La relevancia de la ciencia, tecnología e innovación de cara a los próximos años

La relevancia de la ciencia, tecnología e innovación de cara a los próximos años

Una herramienta conveniente para entender el desarrollo económico de las naciones es el Índice de Complejidad Económica (ECI por sus siglas en inglés). Este concepto afirma que la riqueza de las naciones está relacionada directamente con la diversificación de productos y/o servicios que se exportan y a la propagación de los mismos. A mayor diversidad de exportaciones que requieran de un conocimiento sofisticado y que pueda transferirse a un sistema de producción capaz de convertirlos en bienes exportables, mayor es el desarrollo.

Por ello, es indispensable la fortaleza del conocimiento colectivo para generar una vasta diversidad de productos complejos, como los que el mundo de hoy demanda. Exportar metales o productos agroindustriales es económicamente rentable, y la industria minera es sin duda aún más, pero si lo comparamos con diseñar y construir televisores LED 4K, por ejemplo, el valor del Índice de Complejidad nos mostrará una clara diferencia en el Atlas de Complejidad Económica. Por lo tanto, no es extraño que en este observatorio se ubique al Perú en el puesto 90, y a Japón y Corea en los puestos 1 y 4, respectivamente[1]. Los países latinoamericanos mejor ubicados son México (puesto 24), Colombia (55) y Chile (64).

Fabiola León-Velarde Servetto - Presidenta del Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica - CONCYTEC
Fabiola León-Velarde Servetto – Presidenta del Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica – CONCYTEC

Para que el Perú mejore su ECI es fundamental que modernicemos y desarrollemos tecnológicamente la producción de aquellos bienes que son más complejos y que requieren conocimiento, tanto de ciencia, tecnología e innovación (CTI), así como de un sistema empresarial capaz de convertir esos bienes en valor de exportación. Y para ser un país miembro de la OCDE, se necesita que la CTI se complemente con el conocimiento colectivo empresarial. Los peruanos somos muy creativos y esa creatividad debe traducirse en bienestar para todos los peruanos y peruanas.

El CONCYTEC está generando fortalezas en recurso humano especializado en CTI. Se promueve el acercamiento a las empresas y al sector industrial, a través del Ministerio de la Producción y otros sectores públicos y privados[2] . También se cuenta con un Atlas de Complejidad Económico del Perú, que nos permite tener un panorama de la dinámica productiva en las diversas regiones del país. De igual manera, la institución está comprometida con apoyar a quienes quieran aprovechar las maravillas de nuestra diversidad de materiales y la biodiversidad propia de las regiones andinas y amazónicas, así como de nuestro mar, para desarrollar la CTI y que así esta contribuya a potenciar la complejidad económica de nuestro país.

El desarrollo de la CTI, en el contexto de la complejidad económica, demanda un incremento de recursos, tanto del sector público como privado, a los que se suman los fondos estratégicos de los bancos de desarrollo (Mejoramiento de la CTI, BM, FINCYT, PNIA, PNIPA, INNOVATE, etc.) y de la cooperación internacional. El Estado peruano aporta una contrapartida muy importante a estos fondos, los cuales se ofrece al ecosistema de investigadores y empresarios que utilizarán la CTI para su desarrollo, con el convencimiento de que la efectividad del gasto público en CTI es, por lo menos, tres veces mayor a la efectividad del gasto corriente y del gasto de capital agregado.

 

[1] (http://atlas.cid.harvard.edu/rankings/)
[2] (http://www.cienciactiva.gob.pe)

 

Etiquetas: , , ,