“Tenemos que reducir el uso de los recursos naturales”

MARCO MINAYA
mminaya@stakeholders.com.pe

Frente a esta problemática, Astrid Schomaker, vocera de la Comisión Europea, plantea como modelo económico de solución a la economía circular.

Por definición, la economía circular implica todo una estrategia de acción a gran escala de reducir la entrada de los materiales como el nivel de producción de los residuos, teniendo en cuenta en gran medida los impactos económicos y ambientales de los recursos. En este sentido, la economía circular es reparadora y regenerativa, ya que pretende conseguir que los productos, componentes y recursos en general mantengan su utilidad y valor en todo momento. Con esta perspectiva, Astrid Schomaker, Directora para Desarrollo Sustentable Global de la Dirección General para el Medio Ambiente de la Comisión Europea (DG Environment), resaltó que países como el Perú se debe consolidar este modelo que le permite un desarrollo sostenible y competitivo a nivel global.

¿Por qué la Comisión Europea apuesta por este modelo económico?

Astrid Schomaker, Directora para Desarrollo Sustentable Global de la Dirección General para el Medio Ambiente de la Comisión Europea (DG Environment)

En primer lugar, resulta un modelo más sostenible. Hasta la fecha, el problema es que tenemos una nueva producción lineal, lo cual significa que siempre traemos, producimos, usamos y tiramos. De esta manera, no hacemos el uso eficiente de nuestros recursos. Lamentablemente, estos son recursos limitados. La humanidad vive por encima de sus posibilidades, dado que cada año consumimos una cantidad de recursos naturales y demandamos servicios naturales equivalentes a 1,6 planetas, pero solo tenemos uno. La población es aproximadamente de 7 mil 300 millones de personas y crecerá a 9 mil 500 millones de personas en el 2050. Entonces, hoy en día estamos utilizando demasiados recursos que será un problema más grande en el futuro.

En segundo lugar, la manera en que producimos los productos hace que dependamos de materias primas y los precios de éstas son volátiles. Tenemos un alto costo de producción en Europa. Entonces, es de interés de nuestras empresas bajar el uso de sus materias primas para hacerse más competitivas. Frente a ello, a través del modelo circular, se puede reducir el impacto de la producción y el consumo. Por ejemplo, podría evitarse entre 2% y 4% la emisión de los gases del efecto invernadero.

¿Qué tan viable es lograr este cambio en el modelo económico, sobre todo por parte del sector privado?

Efectivamente, es un cambio grande. Todo cambio es difícil. Si las empresas desean convertirse en ciudadanos corporativos responsables, entonces, el sector privado tendrá un interés en cambiar su modelo de producción. Por otra parte, todos los gobiernos del mundo están comprometidos con los objetivos de desarrollo sostenible y para llegar a estos objetivos tenemos que reducir el uso de los recursos naturales. Por ejemplo, el Panel Internacional de los Recursos ha realizado una evaluación, ha demostrado que 12 de los 17ODS solo se podrán cumplir si llegamos a uno o más de manera sostenible y eficiente de los recursos. Es en ese punto que las empresas y los gobiernos quieran cambiar. Entonces, el rol del gobierno es ayudar a las empresas a cambiar, pero a través de un marco regulatorio que les ayude a hacerlo. Para empezar, un punto importante es ver el ciclo de producción del consumo y los residuos.

En este contexto, ¿en qué medida las ODS pueden contribuir con estos cambios?

Todos los países, en desarrollo como desarrollados, se han comprometido con llegar a los ODS y todo el mundo entiende que se necesita que los actores trabajen juntos para lograrlo. Lo importante es tomar dichos objetivos como un marco superior y desarrollar políticas que nos ayuden a llegar a los ODS. Actualmente, la Unión Europea tiene varias políticas, como por ejemplo Economía Circular, Cambio Climático, entre otros que son dos enfoques ambientales importantes para llegar a la sostenibilidad.

Lo resaltante es llegar a estos objetivos a través de las ODS. Tenemos un objetivo claro de reducción de los residuos que trata el tema de la basura que botan las personas en el mar que llega a tierra. Nos encontramos en un 80% de plástico en la tierra. Frente a ello, tratamos de buscar una estrategia para el plástico, el uso de los descartables, entre otras acciones. Contamos con una política de residuos, ya que cuando recolectamos lo reciclamos para que no se convierta en basura en el mar. De esa forma, reducir la cantidad de basura en un 20%.

Por último, ¿cómo conseguir que los consumidores consuman productos más sostenibles?

Lo más importante es la información. La mejor herramienta es la etiqueta ecológica. En este punto, debemos de trabajar en particulares sectores específicos, comparar los productos y el mejor reciba su etiqueta. Entonces, el consumidor sabe que en el mercado este producto es compatible con el medio ambiente. Las empresas quieren tener una imagen verde; por ende, estamos tratando de combatir la política en que las empresas engañan a los consumidores con su posición.

A través de la educación, información y explicar a los consumidores que hay productos sustentable, se fomenta que exista productos sostenibles y los productos son responsable de esa información por sus productos.

¿Cuál sería el mensaje clave para que el Perú pueda sumarse a este modelo de economía circular?

Tratar de alentar al gobierno, al Ministerio del Ambiente y al sector privado que deba entender cómo este sistema cambiaría la manera en que funciona el mundo. Y al mismo tiempo es uno de los pocos países de Latinoamérica que son miembro del Panel Internacional de los Recursos y está comprometido a contribuir en una mejor comprensión científica de la sostenibilidad de los recursos.

Etiquetas: ,