horuichi, quien luego sería su asesor de tesis, y a quien considera un maestro y mentor. 

En el 2004 se graduó como ingeniero civil y al año siguiente, ingresó a laborar en la Oficina de Defensa Nacional, Seguridad Ciudadana y Defensa Civil del Gobierno regional de Callao. Asimismo, Concytec le otorgó una beca para cursar una maestría en la UNI. En el 2009, luego de tres años,  se recibió como magíster en Gestión del Riesgo de Desastres y Desarrollo Sostenible.

Japón como destino elegido

El doctorado era el siguiente objetivo y Japón siempre fue el lugar elegido para cumplir su meta.
“Casi todos mis profesores habían estudiado en Japón, así que desde pregrado sabía que quería irme a ese país. Con eso en mente, estudie japonés e inglés mientras cursaba la maestría. Fueron los tres años muy difíciles, pero tenía un motivo para no detenerme”, añadió.

En el segundo intento obtuvo la beca MEXT, financiada por el gobierno japonés. En el 2009 inició el doctorado de ingeniería de tsunamis en la Universidad de Tohoku.

Premios por investigaciones

En tres años en la mencionada universidad, sus investigaciones en el campo de los tsunamis como el de 2010 en Chile y 2011 en Japón, obtuvieron diversos premios, según recuerda con orgullo.

Fue ganador del Premio a la mejor presentación para jóvenes investigadores otorgado por el Instituto de Tecnología de Tokio en la Novena Conferencia Conjunta CUEE y IV ACEE 2012.

En el 2013, la Sociedad Japonesa para la Ciencia de los desastres naturales le concedió el Premio Internacional Peligros 2000. Ese mismo año ganó el Premio a la Excelencia otorgado por las Universidades de la Cuenca del Pacífico Asiático.

Con todos estos reconocimientos y al término de su doctorado, le ofrecieron el puesto de profesor asistente en el Instituto Internacional de Investigaciones sobre Ciencias de los Desastres de la Universidad de Tohoku (IRIDeS, por sus siglas en inglés).

Dicho instituto fue creado tras el terrible terremoto de magnitud de 9 grados y posterior tsunami que el 11 de marzo del 2011 causó la muerte de más de 18 mil personas en Japón.
En la actualidad,  es investigador y profesor asociado en el Laboratorio de Geoinformática para la Gestión del Riesgo de Desastres en el Instituto Internacional de Investigaciones sobre Ciencias de Desastres en la Universidad de Tohoku, una labor que viene desempeñando desde hace 10 años.

Sus alumnos no solamente han sido japoneses, también indonesios, colombianos, peruanos y de otras nacionalidades.
Desde Japón,  ha colaborado en diversas oportunidades con la Dirección de Hidrografía y Navegación de la Marina de Guerra del Perú, a quienes ha brindado charlas y capacitaciones en el tema de los tsunamis. 
Asimismo, ha sido un nexo para que estudiantes latinoamericanos estudien en Japón, brindándoles consejos, seguridad y confianza.

Vive acompañado de su esposa y su pequeño hijo nacido en Japón. Es un agradecido a la vida por las oportunidades brindadas y haber cumplido sus sueños de niño. Viaja constantemente al Perú por proyectos de colaboración como el SATREPS, un programa del gobierno japonés que promueve la investigación conjunta internacional dirigida a problemas globales. 
Su mayor motivación es continuar trabajando para formar profesionales capacitados que serán un aporte para sus países, y especialmente, el Perú.

Más datos:

– La Universidad de Tohoku fue fundada en Sendai, Japón, en el año 1907. Es considerada una de las más prestigiosas del país del sol naciente. Fue  una de las primeras en admitir a estudiantes extranjeros.
-Kuroiwa fue un ingeniero peruano dedicado al tema de los sismos. Profesor emérito de la UNI y consultado en el Perú y en el extranjero por sus conocimientos en la prevención de desastres. Falleció el 2019.
-Erick Mas Samanez viaja al Perú para visitar a su familia y disfrutar de nuestra gastronomía que tanto extraña.

Con información de Andina







Regístrate

O con tu correo

Inicia sesión

O con tu correo