Programa Scholas Ocurrente apuesta por educar contra corrupción y discriminación en Latinoamérica

Concluye el Programa Scholas Ciudadanía Naucalpan, en el Estado de México. Inició el pasado 30 de enero y tuvo lugar en el Parque Naucalli del Municipio de Naucalpan de Juárez. Se ha contado con la participación de 200 estudiantes de escuelas públicas y privadas y de diferentes confesiones religiosas. Durante la experiencia se ha trabajado sobre dos problemáticas que previamente seleccionaron; corrupción y discriminación.

Los estudiantes mexicanos han podido presentar a las autoridades las propuestas de cambio. Divididos en dos comisiones de trabajo, una por cada problemática, los jóvenes presentaron sus diagnósticos y propuestas. Ambos grupos de trabajo, resaltaron la importancia de dar ejemplo, para poder cambiar la realidad actual y derribar estereotipos para acabar con la discriminación y la corrupción.

Amaya Santisteban, alumna del Colegio Irlandés Femenino, de la comisión de corrupción decía: “Las palabras mueven, el ejemplo arrastra”. Luis Javier Alvarado, de la Preparatoria Oficial número 24 aseguraba: “Somos la mente del mañana. Tenemos que ayudarnos unos a otros porque todos somos iguales. Vamos de la mano y queremos hacer algo grande para cambiar este momento que estamos viviendo”.

 

 

 

 

 

 

 

Isabella Zannie, de la comisión de discriminación, afirmaba: “No hay que poner etiquetas ni tener prejuicios. Este encuentro me ha enseñado muchísimo y me ha abierto los ojos a las problemáticas de hoy en día. Me pude dar cuenta de que, si sales de tu entorno, abres los ojos ante las necesidades de los demás”.

Los estudiantes con una mayor sensibilidad artística, decidieron formar parte de la comisión de arte. Plasmaron en dos murales su visión sobre la discriminación y la corrupción, siguiendo el estilo de composición pictórica de dos de los más destacados y reconocidos artistas mexicanos. Frida Kahlo en referencia a la discriminación y Diego Rivera en relación a la corrupción.

Scholas Ocurrentes es una Red Mundial de Escuelas para el Encuentro que nació inspirada por el Papa Francisco para promover la vinculación de todas las escuelas del mundo a través del deporte y el arte. Se enriquecen y apoyan mutuamente compartiendo conocimiento y proyectos, de modo que las escuelas con menores recursos se ven favorecidas.