Generar indicadores propios es una opción válida ante la falta de una estandarización de criterios para la gestión de riesgos ASG, pero es importante conocer la base sobre la cual se crearon y qué buscan las empresas con estos indicadores, como explica Augusto De la Cruz, Financial Accounting Advisory Services & Climate Change and Sustainability Services Partner de EY Perú.

POR JAVIER CHOURIO
jchourio@stakeholders.com.pe

Todo el que quiera manejar los riesgos ASG debe tratar de alinearse a un estándar existente, porque los inversores que buscan empresas que no están cotizadas esperan encontrar en ellas los mismos niveles de información y métricas ambientales, sociales y de gobernanza que encuentran en las que sí lo están.

Augusto De la Cruz Financial Accounting Advisory Services & Climate Change and Sustainability Services Partner de EY Perú

Así lo expresa Augusto De la Cruz, Financial Accounting Advisory Services & Climate Change and Sustainability Services Partner de EY Perú, quien explica que la pandemia ha dejado ver nuevos riesgos emergentes que se unen a los que ya venían dándose desde hace años a nivel global, y que en Perú incluso se venían realizando acciones desde gremios al respecto, como por ejemplo, la Cámara de Comercio Americana del Perú, para integrar todos los factores financieros y de negocio, llamados de capital económico, con los factores ASG.

De la Cruz coincide con los expertos que expresan que a partir de la pandemia ha crecido el interés por la inversión responsable, y también cree que este interés inició muchos antes porque el mercado va a separar a quienes dejen de lado los criterios ASG, a tal punto que corren el riesgo de desaparecer.

“No solo corren el riesgo de perder crédito y capital, los clientes te van a ‘pasar factura’ porque el consumidor de ahora también está atento a estos temas. Una empresa por muy buenas métricas financiera que tenga, si no tiene desarrollado sus factores ASG, nadie va a querer invertir en ella. Entonces es poder tener todos los principios de ASG bien amarrados, quizás no controlados porque a veces es complicado, pero sí bien identificados para a partir de allí encontrar las cosas que permitan enfrentar esos riesgos”, refiere.

Dispersión de criterios

De la Cruz ve en general poca uniformidad en relación con la información sobre criterios ASG, por tanto recomienda una estandarización a futuro para que todos los stakeholders (comunidad, empleados, clientes, dueños de empresas y reguladores) puedan tener una lectura similar sobre las métricas ASG que reporten, independientemente del tipo de industria.

“Porque un año a las áreas de ASG se les ocurre hablar sobre inversión en comunidades y al siguiente sobre salud, entonces no tienes cómo comparar y hacer seguimiento como lo haces con las métricas financieras”, explica el experto de la consultora EY.

Pese a eso, recuerda que la Superintendencia del Mercado de Valores (SMV) actualizó la regulación para que los reportes estén muchos más alineados a los estándares globales y, aunque la actualización no conlleva una rigurosidad similar a la exigida con la información financiera, desde ya muchos directores están dando relevancia a que la información no financiera sea fidedigna, lo que permite una mejor gestión de riesgos.

“Las empresas mineras están desarrollando herramientas internas que les permiten tener una medición de sus métricas no financieras y que sus indicadores ambientales, sociales o de gobernanzas estén alineados”, recalca De la Cruz.

Criterios propios y gestión de riesgos

La generación de algunos indicadores propios es una opción válida ante la falta de una estandarización de criterios para la gestión de riesgos ASG, pero es importante conocer la base sobre la cual se crearon y qué buscan con estos indicadores.

Un ejemplo de ello, según dice De la Cruz, pueden ser entidades que manejan riesgos sociales y definen 16 indicadores sobre este aspecto, de los cuales 14 están sobre la base de lo que dice el Global Reporting Initiative (GRI) y dos son creados porque no han encontrado lo adecuado en el GRI. “Lo importante es tratar de alinearse a los estándares que se conocen a nivel global y si quiere definir criterios propios, que sean explicados”, acota.

Comenta que esto genera que haya nuevas estrategias de negocio, marcadas por la innovación, que se articulan generando valor a largo plazo de una manera distinta, no sólo a través de los ratios financieros.

Puntualiza que los factores ASG influyen tanto en el front office como en el back office y por eso algunas empresas terminan apartando a algunos de sus mejores clientes porque no están alineados a su visión ASG.







Continúa con tu red social preferida

Al continuar serás un suscriptor gratuito

O continúa tu correo.

Escriba su correo electrónico con el que se suscribió para acceder

Suscríbete

Ya me suscribí.