Es necesario que las organizaciones tengan supervisión y control sobre su cadena de suministro, a fin de mitigar impactos ambientales y sociales.

La cadena de suministro suele ser el punto con mayor impacto ambiental y social que tiene una organización. Si bien no se ve a simple vista, en caso de cometer un error, sus consecuencias podrían ser fatales.

Según indicó Carmelo Santillán Ramos, fundador y CEO de CSR Consulting – Asesoría de Sustentabilidad y Economía Circular, ya se han visto casos donde las empresas han sufrido un daño a su reputación como Nike y las sweatshop (lugar de explotación) o las llantas explosivas de Firestone instaladas por Ford.

«Como estos, hay muchos más escándalos relacionados a fabricas con condiciones infrahumanas, salarios injustos, esclavitud moderna, destrucción de ecosistemas y más», señaló.

En ese sentido, indicó que es necesario que las organizaciones tengan supervisión y control sobre su cadena de suministro. «Así se mitigaran los impactos ambientales y sociales de la organización, se evitará aparecer en escándalos y se tendrá una cadena de valor resiliente y de confianza».

El especialista también brindó cinco consejos para mejorar la Sostenibilidad en la cadena de suministro:

  • Mapea a tus proveedores: conoce quienes son, dónde están ubicados y que proveen; ten un padrón actualizado de proveedores.
  • Ten una política para compras y proveedores: lo primero para mejorar tu cadena de valor es definir cuál debe ser el compromiso que deben tener estos, contar con una política para proveedores y compradores ayudará fijar las siguientes estrategias. Dentro de tu política puedes incluir elementos de sostenibilidad, sistemas de gestión, auditorías, condiciones laborales mínimas, etc.
  • Pide evaluaciones o requerimientos mínimos: cada vez es mas común que grandes empresas exijan a sus proveedores una calificación mínima en EcoVadis (plataforma que evalúa el rendimiento ambiental y social de proveedores). El objetivo es que exijas alguna calificación mínima, certificado o sistema de gestión que sea de relevancia para tu organización.
  • Revisa tus propias prácticas: no sería correcto exigir a los proveedores que den salarios justos cuando la organización no esta dispuesta a pagar por el producto lo justo, es necesario evitar caer con proveedores de dudosa procedencia pero que venden a precios muy por debajo del mercado.
  • Dale seguimiento: anualmente evalúa a tus proveedores y exige los requerimientos, no es un trabajo de una sola vez, es un proceso continuo; ten KPI’s internos que te ayuden a medir tu propio rendimiento en temas de compras sostenibles y justas.

De esta manera lograrás tener una cadena de suministro alineada a los criterios ESG, lo que se verá reflejado en beneficios para tu empresa.







Continúa con tu red social preferida

Al continuar serás un suscriptor gratuito

O continúa tu correo.

Escriba su correo electrónico con el que se suscribió para acceder

Suscríbete

Ya me suscribí.