Marian Buraschi, directora de nexos+1, dio una serie de cinco recomendaciones para afrontar el problema del cambio climático. Teniendo en cuenta las consecuencias que ha implicado la pandemia, esta crisis sanitaria sirve como un ejemplo de lo que podría pasar si no tomamos acciones inmediatas frente al cambio climático.

En esa línea, Buraschi responde con estas lecciones a preguntas como: ¿qué hemos aprendido de esta pandemia? y ¿cómo debemos enfrentar la crisis latente del Cambio Climático? Para ella, “la pandemia nos ha dado una mirada real de la importancia de preservar el entorno donde vivimos y donde desarrollamos actividades económicas. En esa medida, nos quedan varios aprendizajes de cara al futuro inmediato”.

Aquí las claves:

  • Prevenir antes que lamentar. Se necesitan medidas proactivas antes que reactivas frente a la crisis climática y la pandemia refleja este punto. Según una publicación de la Universidad de Boston, la COVID – 19 podría significar un costo total de 16 billones de dólares a nivel mundial, lo que representa 500 veces más la cantidad que se hubiera gastado en su prevención. La directora menciona que, de acuerdo al estudio “The cost of delaying action to stem climate change”, posponer por 10 años medidas preventivas ante el cambio climático puede llegar a triplicar su costo en el futuro.
  • Ciencia aliada. Basar las acciones climáticas en consonancia con lo que nos dice la ciencia es fundamental. Por ello, hay que atender esas necesidades primordiales que se exigen para mitigar los efectos del cambio climático. “La ciencia nos demanda mantener el calentamiento global por debajo de 1.5 grados centígrados. Esto requiere llegar al 2050 con un mundo cero emisiones netas de carbono. De acuerdo a la NASA, si la temperatura global se incrementa en 2 grados centígrados, entre 184 y 270 millones de personas estarían expuestas a escasez de agua”, enfatiza Marian Buraschi.
  • La biodiversidad más que importante. Se estima que el 75% de enfermedades nuevas provienen de animales que  se desplazan de sus hábitats naturales, es muy probable que el origen del nuevo coronavirus se halle en este punto. Es así que enfrentar el cambio climático requiere que se conserve y proteja la biodiversidad para así salvaguardar también la salud de las personas. En América Latina, las emisiones resultantes del cambio de suelo y agricultura son considerablemente mucho más en comparación del promedio mundial (42% – 18%).
  • Suma de esfuerzos. La pandemia ha vuelto a confirmar que cuando existen alianzas e involucramiento de todos los sectores se puede afrontar de mejor manera los problemas. Esto se ha hecho evidente con las personas y las empresas. La representante de nexos+1 resalta: “El Cambio Climático también necesita de estas sinergias. Si las personas, las empresas y los gobiernos se unen pueden resolver problemas comunes en menos tiempo, con menos costo y con más impactos”.
  • Innovación empresarial vital. En la actualidad ya es una realidad ver modelos de negocios sostenibles, que generan valor económico con responsabilidad ambiental. La crisis sanitaria ha visibilizado estas iniciativas a través de la incursión de aplicaciones o plataformas tecnológicas para el trabajo, por ejemplo. “En nexos+1 hemos visto innovaciones, como la de Textil del Valle que ve la circularidad como una fuente de nuevos negocios. Ellos producen prendas y frazadas nuevas a base de 20% de fibras de tela reciclada y 80% poliéster de botellas de plástico”, finaliza la directora.






Continúa con tu red social preferida

Al continuar serás un suscriptor gratuito

O continúa tu correo.

Escriba su correo electrónico con el que se suscribió para acceder

Suscríbete

Ya me suscribí.