Los teléfonos reacondicionados reducen el impacto ambiental en comparación con la fabricación de nuevos equipos. Permiten a los usuarios adquirir móviles de alta gama a precios más accesibles y con mayor garantía.

Midsection of businessman with two smarphones

Cada vez más compañías y usuarios apuestan por dar una segunda vida a los teléfonos móviles. Según la consultora Counterpoint Research, la venta de dispositivos reacondicionados ha crecido un 15% el año pasado.

Los móviles reacondicionados esperan convertirse en una alternativa más económica y sostenible en el mercado, el cual se ha expandido especialmente en la región de Asia y el Pacífico y en Europa, según la firma Persistence Market Research.

“El reacondicionamiento de aparatos electrónicos ha surgido como una alternativa más económica y sostenible frente a los dispositivos nuevos”, señala Nathanaël Berbessou, General Manager de Back Market España, un servicio de productos reacondicionados. 

¿Pero a qué se debe su éxito? Berbessou explicó que el crecimiento de este tipo de mercado se debe al contexto de inflación y el modelo de consumo actual insostenible a largo plazo. 

Otra de las claves del éxito es la subida de precio de los teléfonos nuevos. Y es que la industria del ‘smartphone’ se ha visto afectada por la escasez de algunos productos, los retrasos en los envíos y el incremento de los precios del transporte causado por el encarecimiento de materias primas y los precios de la energía.

“Algunos modelos de gama media y alta de compañías como Apple y Samsung están fuera del alcance de muchos usuarios, que tienden a buscar alternativas como el mercado reacondicionado o de segunda mano para conseguirlos”, explicó Félix Martín Aguilar, CEO y cofundador de Aliqindoi. A ello se suma que estos móviles suelen contar con una garantía que normalmente supera el año.

Lucha contra el impacto medioambiental 

Además de los beneficios económicos, hay usuarios que optan por este dispositivo por motivos medioambientales. Y es que al optar por un móvil reacondicionado, se ahorra la extracción de 243 kilogramos de materias primas, lo que equivale al peso de 12 bicicletas. La venta de electrónica reacondicionada ha evitado además la emisión de 803.000 toneladas de dióxido de carbono en 8 años de actividad.

Mientras tanto, aún hay personas compran y desechan cada vez más aparatos. En el 2019 se generaron 53,6 millones de toneladas de basura electrónica en todo el mundo, según Naciones Unidas (ONU). Se espera que en 2030 esta cifra alcance las 74,7 millones de toneladas.

Los móviles reacondicionados, un proceso innovador

Los móviles reacondicionados tienen entre 18 y 24 meses de antigüedad, según Berbessou. Estos teléfonos pasan por un proceso exhaustivo de revisión para garantizar que están en buen estado. 

«Antes de ponerlo en venta, se hace una apertura física del dispositivo y se realizan unos chequeos para comprobar que es un equipo que no está mojado, golpeado y que no tiene ningún elemento que haya sido dañado”, cuenta. Luego, se hacen algunas pruebas para garantizar que el dispositivo funciona correctamente.







Continúa con tu red social preferida

Al continuar serás un suscriptor gratuito

O continúa tu correo.

Escriba su correo electrónico con el que se suscribió para acceder

Suscríbete

Ya me suscribí.