La transformación digital y la educación del futuro

Por: Luis Alfonso Morey Estremadoyro
Fundador de Futura Learning

La vida de los grandes hombres, siempre son inspiradoras. Steve Jobs, el genio de Apple, una vez sostuvo: “Ser el hombre más rico del cementerio no es lo que más me importa… Ir a la cama a la noche diciendo ‘hemos hecho algo maravilloso’ es lo que realmente me preocupa.” Esa es la filosofía del fundador de Apple. Su mística, su forma de ser, su propósito en la vida fue lo que hizo que trascendiera como persona y que la empresa que fundó cambiara el mundo.

Como fundador de una institución educativa superior especializada en Tecnologías de la Información y la Comunicación, resulta inspirador y retador contribuir a generar un verdadero cambio en la educación en el Perú y en América Latina.

Partimos de la premisa de que no podemos educar a nuestros hijos como nos educaron nuestros padres, porque ellos nos educaron para un mundo que ya no existe.

El Internet y la tecnología lo están cambiando todo. Uber, Waze, Snapchat, Tinder o Airbnb ejemplifican la manera en la que los emprendimientos tecnológicos pueden transformar todos los sectores. Facebook, Google, Cisco, Huawei y otras empresas innovadoras están liderando esta revolución tecnológica. Se estima que para el año 2020 habrá 50,000 millones de dispositivos conectados en el mundo.

La ultra conectividad está produciendo cambios en todas las áreas de la actividad humana: en la política, en la economía, en la salud, en la educación, en los negocios y en el desarrollo social en general.

La velocidad, el alcance, el ritmo del cambio y el impacto que están produciendo las neurociencias, la computación, el cloud computing, la biotecnología, la cibernética, la robótica, la impresión 3D, la nanotecnología, la física cuántica, la ingeniería y la medicina no tienen precedentes en la historia. En ese contexto el nacimiento de nuevas entidades educativas con estándares más altos debe asegurar la formación de profesionales innovadores, creativos y capaces de liderar en un entorno global que está en permanente cambio.

Las fuentes de inspiración de quienes fuimos convocados para constituir Futura Learning son: Singularity University, por lo que está haciendo en educación en los Estados Unidos y Cisco, por lo que ha logrado en el mundo de la tecnología.

Singularity es una universidad cuya finalidad es reunir, educar e inspirar a un grupo de dirigentes que se esfuerzan por comprender y facilitar el desarrollo exponencial de las tecnologías y promover, aplicar, orientar y guiar estas herramientas para resolver los grandes desafíos de la humanidad. En palabras del profesor de innovación Juan Martínez Barea, Singularity es un hibrido entre la NASA y Teresa de Calcuta: Tecnología a lo bestia, inmensa ambición por un lado y también todo el idealismo y altruismo imaginable.

Por su lado, Cisco es una de las empresas globales líderes del sector tecnológico. Además de desarrollar el hardware de sus equipos, Cisco se ocupa de desarrollar su propio software de gestión y cuenta con una división educativa que produce material para la formación de expertos en el diseño, administración y mantenimiento de redes informáticas.

El objetivo que nos trazamos los fundadores de Futura Learning es formar expertos íntegros capaces de llevar adelante los procesos de transformación digital en las organizaciones.

Como señaló hace poco David Roberts, uno de los expertos en tecnología disruptiva del mundo, el negocio de las universidades tiene los días contados y solo sobrevivirán las que tengan una gran marca y prestigio detrás. Roberts pone énfasis en la educación continua porque en los cinco años, que suelen durar las carreras universitarias, los conocimientos se quedan obsoletos.

Las plataformas de aprendizaje on-line y de gestión del conocimiento están transformando los sistemas educativos. El mejor ejemplo es Udacity, donde se imparten cursos en Internet gratis y para todo el mundo. En Udacity si no consigues trabajo después de haber estudiado, te devuelven tu dinero. Las instituciones educativas del futuro deben lograr que los estudiantes no solamente aprendan temas especializados sino que tengan una experiencia que cambie su mentalidad y la transforme, para que sean conscientes de que pueden realmente hacer cosas extraordinarias con la tecnología.

Quiero finalizar con una frase de Steve Jobs, el genio que revolucionó el mundo con Apple. Él decía: “La tecnología no es nada. Lo importante es que tengas fe en la gente, que sean básicamente buenas personas e inteligentes y, si les das las herramientas, serán capaces de hacer cosas maravillosas con ella”. Son la educación de calidad y la más avanzada tecnología en manos de gente íntegra lo que nos permitirá construir un mundo mejor.

Etiquetas: