Alfredo Prado Ramos
Especialista en Relaciones Comunitarias,
Sostenibilidad Corporativa y Gestión de
Riesgos Sociales.
Postgrado Responsabilidad Social y Sostenibilidad –
Universidad de Salamanca

El título del artículo resume el escenario dialectico de la minería en el Perú, según el solvente análisis que el Banco Mundial (BM) efectúa de esta industria, en el “Diagnóstico del sector minero – PERU”, publicado recientemente. En palabras de Marianne Fay, directora del BM para los países andinos, en años recientes se han suscitado “cuestionamientos a la sostenibilidad y pérdida de competitividad”.

Estas líneas, contienen una aproximación a la sección séptima del diagnóstico, referida a los desafíos de la industria.

El diagnóstico sostiene que un primer desafío en el país, es perfilar un nuevo contrato social minero. En nuestra lectura; determinar -desde el ámbito constitucional- nuevos lineamientos sociales en minería, que garanticen sostenibilidad y competitividad.

El nuevo lineamiento constitucional debiera ser, la responsabilidad social corporativa (RSC), concebida como presupuesto de sostenibilidad. Sustentada en indicadores de inversión, gestión y auditoría. Lineamientos inéditos, que no impliquen reescribir lo existente, porque, como concluye el diagnóstico, la política minera en el Perú, ha tenido desarrollos notables en materia ambiental y fiscal.

En este contexto, el país debe debatir la pertinencia de crear una entidad autónoma, técnica, que audite la responsabilidad social minera.

Una concepción distinta, puede ahondar la descripción del diagnóstico, que verificamos con desconcierto; “la credibilidad del Estado como entidad normativa, reguladora y gestora se ha debilitado. Su presencia débil en las regiones mineras, limita su capacidad para gestionar derechos de las comunidades”.

Un segundo desafío que, en criterio del BM, trasciende el desarrollo propio de la minería en el país, es la necesidad de establecer estándares de sostenibilidad estrictos (en ámbitos distintos a la RSC); nos referimos a mitigación del cambio climático, reducción de emisiones, eficiencia hídrica, reciclaje industrial, energías renovables y economía circular. Un universo temático pendiente de praxis seria, en el país.

En un contexto globalizado, sirva precisar, eficiencia energética y ecológica, son nuevos paradigmas que comprometen a toda sociedad.

El diagnóstico, también contiene 43 propuestas de mejora, para disipar la dialéctica y perfilar el aludido nuevo contrato. Centramos nuestra reflexión, en tres de éstas:

  • La industria minera, en criterio del Banco Mundial, debe impulsar la acción del Estado, en ámbitos con directa incidencia económica y social; infraestructura de transporte y gestión de recursos hídricos. Piense lector, que en el país un promedio de 7 millones de personas, carecen de agua potable y que los servicios viales, no contribuyen al desarrollo, por ejemplo, de la agricultura o el turismo.
  • El diagnóstico, en criterio que compartimos, propone que el Estado y la industria minera, impulsen la diversificación productiva, con énfasis en agricultura y turismo. Así, inexorablemente, la dialéctica se disiparía, porque vastos sectores sociales serían participes del bienestar, que debe identificar a un país polimetálico; segundo productor mundial de cobre.
  • El establecimiento de centros de información, documentación y diálogo minero. En criterio del BM, implementar hubs mineros, en los que confluyen estado, empresa y sociedad civil, y en los que se expone toda la información vinculada a la industria o compañía, que opera en determinada circunscripción.

El conocimiento, extingue la especulación, forja ciudadanía y contribuye a una lectura lúcida sobre ordenamiento territorial, en un estado unitario.

Así, el Banco Mundial enriquece el debate sobre la sostenibilidad en el Perú, desde una perspectiva integral y propositiva, para los intereses de la Nación.







Continúa con tu red social preferida

Al continuar serás un suscriptor gratuito

O continúa tu correo.

Escriba su correo electrónico con el que se suscribió para acceder

Suscríbete

Ya me suscribí.