La Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha revisado radicalmente a la baja sus previsiones sobre la demanda mundial de gas hasta 2025 a causa de unos precios récord desde el comienzo de la invasión rusa a Ucrania y que van a seguir a niveles excepcionalmente elevados.

En su informe trimestral del gas, la AIE calcula que esa demanda incluso bajará un 0,5 % este año y a partir de 2023 comenzará a recuperarse para llegar a un ritmo de progresión del 1,5 % en 2025.

Eso significa que para el periodo 2021-2024 el incremento medio de la demanda será de un 0,6 %, cuando el pasado año se había anticipado una subida anual del 1,7 %.

Para hacerse una idea, entre 2021 y 2025 el aumento del consumo será de unos 140.000 millones de metros cúbicos, hasta unos 4,24 billones, cuando en los cinco años precedentes esa subida había sido de 370.000 millones de metros cúbicos.

El principal elemento que explica esta severa corrección es la guerra en Ucrania, que ha llevado a la Unión Europea a decidir reducir de forma drástica sus importaciones de gas de Rusia, tradicionalmente su principal proveedor.

Para sustituir esas importaciones rusas, Europa está intentando recurrir a otros países productores, y eso significa sobre todo al gas natural licuado (GNL) que llega por barco, un mercado que ha entrado en una tensión que no se va a poder resolver a corto ni medio plazo.

La consecuencia directa es la escalada de precios. Según las asunciones de la AIE, los precios del gas en el mercado holandés TFF, que sirve de referencia en Europa, no sólo van a sextuplicar este año los que había en 2019, antes del comienzo de la crisis del coronavirus, sino que en 2025 seguirán siendo prácticamente el triple.

Los autores del informe han elaborado un escenario de base en el que la UE disminuirá sus compras de gas ruso por gasoducto en alrededor del 55 % entre 2021 y 2025.

Según las proyecciones de la AIE, solo una quinta parte de la revisión a la baja de las expectativas de la demanda global de gas hasta mediados de esta década será resultado de mejoras en la eficiencia energética o de la sustitución del gas por fuentes renovables.

De ahí que su director para mercados y seguridad en los mercados, Keisuke Sadamori, considere que en esta situación de crisis, hacen falta «mayores esfuerzos y políticas para un uso de la energía más eficiente y acelerar la transición a las energías limpias».







Continúa con tu red social preferida

Al continuar serás un suscriptor gratuito

O continúa tu correo.

Escriba su correo electrónico con el que se suscribió para acceder

Suscríbete

Ya me suscribí.