Es fundamental fomentar una cultura de reciclaje desde el hogar para crear hábitos responsables y así contribuir a la disminución y correcto aprovechamiento de los residuos.

En el Perú, diariamente se producen más de 21 mil toneladas de residuos sólidos, cifra que equivale a tres veces un estadio nacional lleno de basura. Y de estos, solo el 1% se llega a reciclar: dato impactante considerando que más de la mitad de los desperdicios generados corresponde a residuos, entre orgánicos e inorgánicos, que podrían aprovecharse según señala el Ministerio del Ambiente (Minam). 

Frente a esto, es fundamental fomentar una cultura de reciclaje desde el hogar para crear hábitos responsables y así contribuir a la disminución y correcto aprovechamiento de los residuos: un accionar clave para frenar la contaminación y el cambio climático, dos problemas que afectan al planeta.  

“Desde nuestra filosofía de Creación de Valor Compartido -donde buscamos generar valor para Nestlé y para la sociedad- se desprende un firme compromiso con el planeta. Allí nace RE, iniciativa con la que queremos incentivar, inspirar y lograr un verdadero cambio, contribuyendo en Re.Pensar, Re.Ducir y Re.Usar”, señala Javier León, director de Asuntos Corporativos de Nestlé Perú. “Hoy queremos hacer una invitación a los ciudadanos a realizar pequeños cambios, sencillos, tangibles y accesibles que puedan realizar a diario para promover el manejo responsable y sostenible de los residuos sólidos”, agregó el ejecutivo.  

Aunque parece sencillo, reciclar es un reto para todos. Sin embargo, adquirir nuevos hábitos ayuda a mejorar nuestra calidad de vida y conservar nuestro planeta. Por ello, en el marco del Día Internacional contra el Cambio Climático, la iniciativa RE de Nestlé, comparte dos RE.comendaciones para reciclar de manera práctica y sencilla en casa:   

-Clasifica los residuos por tipo de material. Aunque requiere de tiempo adicional, separar los residuos en diferentes contenedores permitirá que estos ingresen de forma más rápida a la cadena de reciclaje: 

-Un contenedor para residuos Aprovechables: como el plástico, vidrio, cartón, papel, Tetrapak, etc. Estos pueden Re.utilizarse y convertirse en nuevos productos. Es importante limpiar estos envases antes de colocarlos en el contenedor. Asimismo, una RE.comendación para mejorar el almacenaje es aplastar las botellas de plástico, las latas o los empaques de Tetrapak. 

-Un contenedor para residuos No Aprovechables: como los restos de comida (huesos y carne), el papel higiénico, los pañales, los paños húmedos, las colillas de cigarro, los plásticos de un solo uso (cañitas, envases de Tecnopor, etc.)  y envolturas de golosinas.  

-Un contenedor para residuos orgánicos: como los residuos que se descomponen orgánicamente como los restos y cáscaras de frutas y vegetales, hojas y flores secas. Con estos residuos se puede hacer compost, un fertilizante natural, que se utiliza como abono para plantas, áreas verdes y huertos domésticos. 

-Un contenedor para residuos Peligrosos: aquí coloca los residuos que representan un riesgo para la salud o el ambiente, como pilas, lámparas y focos, medicinas vencidas, insecticidas, baldes de pintura y empaques de aceite de motor Ten en cuenta que estos residuos no deben enjuagarse antes de ser RE.ciclados porque contaminan el agua. 







Continúa con tu red social preferida

Al continuar serás un suscriptor gratuito

O continúa tu correo.

Escriba su correo electrónico con el que se suscribió para acceder

Suscríbete

Ya me suscribí.