“Este es el mejor momento para debatir y compartir con todos aquellos que toman decisiones en la industria minera”

Roberto Maldonado, primer vicepresidente del Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP), señala que el I Congreso de Competitividad Minera y Sostenibilidad Social será un espacio para hallar puntos de encuentro, que permitan tener una visión compartida sobre cómo insertar a la industria minera dentro de los planes de desarrollo del país.

¿Cómo se encuentra actualmente el sector minero en Perú debido a la coyuntura nacional generada por la pandemia de COVID-19?
La crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 ha obligado a las empresas mineras a reorientar sus estrategias de operación, con el propósito de recuperar sus niveles de producción, un objetivo que ya viene alcanzándose. Hay que recordar que el Perú produce metales preciosos (oro y plata) e industriales (cobre, plomo, zinc y estaño), cuyas cotizaciones han mejorado en el mercado internacional.

La inversión minera también viene recuperándose y alcanzó a US$ 2,274 millones, entre enero y julio; mientras que las proyecciones del Ministerio de Energía y Minas indican que ascendería a US$ 4,800 millones en el 2020

¿Qué propuestas se deben hacer en este momento para superar esta etapa de crisis y poder incrementar la competitividad del sector minero peruano?
Desde el Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP) creemos necesario destacar el vínculo natural que existe entre competitividad territorial, competitividad minera y la sostenibilidad social, a la cual todos aspiramos.

En ese sentido, consideramos que es posible una planificación territorial consensuada, que nos permita el óptimo aprovechamiento de nuestros recursos naturales, con base en la diversificación productiva y el cierre de brechas sociales.

Asimismo, sería importante avanzar en las recomendaciones contenidas en el Informe de la Comisión para el Desarrollo Minero Sostenible, en la medida que se trata de planteamientos realizados por un conjunto de calificados expertos.

¿Cómo se puede profundizar en el concepto de Sostenibilidad Social dentro de las estrategias que ponen en marchas las empresas mineras en todo el país?
Desde hace mucho tiempo, las empresas mineras cumplen protocolos estrictos orientados a desarrollar operaciones sostenibles y se ha demostrado su compromiso con la mejora de la calidad de vida de los pobladores de sus zonas de influencia. Consideramos que el Estado debe acompañar estos esfuerzos a través de un mejor uso de los recursos generados por la industria y también perfeccionando el marco regulatorio con criterios técnicos.

¿Por qué un Congreso de Competitividad Minera y Sostenibilidad Social en este momento?
Este evento surge de la integración de dos eventos organizados por el Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP): el Congreso Internacional de Gestión Minera (CIGM) y el Congreso Internacional de Relaciones Comunitarias (CIRC).

En el IIMP somos conscientes que de las crisis se obtienen lecciones, y frente a la crisis de COVID-19, consideramos que ahora es el mejor momento para debatir y compartir con todos aquellos que toman decisiones en la industria minera, tanto en el ámbito público y privado, para conocer cuáles son las mejores prácticas y decisiones que debemos tomar para aumentar la competitividad de nuestra industria minera, que compite a nivel global.

Además, este congreso será un espacio donde los decisores del sector público y privado hallarán puntos de encuentro para tener una visión compartida sobre cómo insertar a la industria minera dentro de los planes de desarrollo territorial de largo plazo del país, que es lo que necesitamos para lograr este cierre de las brechas existentes.

Para lograr estos objetivos, el Congreso comprenderá los siguientes bloques: la situación económica, la política minera, la minería como agente de desarrollo, la agenda pendiente, el desarrollo territorial con influencia minera, las propuestas de los gobiernos regionales; y las propuestas de desarrollo: políticas nacionales.

¿Qué aportes pudiese dar este Congreso al desarrollo de la industria minera nacional?
Nos hemos propuesto engranar los conceptos de competitividad del país, y desarrollo minero, los cuales consideramos mantienen una relación interdependiente. Así, queremos argumentar técnicamente cómo a través del desarrollo de los proyectos mineros se puede ayudar al desarrollo de infraestructura nacional y a su vez contribuir a aumentar la competitividad del país.

El Perú no es el único país con potencial geológico en el mundo, sino que debe disputar con otras jurisdicciones más competitivas, por atraer inversiones a la industria. En ese sentido, es relevante consolidar los avances obtenidos y seguir trabajando por mejorar los indicadores de competitividad, que al final beneficiarán al futuro del país.

Del mismo modo, en lo concerniente a sostenibilidad social se expondrán experiencias de cómo el sector minero ha sido el eje catalizador del desarrollo territorial de diversas jurisdicciones, respetando desde luego el medioambiente, que es uno de los principios de la minería moderna.

¿Cómo se inserta el sector minero peruano en la estrategia de reactivación económica del país tras la pandemia del COVID-19?
El Marco Macroeconómico Multinanual (MMM) 2021-2024, que muestra el probable escenario de la economía peruana, estima que tras un descenso de 34.2% en 2020, las inversiones del sector privado aumentarán 22% en 2021 y crecerán un promedio anual de 7.8% en el periodo 2022-2024; en donde, la inversión minera jugará un rol central.

En ese sentido, es importante el compromiso del país para facilitar el desarrollo de los proyectos mineros, toda vez que su puesta en marcha será vital para la generación de ingresos para el Estado, en un contexto en que el Tesoro Público necesita recursos para continuar impulsando la inversión pública y cubrir el enorme déficit fiscal generado por el gasto realizado para atender los efectos de la pandemia.

Asimismo, el avance de la minería tendrá impactos en muchos sectores debido a los encadenamientos existentes en la generación de ingresos, así como en la generación de empleo directo e indirecto.

¿Cuáles son las principales brechas que se deben superar para incrementar la competitividad del sector minero peruano?
Hemos identificado tres brechas. Uno es el campo de la infraestructura, que de corregirse, no solo permitirá al sector minero ser más competitivo, sino a otros sectores productivos como el agro, el turismo y las telecomunicaciones.

El otro aspecto pendiente es lo social, el cual se relaciona con la brecha de infraestructura, porque cuando una población cuenta con carreteras en buen estado, colegios y hospitales disponibles; el descontento social es menor; por ende, se reducen los índices de conflictividad.

Finalmente, está el tema de regulación. La Comisión para el Desarrollo Minero Sostenible reconoció que para que un proyecto minero se desarrolle tiene que acudir a 20 instancias gubernamentales diferentes y realizar 222 trámites, lo que representa una gran traba que nos resta competitividad ante otras jurisdicciones mineras.

¿Qué cambios faltan por hacerse en el marco legal peruano para alcanzar ese nivel de competitividad internacional del sector?
Desde el Instituto de Ingenieros de Minas del Perú reconocemos y destacamos los avances favorables en el sector minero, como la definición de una visión de la minería hacia el 2030, tal como se reafirmó en el taller organizado por el IIMP, denominado “Propuestas de Desarrollo Regional Post COVID-19” y donde además se hizo un llamado a mantener una comunicación continua y preventiva en la que participen las tres entidades: Estado, empresas mineras y comunidades.

Entre los aspectos que debemos seguir avanzando, se refiere a la simplificación administrativa, que deben evitar dilación innecesaria, como es el caso de la ampliación de Toromocho; y promover la actividad de exploración minera, base fundamental para continuar contando con un portafolio de crecimiento.