La central térmica de Las Flores (Lima) comenzó sus operaciones para proveer de energía al Perú desde una instalación definida como «la más eficiente» de América Latina.

«(Eso) significa que se despacha en continuo, no arranca ni para», dijo a la agencia Efe Willem Van Twembeke, director general de Inkia Energy, operadora de la planta a través de su filial peruana.

El continuo funcionamiento «es mucho mejor» para su mecánica y su eficiencia, favorecida por un menor consumo de agua de refrigeración, pues ahorra energía en forma de combustible y optimiza todos sus procesos.

Las Flores operaba anteriormente con un ciclo abierto y, tras una inversión de 165 millones de dólares, que incluyó la actualización de las turbinas de gas, lo hace ahora con un ciclo combinado.

Antes contaba solamente con una turbina a gas que no generaba energía de un modo tan eficiente, de modo que debía arrancar y parar su operación varias veces al día. Tras la reforma, ésta se enfría con aire condensado, utilizando el vapor usado por la turbina a vapor con ventiladores.

Además, Las Flores ha incrementado su potencia con una capacidad de hasta 320 megavatios que será suministrada al sector minero, que supone el 10 % del PIB peruano, a la pequeña industria y para el consumo doméstico.

Una central sostenible

El proyecto comenzó en agosto de 2019, aunque las obras de infraestructura dieron inicio en febrero de 2020. Las obras involucraron a centenares de personas, sin que se registrara ningún accidente durante la construcción, según la empresa.

«La logística para llevar a todos los trabajadores y especialistas al sitio ha sido extremadamente complicada, pero ha sido bien manejado porque hemos terminado dentro del presupuesto», agregó Van Twembeke.

Por eso, cuando finalmente fue puesta en operación el pasado 14 de junio, la labor supuso el fin de un largo periplo. Este trayecto también implica incrementar la sostenibilidad de una central que ahora es más amigable con el medioambiente, ya que se ha producido una «reducción considerable» de las emisiones.

Esta nueva planta también reduce la contaminación al generar menos dióxido de carbono. «Una planta de ciclo combinado emite alrededor de 0,4 toneladas por megavatio hora de electricidad. Perú tiene una emisión específica en todo el sector eléctrico de alrededor de 0,2 toneladas por megavatio hora», explicó el director ejecutivo de Inkia Energy.

No obstante, destacó que la filial peruana, Kallpa, lo hace «algo mejor que eso», al registrar una emisión de 0,15 toneladas.

«Si combinas toda la (generación) hidroeléctrica que hay en Perú, tienes un sector eléctrico, desde el punto de vista de emisiones, bien posicionado a nivel mundial», concluyó.  







Continúa con tu red social preferida

Al continuar serás un suscriptor gratuito

O continúa tu correo.

Escriba su correo electrónico con el que se suscribió para acceder

Suscríbete

Ya me suscribí.