Siete claves para desarrollar negocios en países emergentes en favor del desarrollo sostenible

La Red Española del Pacto Mundial ha establecido siete claves para la internacionalización del desarrollo empresarial, bajo un enfoque de sostenibilidad y la Agenda 2030. En ellos se aborda aspectos como las finanzas sostenibles, la innovación, la articulación de alianzas, entre otros temas.

De acuerdo a la Comisión de Comercio y Desarrollo Sostenible, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) pueden representar un movimiento de 12 billones de dólares a nivel global, con la posibilidad de que sea el doble o el triple.

La elaboración de estas claves tiene como punto de partida la oportunidad que ofrece el desarrollo de negocios en países emergentes en beneficio del financiamiento de los ODS, ya que se ha identificado que el 50 % de oportunidades para este tipo de inversiones se halla en economías emergentes, por lo que es necesario llevar a cabo un proceso de internacionalización. 

A continuación, las siete propuestas de la Red Española del Pacto Mundial:

El primero tiene relación con el análisis particular de cada lugar donde se haya de invertir. Es importante ser conscientes de las fortalezas y debilidades de cada territorio, para así alinear prioridades acorde a las necesidades específicas de cada país. Para ello, proponen valerse de informes anuales como el de la Human Rights Watch, valioso para conocer sobre los problemas de derechos humanos de cada país, o el SDG Index, que sirve de medición para saber cómo va cada nación en el desarrollo de todos los ODS.

El segundo es considerar el marco normativo de cada país, así como las estrategias al respecto. Los negocios relacionados a la sostenibilidad tienen ventajas por su naturaleza, ya que son adelantados en tanto a futuras normas que se implementen. Sin embargo, siempre existen riesgos operacionales y legales, los cuales se deben de tener en claro antes de las inversiones.

Basar los modelos de negocios en aquellos temas importantes del desarrollo sostenible son una tercera clave. Economía circular, energías renovables, negocios inclusivos, etc., son aspectos oportunos a invertir y requieren a la vez resiliencia por parte de sus gestores, teniendo en cuenta que en el futuro estos serán los más perdurables.

La innovación de productos y servicios constituye otro punto vital. Y es que fijar empresas en el entorno de los ODS requiere innovar constantemente. En ese sentido, estos se deben de adaptar a las necesidades que van surgiendo en cada contexto particular. António Guterres, Secretario General de la ONU, señaló anteriormente que innovar es fundamental para avanzar en esta Década de Acción al 2030.

Quinto es el establecimiento de alianzas a nivel local, con proveedores, distribuidores, competencia y más. La articulación importa mucho para fortalecer la cadena de valor global de la empresa. Y en esa línea, también radica una sexta clave que es formar toda esta cadena de valor en los Diez Principios del Pacto Mundial y los ODS, lo que significará tener procesos y actividades de la empresa con sólidas bases responsables.

Finalmente, están las finanzas sostenibles que propician el desarrollo a nivel local y son vitales para la financiación de la Agenda 2030. Hay que tener en cuenta que, según el Fondo Monetario Internacional, anualmente se necesita entre dos a cuatro billones de dólares más para la consecución de los ODS con miras al 2030.