Baltazar Caravedo
Docente de la PUCP

Al revisar el proceso peruano del siglo XX encontramos una década que nos puede resultar sumamente interesante para reflexionar sobre el colapso en el que estuvimos hace casi un siglo y lo que podría avecinarse, aunque en un contexto distinto y con nuevos elementos.

El 22 de agosto de 1930, mediante un levantamiento militar desde Arequipa, el comandante Sánchez Cerro derrocó al presidente Leguía. Entre los principales puntos de su manifiesto figuraban la descentralización y la democratización de la vida pública peruana, documento que según se dice, fue redactado por José Luis Bustamante y Rivero (arequipeño quien llegaría a ser presidente del Perú en 1945). Desde el comienzo se dieron pugnas entre los que conducían y respaldaban al nuevo gobierno. Algunos consideraron que el manifiesto ataba de manos al nuevo presidente. 

A fines de noviembre de 1930 Sánchez Cerro convocó a elecciones presidenciales y, asimismo, a una Asamblea Constituyente, con el argumento de que la Constitución de 1920 era “leguiísta” y que no representaba la “aspiración nacional.” Para redactar una propuesta de Carta Constitucional, el gobierno nombró una comisión que estuvo presidida por Manuel Vicente Villarán, opositor a Leguía y ligado al antiguo Partido Civil. El Proyecto de la Comisión Villarán fue criticado por los arequipeños por conservador y anticuado. Desde el Cusco David Samanez Ocampo, anteriormente ligado al Partido Demócrata de Piérola y ex montonero, cuestionó el apoyo a Sánchez Cerro. 

Había un sentimiento de frustración que experimentaron los sureños. Empezó a crecer el sentimiento y la necesidad de crear un nuevo movimiento político y militar para desalojar a Sánchez Cerro. Los oficiales de las guarniciones militares del sur se compenetraron con los puntos de vista de los empresarios regionales de Arequipa y el sur. Hubo varias reuniones entre ellos. El 20 de febrero de 1931 estalló en Arequipa el movimiento militar y político para derribar a Sánchez Cerro. Se formó una Junta de Gobierno en Arequipa que recibió el apoyo del Partido Descentralista de Cusco y Puno, y de las guarniciones respectivas. Sánchez Cerro no tuvo fuerza suficiente para frenar el movimiento insurreccional de Arequipa. El 27 de febrero la Marina designó como presidente de una Junta Transitoria al presidente de la Corte Suprema de Lima. 

El 5 de marzo, el comandante Gustavo Jiménez derrocó a la Junta Transitoria de Lima. Después de los cambios operados en el Gobierno de Lima, este y la Junta de Gobierno de Arequipa lograron conformar una Junta Nacional de Gobierno que se instaló el 10 de marzo de 1931 y que fue presidida por David Samanez Ocampo. Se convocó a Elecciones Presidenciales y a un Congreso Constituyente para el mes de octubre de ese año. Luego del proceso electoral Sánchez Cerro fue declarado presidente y se instaló el Congreso Constituyente en diciembre. 

Entre febrero y marzo de 1932 se expulsó definitivamente a 21 Parlamentarios Apristas y un Descentralista del Congreso. Ese mismo año se produjo un levantamiento aprista en Trujillo que fue derrotado por los militares y hubo fusilamientos a los militantes del APRA. En 1933 se aprobó la nueva Constitución que dejó fuera de la ley a las organizaciones políticas de carácter internacional (Partido Aprista y Partido Comunista). Ambas organizaciones pasaron a la clandestinidad. En abril de 1933 Sánchez Cerro es asesinado. El Congreso nombra al General Benavides presidente del Perú. De acuerdo con la nueva Constitución en 1934 se convocó a elecciones departamentales que fueron postergadas y ocurrió lo mismo en 1935. En 1936 se convocó elecciones generales. Se suspendió el conteo de votos porque el candidato que iba ganando había sido respaldado por el APRA. Ese mismo año el Congreso se auto disuelve y deja a Benavides con capacidades legislativas hasta 1939. Se suspenden las relaciones con Ecuador. Ese mismo año, 1939 son convocadas elecciones generales que ganó Manuel Prado.







Continúa con tu red social preferida

Al continuar serás un suscriptor gratuito

O continúa tu correo.

Escriba su correo electrónico con el que se suscribió para acceder

Suscríbete

Ya me suscribí.