Yamina Silva, viceministra de Desarrollo Estratégico de los Recursos Naturales del Ministerio del Ambiente (Minam), cuenta en esta entrevista las expectativas con el empresariado del Perú para sumar esfuerzos en la acción climática. Además, se refiere al enfoque integral que desarrollan para atender con urgencia los desafíos climáticos. 

Por Renzo Rojas
rrojas@stakeholders.com.pe

¿Cómo se viene avanzando desde el Minam para hacerle frente a la amenaza del cambio climático? 

Las metas propuestas por el Perú tienen un horizonte de implementación para el año 2030. Por ello el Gobierno peruano viene implementando medidas de mitigación que no solo contribuyen a la reducción de emisiones de GEI, sino también al logro de las metas sectoriales. Entre ellas tenemos, por ejemplo, la implementación de nuevas instalaciones de generación de energía renovable; los corredores segregados; el Programa Nacional de Conservación de Bosques que, a través de las transferencias directas condicionadas, apoya económicamente a las comunidades nativas y campesinas tituladas para favorecer la reducción de la deforestación; entre otros. 

Respecto a las medidas de adaptación, ¿en qué se enfocan? 

Permitirán desarrollar la resiliencia o la capacidad de los sistemas sociales, económicos y ambientales para afrontar un fenómeno, tendencia o perturbación peligrosos que hagan posible responder o reorganizarse de modo que mantengan su función esencial, su identidad y su estructura y conserven, al mismo tiempo, la capacidad de adaptación, aprendizaje y transformación. En ese sentido, el nivel de resiliencia en nuestro país es algo que se viene desarrollando mediante la implementación de las medidas de adaptación. 

Una articulación intersectorial es clave en el tema. ¿En qué espacios vienen trabajando para desarrollar todas esas medidas? 

La articulación entre las diversas instituciones requiere de espacios de diálogo y coordinación en los que participen todos. Es una necesidad importante para que la intervención en estos ámbitos se encuentre alineada y sea efectiva para hacer frente a los impactos del cambio climático. Por ello, se cuenta con una gobernanza climática que se viene fortaleciendo a través de diferentes espacios. 

Uno de ellos es la Comisión de Alto Nivel de Cambio Climático (CANCC) creada en el 2020. ¿Qué otros fortalecen este aspecto? 

Exacto. La CANCC es el espacio a nivel ministerial de carácter permanente que nos permitirá proponer las medidas de adaptación y mitigación al cambio climático y las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC). También la Comisión Nacional sobre Cambio Climático, cuyo objetivo es realizar seguimiento del cumplimiento de los compromisos internacionales asumidos por el Estado peruano en esta materia. Y figura, además, la Plataforma de Pueblos Indígenas para enfrentar el Cambio Climático. Aquí el objetivo es que los pueblos indígenas articulen, sistematicen e integren sus propuestas en estas medidas, así como sus conocimientos tradicionales y ancestrales.

Por otro lado, ¿cómo ven la disposición y el potencial del sector privado peruano para contribuir en la lucha contra el cambio climático? 

Desde el Minam vemos apertura por parte del sector privado en sumarse a la acción climática e interés de ser parte del aumento de ambición que tenemos como país frente a nuestros compromisos climáticos. Actualmente, tenemos instrumentos que promueven y reconocen las acciones empresariales que impactan positivamente a la gestión del cambio climático como la gestión de residuos y la huella de carbono. 

¿Qué resultados tienen en la actualidad con la plataforma Huella de Carbono Perú? 

Desde su implementación en el 2020 a la fecha, cuenta con 763 organizaciones inscritas, de las cuales 360 han reportado más de 14 millones de toneladas de CO2 equivalentes (tCO2e) en total. Esto demuestra que existe disposición del sector privado en empezar a gestionar su huella de carbono e ir implementando acciones para reducir su impacto al cambio climático, progresivamente. 

En ese sentido, ¿qué resalta en los Acuerdos de Producción Limpia en Materia de Residuos Sólidos (APL)? 

Sobre los APL, desde el año 2018 a la fecha, se han suscrito un total de 17 acuerdos, por los cuales las organizaciones se han comprometido a implementar acciones bajo un enfoque de economía circular, reduciendo así su impacto y aumentando la competitividad de sus operaciones. Cabe resaltar que, cuatro de dichas empresas cuentan con el sello de reconocimiento por el cumplimiento del 100% de las metas comprometidas; mientras que, a la fecha, seis acuerdos se encuentran en proceso de revisión y suscripción. 

¿Con qué otros puntos de encuentro cuentan para fomentar la participación del empresariado en Perú?

 El Minam viene liderando y participando en diferentes espacios de trabajo que promueven la articulación del sector privado en la acción climática. Figura el Grupo Impulsor Permanente del sector privado y financiero, una instancia de articulación de gremios para facilitar la implementación de las medidas de mitigación y adaptación al 2030, a través de la activa participación en la Comisión Nacional sobre Cambio Climático. 

Además, el Grupo de Trabajo Especializado de Finanzas Climáticas, que busca la articulación con el sector privado financiero con la finalidad de identificar y desarrollar las líneas de acción necesarias para aumentar la participación de dicho actor en el financiamiento de la acción climática alineada a la implementación de las NDC. A ello se suma el Proceso participativo “Dialoguemos Empresariales”, para fortalecer la articulación entre el sector público y privado en acciones concretas que conlleven a la identificación de oportunidades de negocio rentables y sostenibles. 

Por otra parte, se está en camino a contar con una Estrategia Nacional ante el Cambio Climático al 2050. ¿Cuál es el status al respecto? 

Actualmente, venimos trabajando en la actualización de esta Estrategia a fin de orientar el cumplimiento de las NDC para garantizar un desarrollo sostenible, resiliente al clima y bajo en carbono en beneficio de la ciudadanía. 

Desde el Minam vemos apertura por parte del sector privado en sumarse a la acción climática e interés de ser parte del aumento de ambición que tenemos como país frente a nuestros climáticos.

¿Qué bases o insumos están considerando para esta actualización? 

Un insumo para este propósito es el Plan Nacional de Adaptación, instrumento que orienta el proceso de la adaptación al cambio climático a nivel nacional a través de un modelo iterativo de mejora continua de gestión del riesgo ante los efectos del cambio climático. Este documento contiene información de riesgos climáticos actuales y futuros en cinco áreas temáticas, medidas de adaptación, mecanismos de implementación, monitoreo y financiamiento, y acciones para asegurar su comunicación efectiva. 

De igual modo, contamos con el Estudio Técnico para la Carbono Neutralidad, realizado por la Universidad del Pacífico y la Universidad de Costa Rica con el apoyo del 2050 Pathways Platform y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que es un importante insumo para los tomadores de decisiones de apostar por la acción climática para una recuperación sostenible en el Perú.

Para concluir, el compromiso peruano apunta a la carbono neutralidad al 2050. ¿Qué tan factible es este objetivo? 

Los resultados de este Estudio nos indican que la descarbonización al 2050 es posible y que los beneficios de alcanzarla son mayores a las inversiones adicionales que requiere, a pesar de las incertidumbres existentes. En ese sentido, se estima que la carbono neutralidad podría generar al Perú un beneficio neto de US$140 mil millones a mitad de siglo.







Continúa con tu red social preferida

Al continuar serás un suscriptor gratuito

O continúa tu correo.

Escriba su correo electrónico con el que se suscribió para acceder

Suscríbete

Ya me suscribí.