María Hinostroza: “Los jóvenes de hoy tienen una valoración distinta de lo que significa la sociedad civil”

María Hinostroza, jefa de Planeamiento y Administración de la Asociación Unacem

En la presente entrevista, María Hinostroza, jefa de Planeamiento y Administración de la Asociación Unacem, expresó la excelente predisposición y rol que tienen los jóvenes para enfrentar los diversos problemas sociales que vivimos en la actualidad.

Por: Marco Minaya
mminaya@stakeholders.com.pe


No hay duda que los jóvenes siempre han tenido una preocupación por las problemáticas de su entorno y las viven de diferente manera que los adultos, lo que genera diversas posiciones que muchas veces colisionan con las perspectivas de los tomadores de decisión en los diferentes niveles de gobierno, pero también en quienes lideran la sociedad civil organizada. En este escenario, Stakeholders conversó con María Hinostroza, jefa de Planeamiento y Administración de la Asociación Unacem, quien afirmó que existe un alto potencial de movilización de los jóvenes frente a los problemas y las injusticias que aún campean en las sociedades iberoamericas.

¿Por qué es fundamental que se promueva el liderazgo juvenil en la sociedad civil (SC)?

Los jóvenes constituyen un sector demográfico importante, ya que representan el 25 % de la población. Por lo tanto, son un recurso humano estratégico al que debe darse valor. Es necesario que ellos participen en los diferentes asuntos que atañen al desarrollo nacional. Por eso es indispensable potenciar su liderazgo.

Debemos aprovechar algunas oportunidades que tienen los jóvenes como la capacidad para innovar o su adaptabilidad al uso de nuevas tecnologías y su potencial de participación conformando asociaciones y colectivos. Si potenciamos su liderazgo, estamos creando condiciones para una actoría plena y responsable para el fortalecimiento de la sociedad civil.

¿Qué valor, a modo de preocupación, le otorga el joven de hoy a comparación de antiguas generaciones?

Los jóvenes de hoy tienen una valoración distinta de lo que significa la sociedad civil. Son nuevos tiempos. Ya no comulgan con las aspiraciones políticas tradicionales ni los movilizan las mismas causas sociales. A pesar de ello, se evidencia su potencial organizativo cuando conforman colectivos como los del movimiento ecológico o cuando se inscriben masivamente en programas de voluntariado.

Ellos son conscientes de su necesidad de ser parte, de proponer y actuar; sin embargo, nuestras ciudades carecen de mecanismos y espacios oficiales para que ellos se expresen, pues no hay en nuestro país una política clara de promoción de la participación juvenil. Espacios como el Foro Joven del EISC Lima 2018 son una valiosa oportunidad de decir: presente.

¿Cuáles son los desafíos que enfrenta el joven en la actualidad?

Uno de los principales desafíos es el carácter dinámico y cambiante de sociedades como las nuestras, en donde el mercado se vuelve más competitivo y no siempre las instituciones ofrecen las condiciones básicas para el desarrollo personal. La corrupción que vive nuestra región propone escenarios desfavorables para el asiento de valores. Este contexto desfavorable promueve una integración deficiente, pues los jóvenes tienen pocas opciones y otras veces una integración marginal y excluyente, generando frustración en vastos sectores juveniles. Ejemplo de ello son los “ninis” y los diferentes tipos de marginalidad juvenil que se presenta en la región.

Por otro lado, el mercado laboral demanda un conjunto de competencias que nuestro sistema educativo debe asegurar. El mundo globalizado demanda el uso de idiomas y de recursos tecnológicos. El acceso a ellos asegura la inclusión. Hoy la preparación especializada y el manejo de información se convierten en activos fundamentales para cualquier iniciativa, planteando el reto de ser exhaustivos con el contenido y las fuentes para no caer en lo superficial e inútil.

Otro desafío se ubica en el plano ambiental y la escasez de recursos que obliga al joven a desarrollar todas sus iniciativas con tecnologías amigables y sostenibles con el ambiente. Es por ello que toda iniciativa debería tomar como referencia la Agenda 2030 compuesta por los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

¿Qué rol cumplen los jóvenes líderes en relación a los objetivos de la Agenda 2030?

El rol que cumplen es indispensable para el desarrollo de nuestras sociedades, pues ellos son agentes de cambio que a través de diversas iniciativas están contribuyendo a los ODS. Vemos jóvenes que lideran proyectos que luchan contra la pobreza, asumen el reto de iniciar empresas sociales, otros que buscan generar igualdad de oportunidades, otros buscan conservar el medio ambiente. Los ODS son un marco de las acciones de los colectivos juveniles.

Se percibe una generación de jóvenes preocupados por el desarrollo de una sociedad civil más justa. ¿Qué tan determinante es el papel que cumple la tecnología y la interacción de estos en nuestra actualidad?

Hay un potencial de movilización de los jóvenes frente a los problemas y las injusticias que aún campean en las sociedades iberoamericanas. Campañas como “Ni una menos” o “Que se vayan todos” en nuestro país son ejemplos de acciones que organizan y asumen los jóvenes frente al maltrato y la corrupción. Ellos están dispuestos a organizarse, protestar y liderar iniciativas para el cambio. El uso de la tecnología les permite convocar marchas, crear colectivos, difundir proyectos entre otros modos de acción, creando canales democráticos de información y participación.

Los medios tradicionales han perdido peso frente a los nuevos medios: whatsApp, facebook,  y twitter constituyen canales independientes donde la información es democrática. Estos medios son de uso mayoritariamente juvenil. Aun así, esto implica otro reto que recae en el manejo de la información generada y las fuentes de dónde proviene.

¿Considera que los jóvenes tienen idea de lo que implica el desarrollo sostenible?

Tienen grandes ideas al respecto. Y eso lo demuestra la cantidad de organizaciones ambientalistas que existen. Ellos cada vez son más conscientes que el desarrollo no demanda acciones aisladas, sino integrales. En su concepción del desarrollo aparece la necesidad de fortalecimiento del capital humano, el desarrollo de la sociedad civil, la apertura del mercado y la conservación del ambiente. Hoy las carreras vinculadas al ambiente tienen gran demanda entre los jóvenes, mucho más que hace algunos años.

¿Desea agregar algo más?

Las opiniones de los jóvenes son muchas veces dejadas de lado y los asuntos del desarrollo son abordados por instituciones que están generalmente conformadas por asociaciones adultas.

El Foro Joven es una respuesta a estas carencias. A través del foro se plantea la generación de un espacio fresco y ágil, en donde los jóvenes intercambien sus ideas sobre el desarrollo. Pero eso no queda allí, las propuestas juveniles marcarán la agenda del EISC Lima 2018 y, además, muchos jóvenes que asistieron al foro participarán de este otro evento, de manera que su participación y actoría no se restringe a los espacios juveniles. ¡Los jóvenes han venido no solo para hacer escuchar su voz, han llegado para actuar junto a nosotros para el fortalecimiento de la sociedad civil!