Los registros de campo revelan la existencia de 21 especies forestales amenazadas en la ecozona selva baja y seis especies amenazadas en la ecozona hidromórfica.

A partir de los datos colectados entre el 2013 y 2020

El Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor), del Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego (Midagri), presentó el balance actualizado de los bosques de la región Loreto para promover la planificación del manejo de sus recursos, en el contexto del Inventario Nacional Forestal y de Fauna Silvestre.

Los especialistas del Serfor hicieron el análisis de los datos colectados entre el 2013 y 2020 de los bosques de Loreto que corresponden a las ecozonas selva baja e hidromórfica, que albergan una gran diversidad vegetal y animal.
La primera es la más extensa de las dos ecozonas con 28 millones 215,489 hectáreas, que representa el 21.90 % del área total del país; la segunda comprende los grandes humedales del Abanico del Pastaza, la reserva nacional Pacaya Samiria y el río Trapiche, grandes reservorios de carbono.

Para elaborar el Inventario Nacional Forestal y de Fauna Silvestre, el Serfor estableció 157 unidades de muestreo en las dos ecozonas para recoger, sistematizar y analizar la información detallada sobre las especies de flora y fauna silvestre, su estado y vulnerabilidad.

Carbono en ecozonas

Además, se recogió información sobre la cantidad de carbono contenido en las ecozonas, dato esencial para valorar el aporte de los bosques a la mitigación del cambio climático. 
La ecozona selva baja presenta mayor riqueza de especies, géneros y familias botánicas por hectárea comparada con la hidromórfica.

La mayor parte de las especies registradas durante el trabajo de campo se destinan a madera (33.44 %). Las variedades que se utilizan en construcción rural ocupan el segundo lugar de las preferencias (21.16 %), seguido del uso como leña (15.72 %), por sus frutos (9.58 %) y como proveedoras de recursos medicinales (7.24 %).

Los productos forestales, tanto maderables como no maderables, son importantes para la seguridad alimentaria de las poblaciones rurales, y su uso sostenible favorece la conservación de los bosques sobre los cuales se asientan.
Los registros de campo revelan la existencia de 21 especies forestales amenazadas en la ecozona selva baja: 12 de ellas son vulnerables (VU), dos en peligro crítico (CR) y siete casi amenazados (NT). Mientras que en la ecozona hidromórfica se registró seis especies amenazadas: cinco vulnerables y una casi amenazada.

Fauna silvestre Respecto a la riqueza de especies de fauna silvestre se registraron 653, de las cuales 362 se encontraron en la hidromórfica, 599 en la selva baja y 311 especies fueron comunes a ambas ecozonas. Los avistamientos de aves fueron el registro más abundante.

Además, se registraron cuatro especies de la categoría en peligro (EN): lobo de río grande (Pteronura brasiliense) en 10 unidades de muestreo, maquisapa (Ateles chamek) en 13 unidades de muestreo y, con una frecuencia menor, charapa (Podocnemis expansa) y lagarto enano (Paleosuchus palpebrosus) en una y dos unidades de muestreo, respectivamente.

Este balance actualizado de los datos del bosque de Loreto significa un insumo de utilidad para el manejo de los bosques y puede ser empleado al escala regional para la zonificación y el ordenamiento forestal, o como información orientadora para iniciativas de investigación y de los actores vinculados al quehacer forestal. 
El uso de información actualizada facilitará a los gobiernos regionales la generación de nuevas y sostenidas políticas nacionales para el desarrollo del sector forestal y asegurar la provisión de los bienes y servicios ambientales para las presentes y futuras generaciones. Puedes conocer más sobre el inventario de bosques aquí.

Con información de Andina







Regístrate

O con tu correo

Inicia sesión

O con tu correo