El Gobierno peruano declaró en estado de emergencia ambiental el área amazónica impactada por dos derrames de petróleo procedentes del Oleoducto Norperuano, que ha afectado a las comunidades nativas de Cuninico y Urarinas, en Loreto.

Una resolución del Ministerio del Ambiente (Minam) precisó que la medida tendrá una vigencia de 90 días y se tomó en atención a la necesidad de remediar el daño ecológico provocado por los derrames producidos este mes en la zona.

«El objetivo es garantizar el manejo sostenible de los territorios afectados, realizando los correspondientes trabajos de recuperación y remediación para mitigar la contaminación ambiental», sostuvo el ministerio en un comunicado.

La intención es «proteger la salud de los habitantes de esa zona del país y la conservación de los recursos naturales que alberga dicho territorio amazónico».

Según la norma, el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) determinó que se ha afectado a 848.400 metros cuadrados de zonas de agua, 600 metros cuadrados de una quebrada, 154.200 metros cuadrados de la quebrada Cuninico y 660.000 metros cuadrados de la margen izquierda del río Marañón.

En un recorrido de 147,95 kilómetros desde la quebrada Cuninico hasta la margen izquierda del río Marañón, se determinó que el derrame se produjo en una zona donde se realiza pesca artesanal.

«El derrame de petróleo crudo constituye un evento súbito y de impacto significativo sobre el ecosistema fluvial amazónico, así como de alto riesgo para la salud pública; por lo que considera la procedencia de la Declaratoria de Emergencia Ambiental», concluyó.

La semana pasada, el OEFA dictó una serie de medidas administrativas a la petrolera estatal Petroperú y detalló que los vertidos de petróleo ocurrieron los días 10 y 16 de septiembre en el Oleoducto Norperuano.

El primero se registró a la altura del kilómetro 177+670 del Ramal Norte, en la provincia loretana del Datem del Marañón, y el segundo en el kilómetro 42-092 del Tramo I, cerca del territorio de las comunidades de Urarinas y Cuninico.

Como resultado de la supervisión, el OEFA dictó medidas administrativas en el campo para el aseguramiento del área, la instalación de barreras mecánicas, la recuperación del hidrocarburo, la limpieza del área afectada y la gestión de residuos sólidos derivados de las emergencias.

Posición de Petroperú

Sobre el último vertido ocurrido en el río Cuninico, Petroperú aseguró que fue resultado de un corte intencional de 21 centímetros en el ducto.

La petrolera estatal indicó que iba a realizar las denuncias correspondientes contra quienes resulten responsables de este hecho y confirmó la entrega de víveres y agua a las comunidades vecinas afectadas, a la vez que exhortó a que no se tomen medidas de fuerza contra el personal de Petroperú que visita la zona.

La asociación civil Derecho, Ambiente y Recursos Naturales (DAR) ha pedido al Gobierno garantizar el respeto de los derechos de los pueblos indígenas en la Amazonía afectados por este vertido.

DAR recordó que, entre 2000 y 2019, se reportaron 474 derrames de crudo en lotes de la Amazonía y el Oleoducto Norperuano debido a la corrosión de los ductos y fallas operativas, en el 65 % de los casos.

Por su parte, el presidente de la Organización de Pueblos Indígenas del Oriente (Orpio), Beltrán Sandi, se quejó de que estos incidentes no son nuevos y que, en la práctica, están condenando a las comunidades nativas a la «extinción». 







Continúa con tu red social preferida

Al continuar serás un suscriptor gratuito

O continúa tu correo.

Escriba su correo electrónico con el que se suscribió para acceder

Suscríbete

Ya me suscribí.