Visión de la minería peruana al 2030 debe incluir el componente de género

Graciela Arrieta, presidenta de Women in Mining Perú, indica que para lograr que la minería sea sostenible es indispensable promover la participación de la mujer. En ese sentido, es necesario que esta visión tome en cuenta la reducción de la brecha de género en el sector.

Graciela Arrieta
Presidenta de Women in Mining Perú

Existe en la minería peruana una brecha de género muy significativa, la cual señala que de cada 100 trabajadores en el sector solo seis son mujeres en la última década. Se sabe, incluso, que esta disparidad podría ser mayor si nos centramos en puestos en los que comúnmente se suelen referenciar a hombres, como en los operativos de planta.

Sobre las causas de este escenario, Graciela Arrieta, presidenta de Women in Mining Perú (asociación que trabaja en el empoderamiento de la mujer en el rubro), menciona que si bien existe un marco jurídico que vela por una paridad, a raíz de que el Consejo Internacional de Minería y Metales reconoce el problema, hay un tema de brechas culturales muy acentuadas producto del comportamiento y desarrollo de la sociedad.

En su análisis, a este factor se suma en el tiempo “una falta de articulación entre las diferentes instancias públicas que estén alineados a los planes sectoriales. En el caso específico del Ministerio de Energía y Minas (Minem), existen esfuerzos aún aislados con un enfoque de género; por ejemplo, recién en el 2019 podemos contar con data oficial muy interesante vinculada a la participación de la mujer en el sector”, recalca. Los aspectos que se tienen que abordar son muy retadores. Ante este panorama, Arrieta sostiene que se deben coordinar esfuerzos desde todos los frentes en temas de sensibilización, educación (contribuir a derribar los mitos culturales), difusión de derechos y canales de denuncia, empoderamiento de las mujeres en sus zonas de influencia, y rechazo de toda forma de violencia contra la mujer.

Un gran potencial

Si el propósito es que el Perú tenga un desarrollo económico sostenido, laminería tiene un rol clave. Y en ello, justamente, la mujer posee un gran potencial para hacer de la industria no solo una rentable, sino también sostenible y que esté a la par de las nuevas tendencias que se presentan a nivel global.

“Se ha demostrado que las empresas que promueven la inclusión y fomentan la diversidad tienden a ser más creativas, innovadoras y productivas. Esta innovación es la que se requiere para responder a la necesidad de una mayor sostenibilidad y un menor efecto ambiental en industrias como la minería y está relacionada con la equidad de género”, comenta Graciela Arrieta.

Por ello, señala que es esencial que la iniciativa del Minem “Visión de la Minería en el Perú al 2030” contemple el componente de género para alcanzar el propósito de esta visión, que consiste en convertir a la minería en un sector integralmente sostenible.

¿Qué puntos debería incluir? Algunos de ellos son el impacto de género en la industria desde la fuerza laboral y en las comunidades; la dinámica de género en las comunidades a nivel operativo y los parámetros culturales para buscar activamente fortalecer los roles de la mujer en la toma de decisiones; oportunidades de acceso inclusivo a los empleos y las oportunidades económicas; entre otros.

Para Arrieta, el ímpetu de las mujeres es una constante también a valorar y que demuestra la intención de aportar al desarrollo nacional. Resalta que desde Women in Mining Perú son conscientes de ello y por eso trabajan en el Programa Kallpa Warmi, Mujer y Minería, “el cual tiene por finalidad contribuir con el fortalecimiento de capacidades y habilidades de 30 estudiantes o recién graduadas y promover su inserción en el sector minero”, finaliza.