La jornada inició a las 10 a.m. con una feria de orientación, en la que participaron diversas instituciones y programas.

Cada domingo XXXIII del Tiempo Ordinario, la Iglesia en el mundo celebra la Jornada Mundial de los Pobres, cuyo lema de este año es “Jesucristo se hizo pobre por ustedes” y tiene como finalidad reflexionar sobre nuestro estilo de vida y promover la solidaridad entre nosotros, compartiendo lo poco que tenemos con quienes no tienen nada, como signo de amor al prójimo.

Ante ello, Cáritas Lima, brazo social del Arzobispado de Lima, organizó la VI Jornada Mundial de los Pobres, evento que se llevó a cabo el pasado domingo 13 de noviembre en el Oratorio Don Bosco del Rímac y reunió a más de 400 adultos mayores en situación de pobreza, beneficiarios de comedores parroquiales de los distritos de Cercado de Lima, El Agustino, La Victoria, Surco y el Rímac, para brindarles servicios gratuitos, almuerzo, eucaristía y una tarde de esparcimiento.

Durante la semana previa al evento, se realizaron dos pre-campañas con el apoyo de SISOL y el CETPRO Montserrat, donde se brindó atención médica y corte de cabello gratuitos a más de 100 adultos mayores vulnerables de las parroquias Santa Magdalena Sofía Barat, en El Agustino, y el comedor Niño Jesús de Praga, en Barrios Altos. 

La jornada inició a las 10 a.m. con una feria de orientación, en la que participaron diversas instituciones y programas, entre ellos, la Dirección de Personas Adultas Mayores – DIPAM, el Programa Volver a Casa de la Municipalidad de Lima, la Plataforma de Atención de Servicios Sociales (PASS), el servicio MI60+ del MIMP, CIAM Lima y Rímac, Pensión 65, SAMU y el MINSA, brindando orientación sobre programas sociales, atención médica, farmacia, vacunación, y hasta corte de cabello, gracias a las alumnas voluntarias del CETPRO Salesiano Don Bosco.

Al mediodía, se realizó la eucaristía a cargo de Monseñor Guillermo Cornejo, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Lima, quien aplaudió la labor de Cáritas Lima y de cada una de las instituciones participantes, por cuidar y velar por el bienestar de los más necesitados.

Luego de ello, de la mano de los voluntarios y colaboradores, se repartió el almuerzo entre los asistentes, acompañado de números musicales que alegraron la tarde y pusieron a bailar a más de uno, cerrando este gran evento con broche de oro.







Continúa con tu red social preferida

Al continuar serás un suscriptor gratuito

O continúa tu correo.

Escriba su correo electrónico con el que se suscribió para acceder

Suscríbete

Ya me suscribí.