fbpx

José Castillo: “La UAP está apuntando mucho más allá de un licenciamiento”

[shareaholic app="share_buttons" id="26216618"]

Marco Minaya
mminaya@stakeholders.com.pe


El reto que tiene José Castillo, presidente ejecutivo de la Universidad Alas Peruanas (UAP), es sumamente grande. Desde ya, la UAP ha invertido más de 200 millones de soles en el proceso de licenciamiento institucional, siendo esta una muestra de los diversos esfuerzos que está desarrollando la UAP para brindar un mejor servicio y cumplir con las condiciones básicas de calidad exigidas por la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu).

En una extensa entrevista con Stakeholders, Castillo compartió todos los pormenores de este extenso pero importante proceso, que permite a la UAP no solo cumplir con las condiciones básicas exigidas por Sunedu, sino también apostar por un modelo de educación moderna hacia sus estudiantes.

¿De qué forma llega a asumir el cargo de presidente ejecutivo de la UAP?

Siendo consultor de una firma de servicios financieros, me llamaron el año pasado para apoyar a la UAP en la elaboración de un presupuesto. Al momento de introducir una metodología en el sistema de la universidad, ello nos llevó a complementar algunos servicios de asesoría basados en lo que era la transformación digital, la densidad en el cambio de sistemas y la modernización.

Luego, el directorio tomó la decisión de realizar un cambio en la estructura gerencial de la universidad, como consecuencia de un nuevo impulso que necesitaba esta casa de estudios, porque se presentó un nuevo marco regulatorio tras la entrada en vigencia de la nueva ley universitaria y la supervisión de la Sunedu. En este contexto me proponen ser presidente ejecutivo de la UAP.

En ese sentido, ¿cuál es la proyección que tiene la universidad de cara a los próximos años?

Sabemos que la UAP es una de las 250 empresas más grandes del Perú. Además, es líder en su mercado, teniendo una gran proyección internacional, dado que contamos con interés accionariado en un college en Estados Unidos. Esto pone en evidencia que el horizonte de la universidad no es exclusivamente nacional, sino también internacional, que va acorde al concepto de globalización. Muy aparte de lo mencionado, siempre he pensado que las empresas en general tienen que apuntar al liderazgo en todo momento. Sin embargo, ser el más grande no necesariamente significa ser el mejor; entonces, el liderazgo que debe y quiere tomar la universidad radica en la formación de profesionales con visión de emprender, pues el emprendimiento es uno de los principales caminos hacia el desarrollo de nuestro país.

También la UAP se preocupa por el grado de transcendencia que tiene en la sociedad. En efecto, este tema está muy vinculado con la responsabilidad social universitaria, ya que no solo se debe priorizar los impactos internos y externos como los que tiene cualquier empresa, si no también se busca el desarrollo y formación educativa, vinculados a ámbitos como el de la investigación y emprendimiento. Entonces, al situarnos en un mercado netamente emergente, concentrado por los potenciales micro empresarios y emprendedores, como universidad debemos de abocaros a la formación de líderes, lo que significa que un estudiante de la UAP no solo debe poder trabajar en una gran corporación, sino que por su formación innove para él mismo de forma constante, buscando los recursos necesarios para transcender en cualquiera de sus entornos, ya sea en su trabajo o de forma independiente.

Dicha formación al estudiante obliga a la universidad a ser muy estricta en temas de actualización en torno a la tecnología, desarrollo de controles en la gestión académica. Esto último no deja de ser importante, aunque también buscamos la gestión continua de una formación y educación emocional, siendo este un factor trascendental, con el fin que el alumno esté preparado para el mercado laboral.

¿Qué tipo de esfuerzos están realizando en materia de infraestructura e innovación?

Este año la UAP será la universidad con la mayor cantidad de laboratorios de proyectos en el Perú. Tendremos 33 locales y 107 programas presentados al licenciamiento que requieren más de 600 laboratorios. Cabe precisar que el contar con la mayor cantidad de talleres y laboratorios no significa que sea la mejor universidad. En ese sentido, hemos buscando a los mejores partners de la industria de alcance mundial, como por ejemplo de De Lorenzo, Oracle, DELL EMC, Simplicity y Rossetta Stone, entre otros.

¿Cuánto ha supuesto todo este esfuerzo?

Hemos superado los 200 millones de soles, 100 millones dirigidos para el ámbito de la tecnología. De este último monto, 70 millones se han invertido en infraestructura y los últimos 30 millones en control de gestión académica y mejora de la experiencia del alumno en la universidad, entendiendo que el alumno no solo tiene problemas académicos, sino, además, emocionales. Lo más importante para nosotros es que el alumno se sienta respaldado por una casa de estudios que no solo lo forma 360 grados, con tecnología, incluso con atención personalizada y de constante motivación.

¿Esta preocupación nace a raíz de ofrecer lo mejor al estudiante o por un tema del proceso del licenciamiento?

Lo que sucede con el licenciamiento es que las personas suelen rechazar el cambio. Desde nuestra perspectiva, vemos el tema del licenciamiento como un proceso de hacer reforma. Sin embargo, pese a que dicho proceso establece las condiciones básicas de calidad, con estas medidas no llegas a ser el mejor. Por ende, si nos vamos a preocupar en cumplir las condiciones básicas de calidad, existe una posibilidad de que no las superemos, empero si nos centramos en ser los mejores es porque damos por cerrado que dichas condiciones las cumpliremos. Siempre estamos preocupados en pensar en la línea y no sobre la línea. En esta universidad todos pensamos sobre la línea, con una clara tendencia a ser los mejores.

¿Cómo han recibido esta visión de cambio los estudiantes universitarios?

Sin duda alguna, con mucha expectativa. En un comienzo tuvimos la disposición de escuchar al alumnado, dado que había un silencio prolongado por mucho tiempo. A nadie le conviene que esta que esta universidad sea mal vista, pero primero había que escuchar al estudiante. Luego de escuchar y asumir con mucho pensamiento crítico lo que el alumno espera de nosotros, el equipo de la universidad se comprometió a que tenemos que volver a enamorar a nuestra comunidad de alumnos y egresados con su casa de estudios, con el fin de que se sientan orgullosos y transmitan esa seguridad al mercado, así es como lograremos un gran cambio de mentalidad y el corazón de nuestra UAP.

En ese sentido, ¿cómo han llevado a cabo el proceso de licenciamiento? ¿Qué trabas han encontrado en el camino?

Este es un proceso establecido por la ley. Pese a ello, todo documento tiene una forma interpretable. Entonces, surgieron una serie de preguntas en torno a dicho proceso, que derivaron en trabajar de forma conjunta con la propia autoridad que está detrás de este proceso. Exactamente, salían a la luz preguntas vinculadas al tema de investigación e infraestructura, si el licenciamiento era individual o institucional, entre otras preguntas. Entonces, vale decir que en la actualidad nuestra propuesta como UAP es seria, claramente estudiada y calculada para llegar a los alumnos de la mejor manera posible. En ese sentido, la universidad se tiene que preparar para generar el prestigio y la información suficiente para que los alumnos sean personas de bien en el exigente mercado competitivo.

El licenciamiento es un proceso necesario. Debemos esperar a que la Sunedu en el corto plazo sea más incisiva y exigente en algunas partes del licenciamiento, por ejemplo estableciendo ratios de inversión de investigación en función al número de locales, alumnos o monto de ingresos de cada institución. Otro factor es la homogeneización de programas. No es justo que un traslado entre universidades genere muchas veces un retroceso en la convalidación perjudicando al alumno.

Es necesario entender que una cosa es tener una universidad con la licencia denegada y otra muy distinta es una universidad con licencia en proceso, porque nosotros somos candidatos a licenciarnos, cosa que no quiere decir que no nos vayamos a licenciar. Hay que tener en cuenta que si un candidato a licenciar ha invertido 200 millones de soles que es mucho más de lo que han invertido los ya licenciados, es porque esta universidad no está apuntando a licenciarse, sino que está apuntando mucho más allá de un licenciamiento.

Por último, mencionó el tema del emprendimiento, de no ser necesariamente dependiente laboralmente hablando y que la universidad formaba profesionales que tuvieran iniciativas propias. En ese sentido, ¿de qué forma la UAP promueve el emprendimiento en sus estudiantes?

El peruano es emprendedor por naturaleza. Un peruano que estudia en la UAP definitivamente es una persona que está buscando ser exitoso en la vida a toda costa. Nuestro mercado estudiantil pertenece al NSE C, un sector emprendedor por naturaleza. Es fundamental ofrecerles las herramientas necesarias como respaldo tecnológico y generar en ellos un pensamiento innovador. Si uno está trabando en una empresa, pues que aprenda lo suficiente para que evalúe donde están las oportunidades de negocio y las mejoras que uno con su iniciativa pueda emprender.

¿Qué tan determinante es el tema de la responsabilidad social para una universidad como las Alas Peruanas?

Tenemos dos frentes: el primero es el tradicional, vinculado al campus sostenible. Qué tan ecoamigable es nuestro campus y qué tanto se fomenta el cuidado al medio ambiente dentro de nuestras instalaciones. Lo segundo tiene que ver más con la sensibilización de la universidad al momento de, por ejemplo, ayudarlos mediante becas educativas para que el estudiante pueda seguir estudiando. Sumado a eso, también es necesario brindarle las herramientas necesarias mediante una tecnología de punta.

También queremos combatir la mercantilización digital que tienen algunas universidades, ya que queremos desarrollar programas online accesibles a bajos costos. Tenemos un proyecto estratégico para dictar un nivel básico de inglés gratuito en las provincias más alejadas del Perú, mediante un sistema de aprendizaje a nivel mundial. Esto se llevará a cabo mediante el transcurso de 21 días para un nivel introductorio y en alianza con Rosseta Stone. Eso es responsabilidad social. Utilizar lo que hace la universidad para ponerlo a disposición del estudiante.

¿Es válido decir que la universidad cuenta con un enfoque inclusivo?

Somos inclusivos a diferencia de otras universidades que solo son más accesibles. Una universidad puede ser accesible, porque es cómoda, pero nosotros somos inclusivos porque trabajamos con la persona para que se inserte en el mundo laboral, no solo fortaleciendo sus habilidades técnicas y blandas, sino desarrollando y fomentando el emprendimiento.

¿Cómo le gustaría ver a la universidad en los próximos cinco años?

Institucionalmente la veo como una universidad líder, muy reconocida y con mucho más prestigio, con altos índices de acreditación laboral, que siga siendo moderna y con tecnología de punta. Personalmente, la quiero ver como una opción de postulación para mis nietos.

Etiquetas: , , ,