fbpx

Más de 56 mil inmigrantes venezolanos en Perú recibirán ayuda humanitaria

[shareaholic app="share_buttons" id="26216618"]

Lima, 18 de Marzo de 2019. Entre 5.000 y 5.500 personas abandonan Venezuela diariamente, en el contexto de la mayor crisis humanitaria que enfrenta el hemisferio occidental, de acuerdo a estimaciones del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur). Según la OEA, se calcula que más de 3,4 millones de personas han dejado ya el país caribeño y previsiblemente esta cifra aumentará. El ente agrega que en caso de que la crisis económica y social persista, para fines del 2020 la cifra migrantes venezolanos se ubicaría entre 7.5 millones y 8.2 millones, es decir, superaría el número de refugiados sirios.

Recientemente, la Superintendencia Nacional de Migraciones informó que hasta la fecha han ingresado al Perú unos 707 mil venezolanos. La OEA confirmó esta cifra y agregó que la mayoría de los migrantes venezolanos se encuentran en Colombia. En el país cafetero ascienden a 1.2 millones, mientras que en Chile son 266,000, Ecuador (250,000), Argentina (150,000) y Brasil (100,000).

“La crisis aumentará en cantidad e intensidad este año, ya que miles están abandonando Venezuela, desesperadamente, para buscar seguridad y mejorar sus condiciones de vida, en medio de un agudo deterioro de las condiciones socioeconómicas y políticas de su país”, indicó Joao Diniz, Líder Regional de World Vision en Latinoamérica y el Caribe.

En este contexto crítico, World Vision (WV), ONG internacional humanitaria y cristiana, lanza “Esperanza sin Fronteras”, una iniciativa enfocada en atender las necesidades más urgentes de los migrantes venezolanos en Colombia, Brasil, Ecuador y nuestro país.

World Vision Perú ha brindado ayuda a casi 10 mil personas en nuestro país en los últimos seis meses, pero prevé beneficiar a más de 56 mil hasta finales de año. De esta forma, las familias que arriban hambrientas, enfermas y sin los medios para generar ingresos económicos recibirán el apoyo esencial para poder salir adelante. Las áreas prioritarias para WV serán:

Respuesta en emergencia: mediante la provisión de alimentos, agua, kits de higiene, vacunación y espacios de lactancia, además de lugares temporales de refugio que permitirán a los padres y cuidadores de niños y niñas adquirir insumos básicos para la subsistencia familiar.

Protección Infantil Urgente: mediante el establecimiento de “Espacios Amigables” con la Niñez donde se provee apoyo sico-social y emocional a los niños que arriban tras semanas en tránsito y asesoría a los migrantes para prevenir que se conviertan en víctimas de explotación laboral y sexual, abuso y trata.

Inclusión social, económica y cultural: la sólida colaboración con gobiernos y líderes locales, la sociedad civil e iglesias busca prevenir la xenofobia y discriminación en contra de los migrantes venezolanos. Mediante programas de base comunitaria se promueven iniciativas que estimulan la empleabilidad, el emprendimiento y la generación de ingresos y medios de vida para las familias, especialmente para padres de familia, apoderados y jóvenes. Este programa beneficiará tanto a las familias migrantes, como a las comunidades anfitrionas en Brasil, Colombia, Perú y Ecuador.

Las acciones de World Vision están articuladas en el marco de la plataforma regional de asistencia humanitaria que coordinan el Alto Comisionado de las Naciones Unidas (ACNUR) y la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), con el fin de apalancar capacidades y maximizar el alcance a las poblaciones vulnerables. No obstante, es urgente obtener más recursos financieros para dar sostenibilidad a estas iniciativas, enmarcadas en la campaña global “Necesitamos a todo el Mundo para eliminar la violencia contra la niñez”, impulsada por WV, quien reconoce a la niñez migrante como una de las poblaciones más vulnerables al abuso.

“Quienes vivimos seguros y con estabilidad debemos reconocer que la migración es en muchos casos una experiencia aterradora que priva a la niñez de entornos seguros, saludables y felices. Por ello World Vision seguirá trabajando para asegurar que los niños y niñas tengan mejores oportunidades. La indiferencia no es opción”, agregó el líder regional de WV, Joao Diniz.