Reducir desigualdades en el sector educativo requiere alianzas entre todos los actores

Brechas educación

Falta de acceso a internet y equipos digitales son algunas de las desventajas que los escolares peruanos vienen experimentando en medio de la pandemia. En Perú Sostenible se dialogó sobre el tema y se analizó la importancia de enmarcarse en los ODS en este contexto.

POR RENZO ROJAS
rrojas@stakeholders.com.pe

Reducir las desigualdades en educación es uno de los principales retos que debe asumir el Gobierno de turno en Perú. Sin embargo, la solución a este problema no solo debe provenir desde las políticas públicas, sino también desde el sector privado, la sociedad civil y de todos los actores que componen la sociedad misma.

Durante la Mesa de Acción ODS #4 (Educación de calidad), presentada por Perú Sostenible, Adriana Giudice, gerente general de Austral Group, mencionó que a pesar de que en los últimos cinco años se ha observado avances importantes en el sector, el desafío radica aún en poder reflejar esto en la mejora de aspectos fundamentales como los logros de aprendizaje.

En el diagnóstico que hizo sobre el sector, agregó que la crisis sanitaria profundizó otra debilidad que Perú presentaba previamente a la pandemia: la deserción escolar. “De acuerdo a UNICEF, la pandemia no
solo afectó los niveles de aprendizaje, sino que también la tasa de deserción escolar. Así, se evidenció un aumento del 9% al 15,3% entre los estudiantes de 13 a 19 años, traduciéndose en que más de 70 mil escolares no hayan completado sus estudios el año pasado”.

Giudice explicó, además, que aunque la plataforma “Aprendo en casa” fue una rápida respuesta a la crisis educativa, esta ha presentado puntos en contra debido a la brecha en acceso a internet y equipos, perjudicando así principalmente a pueblos indígenas, zonas rurales y los sectores socioeconómicos más bajos.

Con los ODS y las alianzas

Afrontar el escenario actual educativo peruano requiere articular esfuerzos bajo un marco adecuado
como son los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Fernando Berríos, oficial de Educación en Perú de UNESCO, destacó en su presentación que los objetivos existen para poder generar un desarrollo sostenible integral, no sectorizado o con iniciativas aisladas.

Resaltó que, justamente, los principios de los ODS (universalidad, integridad y equidad) velan para que las acciones en la consecución de objetivos sean intersectoriales. “Mientras vamos aportando a la educación de calidad, también lo estamos haciendo en beneficio de otros ODS que tienen como base también a la educación. Integralidad significa que avancemos juntos, no por sector”, subrayó.

En esa línea, para Berríos las alianzas no solo deben darse entre el Gobierno y determinadas instituciones; sino, y como bien promueven las Mesas de Acción, también con la sociedad civil, la academia y las empresas que son un elemento fundamental para contribuir al desarrollo del país. “Todos somos importantes para lograr el desarrollo de las metas”, puntualizó.

«Cerca de 114 millones de estudiantes dejaron la presencialidad en las escuelas en América Latina y el Caribe el 2020.»

Unicef

El representante de la UNESCO realizó un breve repaso sobre el avance del Perú en el ODS 4. Detalló
que en cuanto al Índice de Cobertura Universalizado este es positivo en el país, dado que está cerca del 90 % de cobertura, más que todo en primaria y con algunos desafíos en primera infancia y secundaria. Añadió que el balance promedio es similar en el Indicador de Eficiencia y en el de Logros de Aprendizaje.

No obstante, pese a estos adelantos, Berríos hizo hincapié en que un informe al respecto indica que el país no había logrado con el mismo éxito, al menos hasta ese momento (2019), la reducción de desigualdades educativas a lo largo del territorio nacional.

“Existe, desde el 2019, grandes brechas entre lo rural y lo urbano, lo privado y lo público, y algo en
la paridad de género. Cuando observamos la situación por regiones y localidades, las brechas se hacen aún más evidentes. El tema de las brechas es aún un gran reto”, sostuvo.

Por ello, y ante el alcance de la problemática, finalmente saludó la iniciativa que presentó la Mesa de Acción ODS # 4, en la que se promueven tres rutas de acciones específicas a las que las empresas u organizaciones pueden sumarse: articulación e impulso a iniciativas a favor de la educación, valores del Bicentenario, e infraestructura, equipamiento y fortalecimiento de capacidades.

Iniciativas para una mejor educación

En la Mesa de Acción de Perú Sostenible, se presentaron cuatro programas educativos, desarrollados por entidades que han tenido una muy buena experiencia e impacto en sus intervenciones, y las cuales necesitan sumar esfuerzos para ampliar el rango de beneficio.

Luciana Puente, gerente general de Empresarios por la Educación, señaló que es indispensable establecer espacios de diálogo y colaboraciones, por lo que invitó también a articular con las iniciativas presentadas. “Sabemos de la realidad crítica que enfrenta la educación en el Perú. Nos queda tomar conciencia que aisladamente va a ser muy difícil poder disminuir esta brecha. Mejorar la educación requiere de la participación activa de todos”.

Seguidamente, presentó al proyecto Viva Valores, que busca cocrear con directores de escuelas un programa de formación en emprendedurismo, para que así gestionen las mismas con la eficiencia de una empresa. También a Kallpay, que capacita y certifica a mujeres como auxiliares de educación, preparándolas para generar ambientes enriquecedores y experiencias positivas de aprendizajes.

Además, Futuros Brillantes, que de la mano con el Minedu trabaja directamente para mejorar la educación de niños de zonas rurales y fronteras a través de soluciones ingeniosas y duraderas. Y, por último, Light Up The World (LUTW), organización benéfica canadiense que promueve el acceso a energías renovables, y que junto con Uaiki han decidido favorecer a la educación digital en zonas que la necesitan

Etiquetas: