Una medida cautelar dictada en febrero de este año por un controvertido juez resuelve que se le entregue la concesión de Pariñas (Talara) a Gastalsa, una empresa a la que el Estado peruano le resolvió el contrato en 2009 porque incumplió con lo pactado

Uno de los anhelos de los piuranos es contar con gas natural domiciliario, un servicio que por ejemplo ya reciben ciudades como Lima. Sin embargo, este sueño se ha estancado debido a un fallo judicial que pone en riesgo todo el proceso de masificación del gas natural en la región norteña. Aunque hace tres años, en 2019, la empresa Gasnorp —filial de la colombiana Promigas— obtuvo la concesión para brindar este servicio en Piura, en febrero de este año una resolución de un juez de Talara desestabilizó todo el proceso.

Para entender este asunto hay que remitirse a 1998, cuando el Estado peruano le otorgó la concesión para distribuir gas natural en Pariñas (Talara) a la empresa Gas de Talara (Gastalsa). No obstante, en 2009, debido a que no cumplió con instalar 10 mil conexiones domiciliarias ni invertir USD 5 millones, el Estado declaró la caducidad del contrato. 

Desde ese año, Gastalsa inició una demanda contra el Ministerio de Energía y Minas (Minem) alegando que la caducidad de su concesión había sido arbitraria. Luego de idas y vueltas judiciales, y a pesar de fallos que reiteraban la caducidad de la concesión, en febrero de este año el juez José Efraín Carrasco Villegas, titular del Juzgado Civil Permanente de Talara, emitió una medida cautelar a favor de Gastalsa. 

Dicha medida cautelar ordena restituir la concesión de gas natural en el distrito de Pariñas a Gastalsa. Es decir, ordena que se le quite parte de la concesión otorgada en 2019 a la empresa Gasnorp. Además, ordena que se valoricen y entreguen a Gastalsa los ductos existentes de gas natural en la zona. En síntesis: esa medida significa un duro revés para los piuranos, como veremos más adelante. 

¿Una empresa fantasma?

Según información de la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (Sunat), Gastalsa mantiene una deuda coactiva con el Estado peruano por más de 28 mil soles, por pagos no efectuados a la ONP. Asimismo, no registra trabajadores desde hace más de un año y estuvo en condición de no hallada y no habida durante 9 años. Su dueño y gerente general es Edgard David García Niño. 

García Niño, de 56 años, es además gerente general de Prodigas SAC y de la Constructora e Inversiones Dagani & GG Asociados. El gerente de Gastalsa no está inscrito como persona natural en la base de datos de la Sunat y carece de RUC. Estuvo afiliado hasta el año pasado en el Partido Nacionalista Peruano, fundado por el expresidente Ollanta Humala; y postuló sin éxito al Congreso en 1995 por la alianza electoral Apertura para el Desarrollo Nacional-Partido Socialista.

Deuda de Gastalsa reportada en SUNAT.

Una de las acusaciones más graves contra la empresa Gastalsa y su dueño proviene de ciudadanos de Talara, quienes argumentan con documentos en mano haber comprado “acciones fantasma” y haber pagado adelantos por un servicio de gas natural domiciliario que nunca recibieron.  

Uno de los afectados fue la familia del periodista talareño Luis Enrique Coello, quien en varias oportunidades ha denunciado en su programa periodístico que su padre compró acciones de la empresa Gastalsa y pagó adelantos de dinero por un servicio que nunca recibieron. 

Pero no ha sido el único. Recientemente, el ciudadano Carlos Castro Huancayo ha anunciado en Radio Fuego de Talara que ha formado un comité de afectados por la empresa Gastalsa para pedirle cuentas a García Niño por las acciones compradas por sus familiares y por los adelantos de dinero efectuados. 

“Somos los hijos de las personas que tienen documentos que acrediten las compras de acciones [a Gastalsa] y por derechos de instalación [de gas domiciliario]. Vamos a pedirle al señor David García cuentas de todas nuestras acciones”, dijo Castro. 

El efecto sobre la tarifa domiciliaria y la electricidad

La medida cautelar dictada por un controvertido juez de Talara a favor de Gastalsa impacta directamente sobre las tarifas de gas domiciliario. ¿Cómo así? Pues resulta que las bajas tarifas domiciliarias de gas natural para Piura se subsidian en parte gracias a las ventas del gas natural a las empresas de Talara, principalmente a la Refinería de Talara. 

Es decir, si Gastalsa se queda con la concesión de Pariñas (Talara) significa que las tarifas de gas domiciliario se incrementarán hasta en un 78 %, como lo ha señalado Gasnorp en un reciente comunicado. La actual concesionaria ha señalado que su compromiso es  invertir cerca de USD 240 millones para beneficiar inicialmente a 300,000 piuranos. En lo que va de la ejecución del proyecto ya ha invertido USD 130 millones y ha beneficiado a más de 25,000 personas en la región. 

Pero no es el único efecto nefasto para la región. Pues resulta que uno de los ductos que la medida cautelar ordena que se le entregue a Gastalsa es de propiedad de Enel. Se trata de un ducto de uso propio adquirido en 1996 y que abastece únicamente a la Central Térmica de Malacas, que produce energía eléctrica para el sistema interconectado. 

Ciudadanos de Talara protestando contra el posible cierre de Malacas.

La empresa de generación eléctrica ha afirmado que si le expropian su ducto tendrán que cerrar sus operaciones, debido al encarecimiento de sus costos. ¿Las consecuencias? Unos 400 trabajadores directos e indirectos perderán su empleo, el fisco peruano dejará de percibir 14 millones de soles y se acabarán los programas en educación, salud y medioambiente que actualmente benefician a las comunidades de influencia de Talara. 

Por su parte, García Niño ha dicho que sí tienen un respaldo financiero para ejecutar el proyecto de masificación de gas natural en Pariñas y que cuentan con el respaldo de Corporación Uno, una empresa colombiana de la que existe poca información sobre su experiencia en el sector. Mariano Rey, de Corporación Uno, y García Niño han afirmado en los medios de comunicación que no le quitarán el ducto a Enel; sin embargo, hasta ahora no han pedido ante el Poder Judicial que lo excluyan del proceso legal. 

La próxima audiencia que podría definir el futuro del gas domiciliario en Piura se realizará este lunes 18 de julio en la Corte Superior de Justicia de Sullana, luego de dos reprogramaciones. En la última audiencia frustrada, decenas de trabajadores de Enel y residentes de las comunidades de Talara llegaron hasta la Corte de Sullana para exigir justicia. Una justicia que haga honor a su nombre: dar a cada quien lo que le corresponde.  







Continúa con tu red social preferida

Al continuar serás un suscriptor gratuito

O continúa tu correo.

Escriba su correo electrónico con el que se suscribió para acceder

Suscríbete

Ya me suscribí.