Es el primer nadador en aguas profundas con espondilitis anquilosante y habiendo superado un tumor maligno que rompió el récord de más de 40 kilómetros de distancia en tan solo 12 horas. Su historia es ejemplo de motivación para los demás. 

Recién ha llegado de Madrid, pero no quiere perder la oportunidad de estar cerca del mar peruano. Sentado en un diván del hotel que lo acoge, recuerda el camino que debió recorrer para convertirse en quien es hoy.

El mar le dio premios, momentos de llantos, alegría y sensaciones indescriptibles que logró alcanzar, y que hoy le permiten ser un empresario destacado, líder conferencista y formador en empresas a equipos de trabajo que necesitan ser motivados y despertar habilidades de éxito.  El liderazgo y profesionalismo en Comunicaciones y Marketing de Jacobo le ha costado años de preparación y estudio, que no podían verse perdidos por ningún impedimento externo. 

En medio de toda esta felicidad, a sus 28 años, la vida le puso pruebas para ser más fuerte. Cuando trabajó en una multinacional en Londres los resultados médicos arrojaron que Jacobo tenía espondilitis anquilosante. Una noticia que cambió su vida por completo. ¿Qué iba a pasar ahora? Algo nuevo, imposible de haberlo preparado se asomaba en la vida del empresario madrileño. Pero, su excelente capacidad de resiliencia tomó esta enfermedad como algo positivo. Para él, haber sido diagnosticado con  esta patología crónica significaba un reto para intentar cosas nuevas.

Unos años más tarde, aparece la idea de nadar en aguas profundas y superar retos que no muchos otros lo hacían (que pocos habían logrado). El mar le dio una pista de cómo podía ser aún más feliz en su condición. Se aventuró a volver a nadar, esta vez en el mar y alcanzó un récord en distancia, tiempo y espacio, a pesar de su salud.

El primer logro lo obtuvo en el 2013, cuando cruzó el Estrecho de Gibraltar, nadó casi 19 kilómetros en tan solo 3 horas y 47 minutos. Al año siguiente, le diagnostican un tumor maligno, lo que le anima a conseguir su segundo gran reto donde por 12 horas y 8 minutos recorrió 40 km del Canal de Menorca. Luego, en el 2017 se convirtió en subcampeón de aguas abiertas y en el 2021 dio la vuelta a nado a la isla de Cabrera logrando recorrer sus 22 km en 8 horas.

A partir de ese momento, Jacobo vio en el mar un lugar seguro, con una conexión que él mismo afirma tener. “El mar tiene sus propias reglas y yo siempre me he acogido a ellas, es un lugar donde me siento parte, incluso navegando en un barco, me invita a nadar y estar más seguro ahí dentro”, cuenta.

Jacobo Parages mirando al horizonte del mar, su lugar seguro. Créditos: Estefani Delgado.

El mar lo hipnotiza, lo transforma, lo convierte en una nueva persona. Por muchos años, su conexión con el agua ha sido única. Nadaba desde muy niño, pero ante tanta belleza prominente decidió iniciar aquellos retos de superación personal que lo han llevado a convertirse en un ejemplo de vida y ayuda a los demás. 

En una conferencia compartiendo su testimonio. Créditos: Úrsula Vega.

Lleno de generosidad y bondad de querer compartir su testimonio para ayudar a más personas a que se sumen a los cambios y motivación profesional, se convierte en un conferencista, motivador y líder empresarial viajero por el mundo donde comparte su experiencia e invita a hacer en cada año algo nuevo. “Para mí el año comienza en septiembre, en España, la mayor parte de actividades se dan en ese mes al acabar las vacaciones veraniegas, pero cada que empieza un nuevo año, siempre les digo que hagan algo inusual, que se adentren a probar cosas nuevas”, dijo. 

Su objetivo es ayudar a empresas y sus equipos de trabajo, de distintos continentes, a despertar habilidades y asumir el comportamiento necesario para el logro de metas y objetivos profesionales y personales

Jacobo impartiendo conferencias. Créditos: Úrsula Vega

Cada reto de superación de Jacobo se convierte también en un sueño cumplido para aquellos que esperan. Y, es que el nadador convierte todos estos logros en una sonrisa de los niños con leucemia o Síndrome de Down. La primera experiencia fue para la ayuda a niños con Síndrome de Down y de ahí, los demás retos los comparte con el cáncer infantil y en cada logro siente la posibilidad de unirse a distintas fundaciones de ayuda social. 

Web: www.jacoboparages.com

Jacobo Parages en el Hotel B. Créditos: Estefani Delgado.






Continúa con tu red social preferida

Al continuar serás un suscriptor gratuito

O continúa tu correo.

Escriba su correo electrónico con el que se suscribió para acceder

Suscríbete

Ya me suscribí.