Patricia Stuart: «La Ulima cultiva la ética, la equidad de género y la diversidad en su alumnado»

La exdirectora de la Escuela de Negocios de la Ulima afirma que esta acción forma parte de la adecuación de la universidad con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Por Rudy Chávez
rchavez@stakeholders.com.pe

En esta entrevista, la decana de la Facultad de Ciencias Empresariales y Económicas de la Universidad de Lima (Ulima), Patricia Stuart, habla sobre lo que será el 7° Encuentro Regional PRME para Latinoamérica y el Caribe «Transformando la ética en acción» (18, 19 y 20 de septiembre), así como también del trabajo que viene realizando la universidad dentro del marco de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, con relación a la promoción de la ética, la equidad de género y la diversidad entre su comunidad estudiantil.

—¿En qué consiste este 7° Encuentro Regional PRME para Latinoamérica y el Caribe «Transformando la ética en acción»?

Este evento está enfocado en reunir a la comunidad académica y universitaria de Administración de América Latina y el Caribe para discutir sobre el cumplimiento de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. El primer día de este foro estará centrado en el eje de Integridad, donde expondrán el director ejecutivo de Proética, Walter Albán; el responsable del Capítulo PRME de Latinoamérica y el Caribe, Norman de Paula Arruda Filho; y el Head Local Networks Americas de la United Nations Global Compact, Javier Cortés.

El segundo día girará alrededor del eje de Sostenibilidad, en el que disertarán el director asociado del MIT-Harvard Public Disputes Program y Managing Director del Consensus Building Institute, David Fairman; el presidente de la Unión de Responsabilidad Social Universitaria Latinoamericana (URSULA), François Vallaeys; y el consultor de la International Finance Corporation (IFC) del World Bank (WB), Alexandre Di Miceli.

Finalmente, en el último día se abordará el eje de Diversidad, el cual contará con la intervención de la directora de Planificación y Acreditación de la Ulima, Elsie Bonilla; del director general de la GSA LATAM, Alberto Saco; y de la Senior Manager del PRME de la United Nations Global Compact, Florencia Librizzi.

—¿Por qué el eslogan «Transformando la ética en acción»?

La Ulima está utilizando este eslogan porque quiere inculcar en su alumnado no solo una ética desde un enfoque estrictamente teórico, sino también desde un punto de vista práctico. Esta acción tiene como meta ayudar a construir una sociedad sin corrupción, equitativa y respetuosa de la diversidad, es decir, una sociedad sostenible que pueda hacer posible que el Perú se convierta en un Estado miembro de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Sostenible).

—¿Qué producción científica expondrá la representación de la Ulima en este foro?

La participación académica de la Ulima en este foro estará centrada en la igualdad de género y la diversidad. En mi caso particular, presentaré una investigación titulada «Camino a la equidad de género: Mujeres en los directorios», investigación en la que analizo la participación gerencial femenina en el Perú con el propósito de explicar por qué una mujer tiene tanta dificultad en llegar a un puesto de poder en el país.

Por otra parte, también expondrá la directora de Planificación y Acreditación de la Ulima, Elsie Bonilla, quien presentará un estudio de caso titulado «La diversidad en la Ulima», estudio cuya finalidad es exhibir el grado de compromiso que tiene la universidad con la diversidad.

—Precisamente, en la entrada de la Ulima está colgado un letrero que reza la siguiente advertencia: «La Ulima prohíbe cualquier tipo de discriminación».

¡Por supuesto! La Ulima está contra cualquier tipo de discriminación y respeta escrupulosamente la diversidad de género, política, confesional y filosófica de su comunidad, lo cual se refleja en su política universitaria.

—En un contexto en el que campean la falta de transparencia y la corrupción institucionalizada, ¿qué tan relevante cree usted que es la realización de un evento como este?

La corrupción, que ahora está sobre el tapete en el Perú, ha llevado a que la Ulima discuta, investigue y analice la ética y la corrupción en el país. Casi de forma natural, la universidad ha trasladado este debate a este 7° Encuentro Regional PRME para América Latina y el Caribe, en el que además participarán la Universidad ESAN (UESAN), la Universidad del Pacífico (UP) y la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP).

La Ulima está tan comprometida con la promoción de la ética y la lucha contra la corrupción que inclusive su rector, Óscar Quezada, dio una directiva para alinear el plan estratégico de la universidad con la Agenda 2030, lo cual ha llevado a que cada carrera que se dicta aquí lleve un curso obligatorio de Ética. Con esta medida, la universidad busca que el alumno reflexione sobre cómo depurar al sector público y al sector privado de la corrupción para contribuir con la edificación de una sociedad sostenible.

Lo que ahora está pasando en el Perú demuestra que el Estado necesita ser manejado por gente con ética para desaparecer la pérdida que genera la corrupción, pérdida que oscila entre el 0,5 y el 0,8 % del PBI, lo que equivale a USD 1000 000 000 en inversión. Por esta razón, la Ulima, por medio del PRME (Principles for Responsible Management Education), está cultivando la ética en su alumnado, el cual, por  propia iniciativa, ha creado el Círculo de Diálogo y Ética Empresarial, donde periódicamente invitan a un empresario de éxito para que este cuente cómo ha introducido la ética, la equidad de género y el respeto por la diversidad dentro de su organización.

—¿Qué importancia cree usted que tiene la ética para la Ulima?

Como expliqué anteriormente, la ética en la Ulima no solo está presente en el curso de Ética que se dicta obligatoriamente en cada carrera que tiene la universidad, sino que también está presente en el Círculo de Diálogo y Ética Empresarial. Esta formación teórica en Ética y este espacio de debate y reflexión facilitan que el alumno descubra por sí solo que la corrupción tiene a un corruptor y a un corrompido, cuya relación tóxica tiene un costo social que, en última instancia, perjudica el desarrollo equitativo de una sociedad.

—¿Cómo la Ulima está implementando la Agenda 2030?

La Ulima, como parte de su plan de acción multisectorial para adaptar su cultura organizacional a la Agenda 2030, está trabajando principalmente para apoyar con el cumplimiento del cuarto Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS): educación de calidad. En esta línea, el profesorado y el alumnado de la universidad, por medio de una investigación macroeconómica aplicada y una red de voluntariado, se han comprometido a mejorar la calidad de la educación en Lima, específicamente en Huaycán, San Juan de Miraflores y San Juan de Lurigancho.

Por otra parte, la Ulima también ha reorientado su línea de investigación hacia el quinto y el octavo ODS: igualdad de género y trabajo decente, respectivamente. Esto lo está haciendo vía su Instituto de Investigación Científica, el cual está financiado mayormente con dinero de la propia universidad.

Además, la malla curricular de cada carrera que imparte la Ulima se alinea constantemente al onceavo ODS: ciudad y comunidad sostenible. Con ello, la universidad busca que el alumno sea consciente de la importancia que tiene el trabajo de una empresa sobre el cambio climático y la conservación medioambiental, capacitándolo simultáneamente en la creación de un modelo de negocio alternativo amable con el ecosistema.

—¿Qué reto cree usted que tiene la Ulima de cara no ya al 2021, que está a la vuelta de la esquina, sino al 2030?

La Ulima tiene el reto de enseñarle a su comunidad estudiantil que la economía actual trae consigo una gran oportunidad para desarrollar un  modelo de negocio sostenible, modelo de negocio que tiene como consumidor objetivo al millennial, consumidor interesado en la conservación medioambiental, el reciclaje y el ahorro ecológico. Por este motivo, enseñar cómo funciona este nuevo modelo de negocio que abastecerá al mercado mundial en un futuro no solo constituye una necesidad, sino también un deber.

Etiquetas: , , , , , ,