El desafío de la informalidad: no hay políticas “estándar”

El desafío de la informalidad: no hay políticas “estándar”

Philippe Vanhuynegem
– Director de la OIT para los Países Andinos

El presente gobierno ha hecho de la formalización uno de sus principales objetivos. Atendiendo a la rectoría en la temática de la formalización, el Ministerio de Trabajo, recientemente ha culminado la elaboración de la Estrategia sectorial de formalización laboral, 2017 – 2021.  Las cifras del INEI para el 2016, daban cuenta de los avances en términos de reducción del empleo informal. El empleo formal ha retomado la senda de crecimiento que registrara hasta el 2014. Respecto al año pasado, los empleos formales aumentaron en 265 mil 500 personas, lo que elevó la tasa de empleo formal al 28% de la PEA ocupada. Con ello, en los últimos 11 años, el empleo formal ha crecido en 9 puntos, pasando del 18,9% al 28%.

Sin embargo, el empleo formal esconde una inmensa diversidad de situaciones entre las propias empresas, sectores y tipo de empleos. Así, a nivel de las empresas, mientras la tasa de informalidad entre los asalariados privados en empresas de más de 100 trabajadores ascendía al 21% en el 2015 (MTPE, 2016) dicho porcentaje subía al 92% en las empresas de 2 a 10 trabajadores. Por otro lado, a nivel del empleo informal, existe una gran heterogeneidad. Son tres grupos ocupacionales los que concentran un 80% de él. En este caso nos referimos a las empresas de 1 a 10 trabajadores, el trabajo doméstico y el trabajo independiente.

Philippe Vanhuynegem -  Director de la OIT para los Países Andinos
Philippe Vanhuynegem – Director de la OIT para los Países Andinos

Frente a este panorama, ¿por qué es tan importante trabajar en la formalización del empleo y como abordarlo? En primer lugar, reducir la informalidad signi­fica mejorar las condiciones de trabajo y de vida de millones de peruanos. Cuando disminuye la informalidad mejoran la productividad y el crecimiento económico. Es por ello que combatir esta problemática es un componente esencial de los esfuerzos por reducir la desigualdad y la exclusión social en el país.

Segundo, es necesario recordar que cualquier sea la estrategia de formalización escogida, se requiere de un contexto económico favorable. Al mismo tiempo, cualquier estrategia de formalización unidimensional (basada únicamente en incentivos, o solo en una reforma fiscal tributaria, o en una simplificación administrativa) tendrá resultados limitados. En este sentido, experiencias internacionales exitosas muestra que políticas articuladas y multidimensionales que atiendan las características de los grupos ocupacionales diversos son más eficientes.

No es lo mismo buscar disminuir el empleo informal en el trabajo autónomo que en la empresa con más de 10 trabajadores. En el primer caso, esquemas de monotributo han sido experimentados en diferentes países para facilitarles el pago de sus tributos y prestaciones sociales, mientras que, en el segundo caso, podría ser más efectivo recurrir a una fiscalización laboral mejor enfocada y haciendo uso de la planilla electrónica.

Finalmente, el éxito de una estrategia de formalización, dependerá también de la capacidad de la economía peruana a diversificarse y mejorar su productividad entre sectores y empresas de diferente tamaño. Esto permitirá fortalecer sectores con gran potencial para la creación de empleos formales como la agricultura, construcción, minería, manufactura, comercio, turismo, entre otros.

Es importante recordar que, en su inmensa mayoría, las personas que se incorporan a la economía informal no lo hacen por elección, sino como consecuencia de la falta de oportunidades en la economía formal (tanto económicas, como de capacidades formativas) y por carecer de otros medios de sustento. El rol del Estado es fundamental para garantizar tanto para construir una visón de sociedad a través del dialogo social como para garantizar que la formalización permita tener un mayor acceso a los beneficios del crecimiento, a las oportunidades de empleo formal y garantizar una justicia social y un trabajo decente para todos.