Adriana Urrutia, Presidenta de la Asociación Civil Transparencia, reflexionó acerca del rol de las empresas y el estado para la construcción de un país sostenible. 

El tercer día de #CADEejecutivos – 60 Ediciones, evento organizado por IPAE Acción Empresarial, dio inicio con la sesión “Hacia un sistema político que funcione”, liderado por Adriana Urrutia, Presidenta de la Asociación Civil Transparencia.

La especialista profundizó sobre la urgencia de una institucionalidad sólida en democracia, así como también realizó propuestas para enfrentar la captura de los partidos políticos y enumeró las reformas políticas esenciales para que el sistema político funcione y el rol de los políticos y empresarios para lograrlo.

Urrutia comenzó su exposición haciendo un recuento de los hechos que han conducido al debilitamiento del sistema político peruano, entre ellos, la disolución del Congreso, el haber tenido 5 mandatarios en 4 años, entre otros. Además, hizo referencia a los intentos del Ejecutivo y Legislativo de vulnerar el equilibrio de poderes, ataques a la libertad de prensa y de expresión, actos de corrupción en todos los niveles de gobierno, debilidad de partidos políticos, etc.

Asimismo, ahondó en el tema de los discursos de violencia a raíz de las discrepancias ideológicas, especialmente en los espacios digitales. Como resultado, las redes sociales muestran que se ha perdido la capacidad de conversar sobre temas en los que hay desacuerdo y esto se traslada a otros planos, como el político. 

“En el país hay intentos constantes de exclusión de pensamientos distintos, lo que ha generado un deterioro del debate público, limitaciones al trabajo de la prensa y un clima de hostilidad contra quienes ejercen el periodismo”, compartió.

Añadió que la democracia está bajo acecho porque los peruanos no confían en nada ni en nadie y porque la vulneración de la democracia es un tema frente al que muy pocos reaccionan. Asimismo, aseguró que la relación entre confianza interpersonal y confianza en las instituciones es directa.

“Poder confiar en los demás depende de varios factores, en un país tan profundamente desigual como el nuestro construir confianza se vuelve un desafío si no se atienden las brechas existentes”, resaltó. 

Finalmente, llamó a reflexionar sobre su responsabilidad en esta situación. “Hemos defendido un modelo de crecimiento que ha dejado de lado el fortalecimiento de las instituciones y se han dejado de lado reformas institucionales y políticas clave que permitan tener otras reglas de juego”, señaló. 







Continúa con tu red social preferida

Al continuar serás un suscriptor gratuito

O continúa tu correo.

Escriba su correo electrónico con el que se suscribió para acceder

Suscríbete

Ya me suscribí.