Economía circular: ¿Cuál es su situación en el Perú?

ecoembes.com

Por: Chriss Ríos
crios@stakeholders.com.pe

Este nuevo modelo económico tiene el objetivo de desvincular el desarrollo económico global del consumo de recursos finitos, optando por la reutilización o la extensión del ciclo de vida de las materias primas. El Perú no es ajeno a esta tendencia, sin embargo, el camino hacia la consolidación aún es bastante largo.

Concepto

La esencia de la economía circular consiste en pasar de una economía lineal – producir, usar y desechar – a un modelo circular o espiral – producir, usar y reusar – tal y como ocurre en la naturaleza, buscando que se desvincule el desarrollo económico global del consumo de recursos no renovables.

Actualmente, la economía lineal está llegando al límite de su capacidad, pues la sociedad moderna ha basado toda su “prosperidad” en la explotación descontrolada de los recursos naturales no renovables, los mismos que no solo se están agotando, sino que terminan su vida útil en forma de residuos que, por lo general, son nocivos para el ambiente.

  • ¿Cómo utilizo la menor cantidad de recursos para su desarrollo y su futura transformación?
  • ¿Cuál es el insumo de mayor durabilidad y resistencia para que mi producto tenga la mayor vigencia posible? 
  • ¿Cómo se recicla el producto? 
  • ¿Cómo logro que contribuya con el ambiente? 
  • ¿En qué se puede transformar y cómo me relaciono con ese mercado

Casos internacionales 

Malena Morales Valentin

Existen grandes empresas en el mundo, cuya política se enfoca en eliminar la producción de desechos nocivos para el entorno, sin embargo, son pocos los casos en los que el sistema en su totalidad responda al concepto de economía circular. A continuación, 5 claros ejemplos que supieron ejecutar este modelo:

1) Drivy:

Es una empresa española que permite que las personas alquilen su carro cuando no lo están usando, aminorando así la contaminación vehicular del medio ambiente. Ya cuenta con alrededor de 800 mil usuarios y 35 mil autos privados en España, Francia y Alemania.

2) Redisa:

Iniciativa de reciclaje y desarrollo económico en África que fue creada para solucionar el problema de llantas que acaban en basurales de Sudáfrica provocando incendios y problemas de salud. Redisa las recolecta y recicla desde el 2012, a la fecha ha hecho esto con 18 millones de estas y ha generado 3 mil empleos.

3) Sustainer Homes:

Esta compañía holandesa fabrica casas móviles totalmente desconectadas de las redes de servicios a partir de materiales reciclados y reutilizables. La calefacción y electricidad son de fuentes renovables y el agua proviene de la lluvia. Según su cofundador, las emisiones en todo el ciclo de vida representan solo un 4% de las de un hogar tradicional.

4) Miniwiz

Con sede en Taiwán, esta compañía de ingeniería, manufactura y diseño convierte la basura (plásticos y desechos electrónicos y de arquitectura) en materiales de construcción. Entre sus clientes se encuentra Nike, ya que creó el interior de sus tiendas de lujo en siete ciudades.

5) Optoro

Actualmente trabaja con 20 de los 100 mayores minoristas en Estados Unidos, ayudándolos a vender su exceso de inventario y a reducir los desechos generados por devoluciones y excesos en un 75%.

Situación en el Perú / El caso Cilsa 

A criterio de Malena Morales, el Perú está en una etapa en la que se está incorporando en los negocios – desde la etapa de crecimiento – el concepto de economía circular. Ejemplo de ello son los supermercados y organizaciones en general que no desperdician alimentos, evitan el uso de bolsas plásticas, ejecutan el reciclaje PET, recuperan partes de equipos tecnológicos para aprovecharlos en nuevos procesos, etcétera.

Sin embargo, existe también una compañía que desde hace 57 años adaptó sus servicios y procesos dentro de este concepto en sólido compromiso con el medio ambiente. Su nombre es Cilsa y lo que hace es reciclar aceites lubricantes automotrices de todo tipo; de motocicletas, automóviles, camiones, tractores, grupos electrógenos, etcétera.

“El aceite en cuestión sale de la tierra, pues es un petróleo natural que en algún momento se va a acabar. Siendo así tenemos que cuidarlo y no hay mejor manera de hacerlo que –después de usarlo – reciclarlo una y otra vez, pues está comprobado científicamente que el aceite reciclado tiene incluso mejores propiedades que el virgen”, explicó Cesar Lari, Gerente General de CILSA.

Esta práctica aún está poco extendida en nuestro país, dado que la mayoría de aceites lubricantes de motores son quemados como combustibles y lanzados por el desagüe generando una enorme contaminación por la presencia de plomo, dioxinas, furano, entre otros componentes nocivos. Para hacernos una idea más clara, César Lari explicó que solo un litro de aceite quemado contamina un millón de litros de agua. Lo que CILSA hace con el aceite que no recicla es enviarlo a las ladrilleras, fundiciones o fá- bricas de vidrio a modo de combustible.

Para Cesar Lari, los beneficios que se han generado son los siguientes:

1) Permitió la compra de aceites lubricantes a precios econó- micos, pues por lo general sus productos cuestan la mitad de los tradicionales.

2) Permitió que el Estado ahorre en divisas, pues la totalidad de los aceites básicos de uso automotriz son importados.

3) Permitió que se reutilice un recurso, cuyo desecho es altamente tóxico para el medio ambiente.

Cesar Lari, Fundador y Gerente General de Cilsa.

Sin embargo, el panorama actual de la empresa no es el más óptimo. “Pese a ser la empresa más grande del Perú dedicada a la re-refinación de aceites lubricantes usados y a producir aceites reciclados igual o de mejor calidad que los vírgenes, ayudando al medio ambiente y a la economía nacional, el gobierno no nos apoya en nada”, sentenció Lari. Debido a la situación de corrupción y crisis que se vive en el Perú, él considera que es casi imposible que este se vuelva un mercado sólido.

Ante ello, Malena Morales destacó que una manera de motivar a las organizaciones públicas y privadas a adaptar este modelo de negocio es que vean este hecho como la oportunidad ideal no solo para posicionarse como entidades responsables, sino para ahorrar costos. “Ante el precio elevado de la materia prima virgen, las empresas deben optar por materia prima reciclada, la cual tendrá el mismo estándar de calidad o incluso uno mejor”, precisó.

Mensaje final 

Cesar Lari afirmó que sin el apoyo del gobierno y sin la existencia de leyes medioambientales que se cumplan, este tipo de empresas no podrá subsistir mucho tiempo, pues el costo de producir un producto reciclado, muchas veces es superior a producir un producto virgen. Él pone de ejemplo a su padre, Gerardo Lari, quien fue un inmigrante italiano que se adelantó al futuro; se dio cuenta de que el calentamiento global estaba afectando al mundo y fundó CILSA para tratar de detenerlo, con inmenso sacrificio y enfrentando duras críticas.

“Lamentablemente, pienso que tendrán que pasar muchos años antes de que los países, especialmente los subdesarrollados como el nuestro, tomen consciencia de esta problemática medioambiental y se unan con convicción a esta causa”, finalizó.

Es verdad que la economía en general está estancada en un sistema en el que todo parece favorecer el modelo lineal de producción, consumo y desecho. Pero no dejemos de reconocer que existe una fuerte tendencia social que busca potenciar la transición hacia una economía circular. Es indispensable que – en especial el sector público y privado – abran los ojos ante esta realidad, concienticen la real importancia de este tema y asuman el reto de consolidar este nuevo modelo, pese a que el camino sea bastante complejo.

 

 

Etiquetas: , ,