Aliados para crear confianza en el ciberespacio

La vida como la conocíamos hace unas décadas cambió radicalmente con la inserción de las tecnologías y el auge del uso de Internet. A un ritmo acelerado y con cambios trascendentes para nuestras sociedades, el ciberespacio tomó un rol sumamente importante en el trabajo, entretenimiento y relaciones de las personas, transformándolas para siempre. Las empresas, gobiernos e instituciones públicas encontraron la necesidad de ponerse al día con lo último en soluciones tecnológicas para no perder su competitividad.

Sin embargo, a pesar de sus infinitos beneficios, sería irresponsable no señalar también los múltiples riesgos que la tecnología trae consigo. Con la creación de nuevos productos y servicios basados en datos, aparecieron también tecnologías para violar la privacidad de los usuarios, posibilitando el hackeo, los robos de identidad y fraudes, el grooming, el cyberbullying, entre otros delitos que vulneran los derechos de usuarios de todas las edades.

Las personas merecen servicios de telecomunicaciones que satisfagan sus necesidades, permitan explorar sus intereses y que además los haga sentirse seguros. Garantizarlo es una responsabilidad de múltiples actores, quienes deben asumir un rol activo. Las alianzas multisectoriales son necesarias para aprovechar la experiencia particular de cada involucrado y crear una cultura de  confianza digital cimentada en tres pilares: transparencia, privacidad y seguridad.

MÁS ALLA DE LA TRANSPARENCIA

A los navegantes de Internet pronto no les bastará con que sus proveedores de servicios digitales solo cumplan con la legislación sobre manejo de sus datos vigente. Para generar confianza en el consumidor de hoy, debemos poder dar respuestas claras y sencillas respecto al paradero y uso de la información que confían en las plataformas digitales y también cerrar la brecha entre la transparencia exigida por las leyes de los países y una centrada verdaderamente en el  bienestar de los usuarios.

La información que se comparte deberá estar acompañada de herramientas para que el usuario gestione su propia información y la posibilidad de educarse para hacerlo. La responsabilidad de hacer esto posible recae en múltiples actores y canales, desde escuelas y universidades hasta campañas institucionales. Así, el usuario de la web puede tomar el control de lo que le corresponde por derecho, al mismo tiempo que puede confiar su información a quien considere responsable.

LA PRIVACIDAD EN UN MUNDO CADA VEZ MÁS CONECTADO

Garantizar la confidencialidad de la identidad de los usuarios de Internet en un mundo donde el uso compartido de la información marca la pauta del día a día y donde es difícil distinguir que cosas deben ser accesibles a otros y cuales deben mantenerse en privado, ha resultado una tarea titánica. Para lograrlo es importante que las regulaciones de la privacidad cubran a toda la cadena de valor y que las instituciones asuman normas de comportamiento común obligatorias que engloben a todas las regiones y entidades donde operan, establecidas con posiciones claras y coherentes en relación a las prácticas de privacidad y protección de datos.

SEGURIDAD PARA LOS USUARIOS

Existen múltiples y complejas amenazas en el ecosistema digital. Frente a ello, las personas buscan protección y el control para enfrentar los ataques a su integridad digital. Es aquí, donde el aporte de los diversos sectores con sus respectivas competencias, pueden hacer la convivencia en línea más segura. Muchas de las problemáticas asociadas a la seguridad en la red se pueden combatir a través de la prevención. Los gobiernos deben fomentar programas de cultura ciudadana en ciberseguridad que faciliten a los usuarios adoptar normas básicas para ello. Por otro lado, la empresa privada y la sociedad civil deben sumarse en la búsqueda de soluciones y fomentar activamente el diálogo, difundir conocimiento y adoptar medidas que escuden a la ciudanía.

DIALOGANDO EN UN ENTORNO DIGITAL

Un ejemplo adecuado de esta integración multisectorial es la plataforma Dialogando.com.pe de Movistar, la cual reúne experiencias de distintas instituciones y expertos para debatir sobre todo lo que ocurre alrededor de la Red y los dispositivos conectados. Expone a manera de consejos de aprovechamiento seguro y responsable sobre las ventajas de las nuevas tecnologías para la vida aplicada en aspectos sociales, familiares, laborales, escolares y afectivos.

Esta plataforma, la cual tiene un especial énfasis en la protección de los menores de edad, recibe aportes de profesionales de los tres sectores del Perú y otros países de Hispanoamérica, provenientes de organizaciones como Pantallas Amigas,  Internet Watch Foundation, Educared, entre otros. De esta manera, podremos ayudar a nuestros hijos a gestionar su identidad digital, hasta dialogar sobre cómo debemos gestionar nuestra privacidad.

Puesto que estamos ante un desafío mundial, ciudadanos, empresas y gobiernos deben comprometerse globalmente con su conocimiento y soluciones digitales para avanzar hacia un entorno digital que ofrezca confianza al usuario. El momento para lograr que las nuevas generaciones convivan en un entorno digital que fomente su desarrollo.