Estudio de Apoyo Consultoría revela los beneficios que aporta la educación privada al Perú

De acuerdo con el Informe sobre la contribución de la educación privada en el Perú, esta aporta más de 13 mil millones de soles al PIB nacional. Además se señala que 73% de los alumnos que atienden  las instituciones privadas provienen de los niveles socioeconómicos C, D y E.

David Rodríguez Andara
drodriguez@stakeholders.com.pe

En los últimos meses, la educación privada en el Perú ha recibido numerosas críticas de diferentes sectores que, al parecer, desconocen los numerosos beneficios que esta aporta no solo a la economía nacional, sino en la formación de estudiantes que es necesaria para poner en marcha los planes de desarrollo del país.

Sobre esta premisa, la firma Apoyo Consultoría elaboró el Informe sobre la contribución de la educación privada en el Perú, el cual fue presentado en el foro virtual “La Educación Superior en el Bicentenario”, organizado por la Federación de Instituciones Privadas de Educación Superior (FIPES).

Raúl Andrade, director de proyectos de Apoyo Consultoría, fue el encargado de comentar este informe que muestra un amplio panorama de los aportes de la educación privada al PBI peruano, a la recaudación tributaria, a la generación de empleos y al crecimiento económico del país.

Asimismo, el estudio habla de otros aspectos, entre los que destaca como las instituciones educativas privadas atienden a estudiantes que provienen de todos los niveles socioeconómicos, y como los alumnos de estas instituciones presentan mejores indicadores de desempeño que los estudiantes de las instituciones públicas.

Otro punto que se enfatiza en el estudio tiene que ver con el hecho de que las instituciones educativas privadas son necesarias para cubrir la demanda que tiene el sector público de la educación peruana, pues este por sí solo no se daría abasto para cubrir toda la población estudiantil que existe actualmente en el país.

Contribución e impacto en la economía

De acuerdo con cifras del Informe sobre la contribución de la educación privada en el Perú, esta aportó un total de 13,400 millones de soles al PIB nacional en el año 2019, lo cual representó 60% del total del PIB correspondiente al sector de educación.

Otro dato que revela este estudio tiene que ver con el monto de la recaudación tributaria de la educación privada en el Perú que asciende a 1,200 millones de soles, de los cuales 512 millones de soles provienen del aporte de los salarios de profesores. También se menciona que la educación privada agrupa 228 mil docentes en todo el país, lo cual representa 36% del total de educadores a nivel nacional.

Sobre este tema, Raúl Andrade comentó que la educación superior privada impacta 3 veces que la pública en el crecimiento económico nacional, debido a que los egresados de la educación superior, en relación con el mercado laboral, son los que estarían impulsando con mayor fuerza el crecimiento de la economía peruana.

“El aporte del capital humano de los egresados de las instituciones privadas crece más que los de las públicas, y por lo tanto la educación superior privada impacta en términos importantes al crecimiento económico nacional en términos del PIB”, acotó.

Un mejor rendimiento y mayor diversidad educativa

Uno de los hallazgos de este informe de Apoyo Consultoría es que los alumnos de educación básica de las escuelas privadas presentan un mejor rendimiento escolar que los de las públicas, aun cuando el rendimiento escolar de estos ha mejorado en los últimos años.  Esto ha quedado plasmado en los resultados de la Prueba PISA (entre 2009 y 2018) y los resultados de la Prueba ECE (2018-2019) según gestión educativa.

Como señaló Andrade, esta brecha de rendimiento y de mejor calidad en la educación es más amplia en el nivel secundario que en el primario. Además, precisó que este indicador puede llegar a determinar la rentabilidad del capital humano a futuro en el mercado laboral.

Por otro lado, el informe determina que las instituciones educativas privadas en el Perú atienden a alumnos pertenecientes a todos los niveles socioeconómicos. Al respecto, el estudio indica que 73% de la población estudiantil que acude a instituciones privadas proviene de los niveles socioeconómicos C, D y E.

Asimismo se determina que las escuelas privadas llegan al 83% de las provincias del territorio nacional y que existe amplia variedad de escalas en materia de pensiones. Es por ello, que la educación privada resulta accesible por su gama de escalas de pagos. Por ejemplo, el informe resalta que en Lima 54% de los alumnos de colegios privados pagan menos de 350 soles, y en otras regiones 60% de los alumnos de colegios privados pagan menos de 300 soles.

En el caso de la educación superior, el estudio explica que las universidades privadas cuentan hasta con 4 veces más de especializaciones en diferentes carreras que las públicas.

“En la educación superior, los egresados de universidades privadas obtienen un salario mayor a los que provienen de universidades públicas. Además si el individuo asiste a una universidad pública sus ingresos como profesional suelen ser 5.93% menos que los de un egresado de universidad privada en el país”, resaltó.

Subrayó que las universidades privadas no solo son reconocidas en los rankings internacionales, sino que también compiten en calidad, como se ve reflejado en el movimiento intertemporal de los puestos que ocupan en el ranking de universidades nacionales de la Sunedu, en el que 6 de los primeros 10 lugares – incluyendo el primero y el segundo- lo ocupan universidades privadas.

Cobertura de la demanda nacional

En este aspecto, el informe indica que las instituciones privadas educativas son necesarias para poder cubrir la demanda total de estudiantes en todo el país. Sobre este punto, Andrade subrayó que si no existiesen, el Estado tendría que invertir al menos 20 mil millones de soles anuales para poder cubrir toda esa demanda.

“Con esa cantidad de dinero se podrían construir 38 hospitales, equipar 293 mil UCI y fabrica 3.3 millones de balones de oxígeno llenos”, afirmó.

Recordó que el gasto público es el que financia principalmente a la educación pública, a través de los impuestos que paga la población. Este gasto público en educación ha aumentado 1,8 veces desde 2012.

No es necesario regular precios

Por último, Andrade explicó que el informe de Apoyo Consultoría indica que el control de precios no es necesario en el sector educativo peruano, pues esta medida no contribuye con expandir la cobertura, mejorar la calidad de los servicios ni con impulsar los logros educativos de los estudiantes.

“El control de precios en el Perú no es necesario, pues existe una alta dinámica competitiva en las instituciones de educación privada y los costos de la educación superior son los más bajos de la región”, concluyó.  

Etiquetas: ,