En febrero del presente año, el Perú se adhirió al Convenio de Budapest sobre ciberseguridad y asistencia judicial para evitar los delitos informáticos y pornografía infantil, entre otros delitos cibernéticos; esto podría significar un gran avance en esta materia.

Diego Estrada
destrada@stakeholders.com.pe


Cuando hablamos de derechos virtuales tenemos que entender que nos referimos a derechos humanos en un entorno digital, derechos que toda persona debería de manejar si tiene acceso a un espacio virtual. Según Marieliv Flores, directora de Activismo en la ONG Hiperderecho, organización que se dedica a la investigación y difusión de los derechos y libertades en el entorno virtual, toda norma vigente en nuestro país se aplica al internet, además de  tener regulación especialmente pensada para muchas situaciones en línea como leyes de delitos informáticos, leyes sobre derechos de autor, protección de datos personales, neutralidad de red, entre otras.

En este contexto, Flores explicó lo siguiente: “se mantiene el principio de que quien causa un daño a la persona o propiedad de un tercero está obligado a indemnizarlo y/o puede ser sancionado por ello”. Así, por ejemplo, acotó que las normas de protección al consumidor se aplican incluso si la compra se hace por Internet. También mencionó acerca de las normas sobre los tipos de publicidad prohibida, que en algunos casos pueden ser sancionados cuando esta se difunde a través de un video en internet o redes sociales.

ORGANIZACIONES EN LA WEB

Los derechos virtuales no son necesariamente exclusivos para el ciudadano de a pie. Es importante que las diversas organizaciones, sean públicas o privadas, manejen este tema. Según Gianncarlo Gómez, profesor del Diploma Internacional en Gestión de la Ciberseguridad y Privacidad de ESAN, si bien para el resto de personas es importante tener en cuenta nuestros derechos virtuales, porque a través de estos son capaces de ejercer sus derechos de expresión, privacidad y protección de datos personales; para las entidades privadas, va a permitir un adecuado resguarde de información sobre la base de la Ley de Delitos Informáticos y ejercer demandas sobre algún tipo de vulneración que puedan haber sufrido o estén sufriendo. En el caso del sector público, mediante este mecanismo, va a permitir acercarse a la población mediante la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública.

Gómez considera que así como estos procesos de ejercer los derechos virtuales conllevan a grandes beneficios, también existen grandes responsabilidades en la materia. En ese sentido, es pertinente mencionar que las empresas también cometen sanciones de este tipo. “Lo que generalmente se incumple recae en el registro de banco de datos personales que está dentro de la autoría nacional de protección de datos, mientras que uno de los incumplimientos más comunes en el Perú es el incumplimiento per se de toda la Ley de Protección de Datos Personales, porque dicha ley tuvo un límite de implementación que se cumplió en mayo del 2015, entonces a partir de ese año en adelante muchas entidades están sujetas a una sanción por no implementarla”, explicó Gómez.

Entre otros incumplimientos tenemos la falta del consentimiento de los titulares de datos para dar tratamiento a estos, también al no dar acceso a los derechos ARCO; que son los derechos de Acceso a la información personal que tienen de un cliente, Rectificación si algún dato no es correcto, Cancelación si deseas borrar algún dato personal que tienen y Oposición si no deseas que realicen determinada acción con tus datos; y esto se debe en su mayoría a que no hay un canal bien estipulado por donde uno pueda ejercer este derecho.

Asimismo, tenemos la Ley de Delitos Informáticos relacionado a sanciones por vulneraciones utilizando tecnología. En ese sentido, Gómez afirma que esta ley ha quedado un poco desfasada por la tendencias actuales en el Perú, es por esto que la sugerencia siempre será que se puedan seguir actualizando las leyes para poder prevenir y estar a la vanguardia de que no suframos ningún tipo de vulneración en temas de ciberseguridad o tenerla para ampararnos en caso nos pase algo.

En conclusión, las nuevas tecnologías han cobrado un rol muy importante para la sociedad; hay empresas que nacen por medios web, la gente intercambia información y formas de pensar en redes. Uno puede conseguir información personal de cualquier persona con tan solo poner su nombre es un buscador, y es por esto que la regulación de estos espacios digitales es necesaria, porque no solo se trata de practicar nuestro derecho a la libertad, sino que debemos sentirnos seguros a la hora de hacerlo.







Regístrate

O con tu correo

Inicia sesión

O con tu correo