En búsqueda de una Equidad de Género Empresarial frente al COVID-19

Por: Renzo Rojas
rrojas@stakeholders.com.pe

Aitor Moreno, Gerente de Ranking Par de Equidad de Género en las Organizaciones Aequales.

En tiempos del coronavirus, también existen oportunidades para seguir promoviendo y aprendiendo sobre la sostenibilidad. Una de las vías para este fin es el webinar, que se ha establecido en las últimas semanas como un eficiente canal para difundir conocimientos y concientizar a las organizaciones sobre la responsabilidad con sus miembros en la coyuntura actual.

Por ejemplo, el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 5 consiste en lograr la Igualdad de género. Así, está relacionado a establecer una equidad de género en el sector empresarial, teniendo en cuenta las desigualdades a tratar como la brecha salarial, el desbalance de género a nivel gerencial, etc.

La pandemia no es un pretexto para dejar de visibilizar al respecto, y es por eso que Aequales y la Cámara de Comercio Suiza en el Perú organizaron la exposición virtual La importancia de la Equidad de Género en tiempos del COVID-19. Beneficios para la empresa y cómo medirla, de la mano de Aitor Moreno, gerente de Ranking Par de Equidad de Género en las Organizaciones Aequales.

En su explicación, Moreno resaltó antecedentes que sostienen los impactos negativos que tienen las actuales circunstancias para las mujeres. Por ejemplo, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el 54, 3 % de las mujeres que trabajan en Latinoamérica lo hacen en la informalidad. Para la coyuntura del COVID-19, muchas de ellas se verán afectadas ya que además son líderes de pymes y no podrán sostener su negocio debido a la dificultad de acceso a créditos.

Sin embargo, llama a la reflexión que esta problemática se debió atender con mucha anticipación, pues su solución trae beneficios a la economía. Según un estudio de McKinsey Global Institute (MGI), para el 2025 12 billones de dólares podrían sumarse al PBI mundial si se resuelve el problema de la brecha de género. Hay más ventajas, las cuales proveen de mejores réditos especialmente a las empresas, tanto en lo económico como el reputacional, aunque claro está el compromiso con el ODS 5.

En ese sentido, es importante que se siga concientizando acercadel tema, sobre todo porque la crisis mundial causada por el COVID-19 profundiza las desigualdades.

 

Retos para un enfoque de género

Sobre este importante tema, Moreno planteó dos retos que las empresas deben tener en cuenta para un enfoque de género en el contexto del nuevo coronavirus.

Reto 1 – Redistribución de los roles de cuidado: Según estudios de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) del año 2019, en referencia a las actividades que hacen ambos géneros en el hogar (cuidado de adultos mayores, niños, cocina, etc.), es la mujer quien realiza éstas tres veces más que los hombres.

Reto 2 – Gestión de crisis excluyente: Referida a tener un comité de crisis en una empresa con una directriz que contemple el verdadero rol de la mujer en la sociedad peruana. Contar con la suficiente participación femenina para una justa toma de decisiones en relación con las circunstancias.

 

Herramientas y prácticas

Sesgos inconscientes, compartido incluso por mujeres, así como estereotipos y normas sociales que convencionalizan ciertas conductas machistas, devienen en consecuencias como la brecha salarial. Más aún, en la crisis que viven algunos sectores por el coronavirus se agudiza la problemática en torno a la equidad de género.

En esa línea, Moreno mencionó las prácticas que las empresas deben considerar para no olvidar que la equidad de género, como bien lo señaló, “no es una moda, ni nada del momento, sino es una necesidad constante”.

Práctica 1 – Replanteamiento de la cultura organizacional: Aquí se habla de flexibilidad. De saber escuchar y preguntar a los empleados. Para ello, se debe realizar reuniones virtuales con horarios adecuados. Además, ejecutar capacitaciones sobre corresponsabilidad, donde inclusive la familia participe para promover un equitativo rol de tareas en el hogar.

Práctica 2 – Medirse en equidad de género: “Lo que no se mide, no se gestiona”. Moreno subrayó la necesidad de que una empresa se atreva a medirse en cómo va en políticas de género. No importa si se ha hecho poco o nada, éste es el primer paso. Asimismo, invitó a que las organizaciones se sumen a participar del Ranking Par, herramienta que justamente hace una radiografía del desempeño en equidad de género y que es realizada por Aequales.

Refirió que toda acción requiere un previo diagnóstico. Si bien la crisis representa problemas para las pequeñas, medianas y grandes empresas, también hay oportunidades. Lo primero es saber en qué situación se halla una organización en cuanto a la equidad de género para actuar. La pandemia golpea fuertemente la economía, pero también puede ser ese impulso para lograr una mejor cultura organizacional en las empresas. Una reinvención de lo que los empresarios quieren para su negocio y su país, con la mirada puesta en lograr un desarrollo sostenible. Esta crisis puede ser un nuevo inicio.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,